¿Aquie­ta­mos la men­te?

La Voz del Interior - Rumbos - - PSICOLOGÍA - POR LIC. DA­NIEL A. FER­NÁN­DEZ Psi­có­lo­go y au­tor del li­bro La men­te en equi­li­brio (Edi­cio­nes B). Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

¿Al­gu­na vez nues­tra men­te des­can­sa? An­tes de pro­fun­di­zar en el te­ma, es ne­ce­sa­rio acla­rar cier­to con­cep­to. Se­gún el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, la pa­la­bra men­te sig­ni­fi­ca “po­ten­cia in­te­lec­tual del al­ma, de­sig­nio, pen­sa­mien­to, pro­pó­si­to, vo­lun­tad”. El mis­mo dic­cio­na­rio ex­pli­ca di­cho tér­mino, ade­más, co­mo el “con­jun­to de ac­ti­vi­da­des y pro­ce­sos psí­qui­cos cons­cien­tes e in­cons­cien­tes, es­pe­cial­men­te de ca­rác­ter cog­ni­ti­vo”.

En es­te ar­tícu­lo, nos re­fe­ri­re­mos a la men­te co­mo a nues­tra par­te más au­tén­ti­ca y pro­pia, de­bi­do a que gra­cias a ella po­de­mos ser cons­cien­tes de no­so­tros mis­mos y de to­do cuan­to acon­te­ce. En es­te sen­ti­do, po­dría­mos sim­pli­fi­car y afir­mar que so­mos nues­tra men­te.

To­dos he­mos es­cu­cha­do ha­blar de la im­por­tan­cia de aquie­tar la men­te. Es­te con­cep­to, que tie­ne sus raí­ces en fi­lo­so­fías orien­ta­les, no de­ja de ser con­tro­ver­sial. Quien ten­ga años de prác­ti­ca me­di­tan­do, sa­brá que no se tra­ta de co­lo­car la men­te en blan­co, sino de pro­cu­rar no emi­tir jui­cios u opi­nio­nes so­bre las imá­ge­nes men­ta­les que inevi­ta­ble­men­te se ha­rán pre­sen­tes.

¿Pue­de aca­so la men­te va­ciar­se de con­te­ni­do? Por su­pues­to que no. La men­te y su con­te­ni­do son una mis­ma co­sa. Una men­te sin con­te­ni­do de­ja de ser tal. El equi­va­len­te a una men­te quie­ta se ve­ría ex­pre­sa­do en un elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma (que re­gis­tra la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca del ce­re­bro) con una lí­nea rec­ta, lo cual equi­val­dría a diag­nos­ti­car la muer­te ce­re­bral. De he­cho, un im­por­tan­te pen­sa­dor co­mo Krish­na­mur­ti, res­pon­dien­do en cier­ta opor­tu­ni­dad a quien lo en­tre­vis­ta­ba, no du­dó en afir­mar: “Us­ted no pue­de aquie­tar su men­te, por­que us­ted es su men­te”.

Es cier­to que nues­tra men­te pue­de mos­trar ma­yor o me­nor ac­ti­vi­dad, pe­ro con­ti­núa pro­ce­san­do in­for­ma­ción in­clu­so mien­tras dor­mi­mos. Por es­to, es re­le­van­te des­car­tar el con­cep­to de men­te quie­ta, da­do que en­car­na una fa­la­cia. Me­jor se­ría re­fe­rir­nos a men­te en equi­li­brio. ¿Equi­li­brio en­tre qué y qué? Pues, sin du­da, en­tre as­pec­tos ra­cio­na­les y emo­cio­na­les, en­tre el de­ber ser y el de­seo, en­tre ins­tan­cias cons­cien­tes e in­cons­cien­tes, en­tre va­ria­das áreas en con­flic­to que man­tie­nen en­tre sí una di­ná­mi­ca cons­tan­te.

No es lo mis­mo ha­blar de quie­tud (pa­si­vi­dad ab­so­lu­ta) que uti­li­zar el tér­mino equi­li­brio. Es­te úl­ti­mo im­pli­ca un jue­go en­tre fuer­zas que se con­tra­po­nen con el fin de lo­grar cier­ta ar­mo­nía. Y pue­de que, en oca­sio­nes, es­ta se ase­me­je al es­ta­do de re­po­so. Pe­ro no se­rá tal, sino ape­nas una fal­sa quie­tud pro­duc­to de fuer­zas en ten­sión há­bil­men­te com­pen­sa­das. Al igual que el océano, la men­te pue­de a ve­ces mos­trar en su su­per­fi­cie una tor­men­ta o una man­se­dum­bre sor­pren­den­te, pe­ro en lo pro­fun­do siem­pre ha­brá co­rrien­tes que se­gui­rán in­ter­ac­tuan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.