El eterno rey de la co­me­dia.

Pan­ta­lo­nes hol­ga­dos, bas­tón, som­bre­ro bombín y un bi­go­ti­to icó­ni­co. La fi­gu­ra in­con­fun­di­ble de Char­les Cha­plin, hu­mo­ris­ta, crí­ti­co so­cial y crea­dor in­can­sa­ble, es tan enor­me co­mo su le­ga­do.

La Voz del Interior - Rumbos - - En Imagen -

MA­QUI­NIS­TA EN­LO­QUE­CI­DO. Tiem­pos mo­der­nos (1936) de­nun­cia las con­di­cio­nes de­ses­pe­ra­das de los obre­ros du­ran­te la re­vo­lu­ción in­dus­trial.

“NO SOY CO­MU­NIS­TA”, FUE QUI­ZÁS LA FRA­SE QUE MÁS TU­VO QUE RE­PE­TIR CHA­PLIN EN SU VI­DA.

Un año des­pués de su lle­ga­da a Holly­wood en 1914, des­de In­gla­te­rra, su país na­tal, Char­les Cha­plin ya era el in­dis­cu­ti­ble rey de la co­me­dia en los Es­ta­dos Uni­dos. Ha­cia el fi­nal de su se­gun­do año en la gran pan­ta­lla, su fa­ma se ha­bía ex­ten­di­do por to­do el mundo. Se con­vir­tió así en la pri­me­ra gran es­tre­lla del ci­ne in­ter­na­cio­nal y se si­tuó rá­pi­da­men­te en­tre las per­so­nas más ri­cas del pla­ne­ta, con un con­tra­to por un mi­llón de dó­la­res, su pro­pio es­tu­dio y un gru­po de cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res. Su personaje Char­lot si­gue sien­do una si­lue­ta in­con­fun­di­ble des­de Alas­ka has­ta Zim­ba­bue. Ca­sa­do cua­tro ve­ces y due­ño de una pro­lí­fi­ca ca­rre­ra, el ar­tis­ta tu­vo que en­fren­tar la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca. Mien­tras el ma­car­tis­mo ha­cía de las su­yas en los 50, Cha­plin –que ha­bía fil­ma­do El gran

dic­ta­dor, pe­lí­cu­la en que pa­ro­dia­ba a Hitler, y ha­bía si­do acu­sa­do de co­mu­nis­ta en los Es­ta­dos Uni­dos– ter­mi­nó ra­di­ca­do en Sui­za. Fue allí don­de mu­rió, a los 88 años y de­jan­do un inago­ta­ble le­ga­do. El es­plen­dor del

bombín, un ma­ra­vi­llo­so li­bro de Ta­chen, ce­le­bra al ge­nio de la co­me­dia con un re­co­rri­do vi­sual a tra­vés de 900 imá­ge­nes ob­te­ni­das de sus ar­chi­vos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Un lu­jo.

UN ÍCONO. El en­tra­ña­ble va­ga­bun­do Char­lot apa­re­ció en di­ver­sos lar­go­me­tra­jes y se con­vir­tió en el personaje más fa­mo­so y que­ri­do de Cha­plin.

UNA ES­CE­NA. Pau­let­te God­dard y Char­lie Cha­plin en pleno ro­da­je de Tiem­pos mo­der­nos, con­si­de­ra­da la úl­ti­ma pe­lí­cu­la mu­da de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.