Ju­gar al es­con­di­te

No exen­ta de amor, hu­mor (ne­gro, ne­grí­si­mo) y sus­pen­so, es­ta ex­tra­or­di­na­ria no­ve­la nos de­ja bo­quia­bier­tos an­te lo obvio.

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro - POR MA­RÍA SCHUJER

Cuen­ta Ser­gio Biz­zio que la his­to­ria de es­ta no­ve­la se le ocu­rrió al ob­ser­var una de esas an­ti­guas man­sio­nes año­sas que aún que­dan des­per­di­ga­das en cier­tos ba­rrios por­te­ños; sus re­jas, sus in­nu­me­ra­bles ven­ta­nas, sus sa­lo­nes va­cíos y su de­ca­den­cia mal di­si­mu­la­da. “¿Quién vi­ve en esa ca­so­na con una so­la luz en­cen­di­da, a ve­ces en la plan­ta ba­ja, a ve­ces en el se­gun­do pi­so?”, pre­gun­tó. Su­po en­ton­ces que el pa­la­cio es­ta­ba ha­bi­ta­do tan so­lo por una an­cia­na y la mu­ca­ma que la ayu­da­ba; pen­só que ahí po­dría vi­vir una familia en­te­ra sin que la due­ña lo su­pie­ra ja­más. Fue así co­mo un ca­se­rón in­men­so se con­vir­tió en el es­ce­na­rio de una his­to­ria (de amor tal vez) no ap­ta pa­ra claus­tro­fó­bi­cos. Co­mo quien se des­li­za en pun­tas de pie por un pa­si­llo som­brío, es­cu­chan­do ape­nas el ro­ce de la al­fom­bra so­bre los ta­lo­nes e in­tu­yen­do con las ma­nos es­ti­ra­das los lí­mi­tes di­fu­sos del ca­mino, así es la lec­tu­ra de Ra­bia, una suer­te de des­pla­za­mien­to ín­ti­mo al que su pro­ta­go­nis­ta nos in­vi­ta con un ca­be­ceo y un de­do so­bre los la­bios. Si bien ra­bio­sa en su mi­ra­da im­pla­ca­ble y al­go kaf­kia­na, la es­cri­tu­ra de Biz­zio des­plie­ga pre­ci­sión de san­gre fría; an­tes de des­do­blar­se en sus po­si­bles sig­ni­fi­ca­dos, ca­da pa­la­bra se anu­da a una idea, la de­pu­ra y la desata nue­va­men­te pa­ra li­be­rar en ban­da­da tan­tas lec­tu­ras co­mo lec­to­res po­si­bles.

Ra­bia

In­ter­zo­na $ 275 Ser­gio Biz­zio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.