Jar­di­nes sin ala­cra­nes

La pro­li­fe­ra­ción de es­tos arác­ni­dos en nues­tros ho­ga­res tie­ne en es­ta­do de alerta a la po­bla­ción. Ade­más de se­guir las recomendaciones del Mi­nis­te­rio de Sa­lud, apren­da a ahu­yen­tar­los usan­do sus pro­pias plan­tas.

La Voz del Interior - Rumbos - - GUSTOS -

Mu­chos de los ala­cra­nes que in­va­den las vi­vien­das ha­bi­tan en nues­tros pro­pios jar­di­nes. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te sa­ber que es­tos in­de­sea­bles vi­si­tan­tes sien­ten re­pul­sión ha­cia el olor de al­gu­nas plan­tas. Por su aro­ma per­sis­ten­te y al­ta con­cen­tra­ción de acei­tes esen­cia­les, la más efi­caz pa­ra ahu­yen­tar­los es la la­van­da. Se re­co­mien­da dis­po­ner los res­tos de las po­das o al­gu­nas de sus ho­jas en ra­mi­tos y ubi­car­los cer­ca de puer­tas o ven­ta­nas ba­jas des­de las que sos­pe­che­mos que po­drían co­lar­se los ala­cra­nes. Otras plan­tas que cum­plen la mis­ma fun­ción re­pe­len­te son los li­mo­ne­ros, los na­ran­jos y los man­da­ri­nos, por eso se re­co­mien­da co­lo­car­los en pe­que­ñas ma­ce­tas en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos. De no po­seer es­tas plan­tas, una al­ter­na­ti­va es uti­li­zar de­sin­fec­tan­tes pa­ra ba­ños con aro­mas a la­van­da o li­món. Tam­bién es cla­ve te­ner plan­tas que re­pe­lan cu­ca­ra­chas, ya que es­tas son el prin­ci­pal ali­men­to de los ala­cra­nes. Se pue­den plan­tar lau­re­les cer­ca de la ca­sa o es­par­cir sus ho­jas por los rin­co­nes. Las ro­da­jas de pe­pino en los ar­ma­rios tam­bién sur­ten un ex­ce­len­te efec­to re­pe­len­te, al igual que el romero, el to­mi­llo en ra­mi­tas y el ajo es­par­ci­do en los rin­co­nes. La cro­to­la­ria cum­ple fun­cio­nes si­mi­la­res. Si no con­si­gue es­ta plan­ta, com­pre la hier­ba se­ca en her­bo­ris­te­rías. Con 50 gra­mos de ho­jas y ta­llos se­cos her­vi­dos du­ran­te 30 mi­nu­tos en 2 li­tros de agua se pre­pa­ra un lí­qui­do pa­ra ro­ciar en los lu­ga­res don­de se ob­ser­ve la pre­sen­cia de cu­ca­ra­chas. Otro pre­pa­ra­do que las re­pe­le es la esen­cia de cla­vo de olor, que se pue­de en­con­trar tam­bién en her­bo­ris­te­rías. Con es­ta esen­cia, hu­mec­te un al­go­dón y fro­te los rin­co­nes de la ca­sa. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.