Sed­na, rei­na de los hie­los

(Le­yen­da es­qui­mal)

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

En las he­la­das re­gio­nes del Po­lo Norte y en los prin­ci­pios de los tiem­pos, el mun­do es­ta­ba di­vi­di­do en el cie­lo, la tie­rra y el in­fra­mun­do. En los cie­los vi­vían los dio­ses, que no se de­ja­ban ver; eran sa­bios y guia­ban, pre­mia­ban y cas­ti­ga­ban a los hom­bres –los inuit–, quie­nes vi­vían en la tie­rra me­dia.

El in­fra­mun­do era ha­bi­ta­do por de­mo­nios per­ver­sos que so­lo que­rían ha­cer el mal a los hom­bres. A es­tos dio­ses-de­mo­nios per­te­ne­cía Sed­na, rei­na de las pro­fun­di­da­des del mar, una dio­sa jo­ven, muy blanca, dis­tin­ta de los otros de­mo­nios, pues te­nía bue­nos sen­ti­mien­tos.

Dor­mía en una cue­va sub­ma­ri­na en­tre cris­ta­les de hie­lo y era pas­to­ra de pe­ces y fo­cas: los dio­ses su­pe­rio­res le ha­bían en­car­ga­do que ali­men­ta­ra a los hom­bres; y cuan­do ellos se in­ter­na­ban en­tre el hie­lo y la nie­ve, ella des­per­ta­ba y en­via­ba a los ani­ma­les pa­ra que los inuit pu­die­ran ca­zar­los.

Otras ve­ces, cuan­do veía pa­sar la som­bra de las ca­noas que se lan­za­ban al he­la­do mar, guia­ba sus ma­na­das ha­cia la su­per­fi­cie pa­ra que aque­llos hom­bre­ci­tos ves­ti­dos con cue­ros y pieles tu­vie­ran qué co­mer.

Sed­na ha­bía per­di­do a su ma­dre cuan­do era ni­ña y fue cria­da por su pa­dre, quien, cuan­do la ni­ña cre­ció, qui­so bus­car­le ma­ri­do; ella se ne­gó a ca­sar­se, has­ta que una ma­ña­na vio lle­gar un her­mo­so bar­co ti­mo­nea­do por un jo­ven apues­to, ves­ti­do es­plén­di­da­men­te y ador­na­do con jo­yas. Al ba­jar a tie­rra, él le di­jo que era ca­za­dor, muy ri­co, y que es­ta­ba bus­can­do es­po­sa; po­co des­pués, el atre­vi­do aven­tu­re­ro con­ven­ció a Sed­na de que se fue­ra con él. Ella ol­vi­dó a su pa­dre, su tie­rra y su­bió al bar­co.

Cuan­do na­ve­ga­ban muy aden­tro del océano, don­de los osos blan­cos te­mían se­guir a los bar­cos, el jo­ven se pre­sen­tó con su ver­da­de­ro as­pec­to: era un Kokk­saur, un es­pí­ri­tu–pá­ja­ro que po­día cam­biar de as­pec­to y vol­ver­se hom­bre; así se­du­cía

Era pas­to­ra de pe­ces y fo­cas y dor­mía en una cue­va sub­ma­ri­na. Los dio­ses le ha­bían en­car­ga­do ali­men­tar a los hom­bres.

a las jó­ve­nes y las lle­va­ba a su ni­do, al bor­de de un acan­ti­la­do, don­de las te­nía cau­ti­vas y nun­ca se las vol­vía a ver.

Sed­na se arre­pin­tió de no ha­ber oí­do a su pa­dre, que des­con­fió del ca­za­dor cuan­do lo vio con su lan­za de mar­fil ha­blan­do del ma­ra­vi­llo­so País de las aves, que ella ima­gi­na­ba de lar­gos día lu­mi­no­sos y tem­pla­dos. Aho­ra, he­la­da y tris­te, no en­con­tra­ba ma­ne­ra de es­ca­par.

Su pa­dre, al ver lo que ha­bía su­ce­di­do, to­mó su ka­yak y sa­lió a bus­car­la, guia­do a ve­ces por las aves y otras, por los pe­ces. Así en­con­tró aquel ni­do enor­me, ro­dea­do por el ru­gir del olea­je, don­de es­ta­ba su hi­ja pri­sio­ne­ra.

Y ayu­da­do por los es­pí­ri­tus del ai­re, con­si­guió re­cu­pe­rar a Sed­na y huir en su pe­que­ña em­bar­ca­ción tra­tan­do de ale­jar­se rá­pi­da­men­te de allí. Cuan­do el Kokk­saur des­cu­brió el ni­do va­cío, se en­fu­re­ció y, ba­tien­do las enor­mes alas, hi­zo en­ca­bri­tar las olas y desató una te­rri­ble tor­men­ta.

A pe­sar de sus ame­na­zas, el pa­dre de Sed­na se ne­gó a en­tre­gar­le a su hi­ja, en­fren­tó la tem­pes­tad y la lle­vó de vuel­ta a su tie­rra. Y así, Sed­na si­guió cui­dan­do de los pe­ces y las fo­cas, ali­men­tan­do a los hom­bres bue­nos y cas­ti­gan­do a aque­llos que ma­ta­ban por gus­to y no por ne­ce­si­dad, con­vir­tién­do­los en un blo­que de hie­lo.

Des­de en­ton­ces, nin­gún es­qui­mal des­obe­de­ce aque­lla ley; y si creen ha­ber­la que­bran­ta­do, rea­li­zan un pe­li­gro­so via­je a los do­mi­nios de Sed­na pa­ra ser per­do­na­dos. En ca­so de no ser­lo, ja­más re­tor­nan, pues el cas­ti­go es que sus al­mas des­apa­rez­can, per­dien­do su in­mor­ta­li­dad.

Sugerencias: 1) Pa­ra do­cen­tes y es­tu­dio­sos: El des­per­tar de la be­lle­za, le­yen­das uni­ver­sa­les de fi­gu­ras fe­me­ni­nas; 2) Pa­ra to­das las eda­des: Le­yen­das de Ka­ru­kin­ká, de N. Tan­gol, del ex­tre­mo sur de Amé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.