Se me par­te la ca­be­za

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DR. JOSÉ JE­SÚS DE PAZ Mé­di­co neu­ró­lo­go y es­pe­cia­lis­ta en cefaleas, miem­bro ti­tu­lar del gru­po de tra­ba­jo de la So­cie­dad Neu­ro­ló­gi­ca Ar­gen­ti­na. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com

¿Te­ne­mos que vi­vir con do­lor de ca­be­za? No ne­ce­sa­ria­men­te. En la ac­tua­li­dad exis­ten tra­ta­mien­tos y fár­ma­cos al­ta­men­te es­pe­cí­fi­cos pa­ra tra­tar los ca­si tres­cien­tos ti­pos de cefaleas que se co­no­cen. Es im­por­tan­te acla­rar que ce­fa­lea es si­nó­ni­mo de do­lor de ca­be­za y es así co­mo te­ne­mos que lla­mar­la.

Lo pri­me­ro que de­be­mos sa­ber es que son muy po­cas las es­truc­tu­ras anató­mi­cas den­tro del crá­neo que tie­nen sen­si­bi­li­dad al do­lor. ¡El ce­re­bro no due­le! La ma­yo­ría de los do­lo­res que sen­ti­mos del cue­llo pa­ra arri­ba se ori­gi­nan en múscu­los del cue­llo y el crá­neo, raí­ces ner­vio­sas, ar­ti­cu­la­cio­nes de la co­lum­na cer­vi­cal, la ar­ti­cu­la­ción tém­po­ro-ma­xi­lar, li­ga­men­tos, ner­vios sen­si­ti­vos, enfermedades den­ta­rias y al­te­ra­cio­nes of­tal­mo­ló­gi­cas.

La con­sul­ta por ce­fa­lea re­pre­sen­ta el 80 % de las vi­si­tas a los con­sul­to­rios de neu­ro­lo­gía. En ge­ne­ral, el pa­cien­te acu­de al mé­di­co bus­can­do la pas­ti­lla má­gi­ca que le qui­te un do­lor que lle­va me­ses o años de evo­lu­ción.

En la ma­yo­ría de los ca­sos (las cefaleas pri­ma­rias son las de ma­yor pre­va­len­cia), no se ne­ce­si­tan es­tu­dios com­ple­jos, co­mo la to­mo­gra­fía o la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca, pa­ra el diag­nós­ti­co. Ade­más de un buen exa­men clí­ni­co neu­ro­ló­gi­co, lo más im­por­tan­te de la con­sul­ta es el in­te­rro­ga­to­rio al pa­cien­te, de don­de se ex­traen ca­si to­dos los da­tos.

Por lo ge­ne­ral, el pa­cien­te con ce­fa­lea es al­guien an­sio­so y con mie­do a te­ner una en­fer­me­dad te­rri­ble. Por eso, nues­tra ta­rea co­mo mé­di­cos, ade­más de pro­cu­rar una so­lu­ción a su do­lor, es tran­qui­li­zar­lo y brin­dar in­for­ma­ción pa­ra que sal­ga del con­sul­to­rio se­gu­ro de su diag­nós­ti­co.

Por otro la­do, no to­do es far­ma­co­lo­gía en el tra­ta­mien­to de las cefaleas. Tam­bién son esen­cia­les cier­tos há­bi­tos que el pa­cien­te de­be re­vi­sar y cam­biar, co­mo el he­cho de co­rre­gir el sue­ño es­ca­so o dis­con­ti­nuo; o con­sul­tar al odon­tó­lo­go en ca­so de pa­de­cer bru­xis­mo y apre­tar los dien­tes du­ran­te el des­can­so.

Mu­chos pa­cien­tes tam­bién re­co­no­cen que no desa­yu­nan o lo ha­cen mal, se sal­tean co­mi­das o ha­cen die­tas hi­po­ca­ló­ri­cas. El ayuno y la hi­po­glu­ce­mia pro­vo­can ce­fa­lea. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca tam­bién es im­por­tan­tí­si­ma: ca­si no exis­te ce­fa­lea que no me­jo­re con la prác­ti­ca dia­ria de 15 a 20 mi­nu­tos de ca­mi­na­ta.

¡Y el es­ta­do de áni­mo! Es­te es un te­rri­to­rio muy com­ple­jo, pla­ga­do de sen­sa­cio­nes múl­ti­ples que sue­len ser el ini­cio de la ma­ra­ña de al­te­ra­cio­nes neu­ro­quí­mi­cas del ce­re­bro y del tono mus­cu­lar del cue­llo y crá­neo, que ge­ne­ran cefaleas. Mu­chos pa­cien­tes atra­vie­san un pro­ce­so de­pre­si­vo, lo se­pan o no. En­ton­ces, ha­brá que con­sul­tar tam­bién a otros pro­fe­sio­na­les pa­ra abor­dar el ma­les­tar de ma­near con­jun­ta. En to­dos los ca­sos, lo im­por­tan­te es vi­si­tar al mé­di­co, con­fiar en su diag­nós­ti­co y no au­to­me­di­car­se. El pro­nós­ti­co de las cefaleas sue­le ser muy po­si­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.