LOS LEC­TO­RES CON­SUL­TAN

La Voz del Interior - Rumbos - - GUSTOS -

La Her­ma­na M. Bea­triz, de un mo­nas­te­rio en San An­to­nio de Arredondo, Cór­do­ba, tie­ne un jaz­mín del Ca­bo que ha su­fri­do múl­ti­ples tras­plan­tes. Ade­más, fue ata­ca­do por lan­gos­tas y hor­mi­gas. Es­te año cre­ció y dio so­la­men­te un pim­po­llo que la pro­pia plan­ta abor­tó an­tes de abrir. Es­tá preo­cu­pa­da y pi­de con­se­jos. Her­ma­na, no se preo­cu­pe. Se tra­ta de plan­tas muy rús­ti­cas y es pro­ba­ble que, an­te tan­ta agre­sión externa, la plan­ta abor­ta­ra la flo­ra­ción por­que le sig­ni­fi­ca­ba un ex­ce­si­vo gas­to de nu­trien­tes, que ne­ce­si­ta­ba con ur­gen­cia pa­ra re­com­po­ner sus ho­jas, ra­mas y raí­ces da­ña­das. Si­ga in­cor­po­ran­do ho­jas mo­li­das de pino al sue­lo, rie­gue bien la plan­ta y cuí­de­la de las hor­mi­gas co­lo­can­do un al­go­dón em­be­bi­do en gra­sa de cer­do al­re­de­dor de su tron­co. Es­to evi­ta­rá que suban y pro­ba­ble­men­te la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra el jaz­mín la sor­pren­de­rá con mu­chas, her­mo­sas y sa­lu­da­bles flo­res.

Gra­cie­la Nie­to me en­vía fo­to­gra­fías de una plan­ta que le re­ga­la­ron a una ami­ga. Quie­re sa­ber su nom­bre y me con­sul­ta si de­be­ría co­lo­car­la en al­gún lu­gar don­de no que­de al­can­ce de los ni­ños. Gra­cie­la, la plan­ta en cues­tión tie­ne el nom­bre co­mún de al­fi­le­te­ro. Su nom­bre cien­tí­fi­co es Hae­mant­hus Mul­ti­flo­rus y su bul­bo po­see una ele­va­da con­cen­tra­ción de to­xi­nas. Sin em­bar­go, lo que mu­chos no sa­ben es que el 60% de las plan­tas de in­te­rior o bul­bo­sas po­seen to­xi­nas si­mi­la­res, por lo cual en reali­dad se re­co­mien­da que to­das las plan­tas de la ca­sa es­tén fue­ra del al­can­ce de los ni­ños. Al­ber­to Guz­mán, de Vi­lla Allen­de, Cór­do­ba, me en­vía fo­tos de man­chas cir­cu­la­res y se­cas que pre­sen­ta el cés­ped de su jar­dín. Es­tas se fue­ron agran­dan­do has­ta lle­gar a los seis me­tros de diá­me­tro. Me co­men­ta que el cés­ped es de la va­rie­dad Ber­mu­da Tif­way y que lo rie­ga por as­per­sión, de ma­ne­ra que no le fal­tó agua en in­vierno. Al­ber­to, su cés­ped pre­sen­ta las tí­pi­cas man­chas que ge­ne­ran al­gu­nas va­rie­da­des de hon­gos que se re­pro­du­cen en te­rre­nos con buen rie­go y es­ca­so dre­na­je. Pa­ra me­jo­rar­lo le re­co­mien­do dis­mi­nuir el rie­go y, en to­da la zo­na afec­ta­da, cla­var tri­den­tes (de­no­mi­na­dos téc­ni­ca­men­te “ai­rea­do­res”) en el sue­lo pa­ra de es­te mo­do rom­per la ca­pa im­permea­ble y me­jo­rar el dre­na­je del agua ha­cia las ca­pas in­fe­rio­res. Ade­más, de­be­rá apli­car un fun­gi­ci­da pa­ra cés­ped que po­drá con­se­guir en cual­quier vi­ve­ro de su zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.