“Mi mú­si­ca es ca­tar­sis pu­ra”

El ci­neas­ta y mú­si­co ser­bio pa­só por la Ar­gen­ti­na, don­de ac­tuó con la in­fa­ti­ga­ble The No Smo­king Or­ches­tra. Pro­vo­ca­dor y po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, en es­ta char­la con Rum­bos ha­bla so­bre Bor­ges y Sá­ba­to, Ma­ra­do­na y Mes­si; y pon­de­ra las fi­gu­ras de Fidel, Put

La Voz del Interior - Rumbos - - Entrevista - TEX­TO JA­VIER FIR­PO FO­TO MA­RIA­NA ELIANO

Ti­po gran­do­te, un tan­to des­ali­ña­do, de bar­ba ra­la y ges­tos re­cios, Emir Kus­tu­ri­ca in­ti­mi­da, has­ta que se sien­ta a con­ver­sar y pi­de… un jugo de na­ran­ja. Director y mú­si­co, due­ño de una per­so­na­li­dad ava­sa­llan­te, el ser­bio gi­ró por el país con su inago­ta­ble ban­da The No Smo­king Or­ches­tra pa­ra dar­le rien­da suel­ta a esa vol­cá­ni­ca fies­ta gitana en la que la mú­si­ca bal­cá­ni­ca eri­za la piel y atra­vie­sa los po­ros. “Ar­gen­ti­na es el úni­co país en el mun­do don­de me sien­to co­mo en ca­sa. So­mos pa­re­ci­dos en mu­chos as­pec­tos los ser­bios y los ar­gen­ti­nos", sor­pren­de de arran­que. "El ca­rác­ter, la pa­sión, la ener­gía; has­ta fi­so­nó­mi­ca­men­te hay coin­ci­den­cias, ¿no te pa­re­ce?" di­ce y mi­ra al­re­de­dor, bus­can­do ros­tros que jus­ti­fi­quen su apre­cia­ción. "Por eso ve­nir a la Ar­gen­ti­na es es­tar le­jos, pe­ro tam­bién muy cer­ca de ca­sa”, re­fle­xio­na el ar­tis­ta de 62 años so­bre su re­gre­so al país. ¿Real­men­te ves tan­ta co­ne­xión en­tre ar­gen­ti­nos y ser­bios? Es­ta­mos co­nec­ta­dos a tra­vés de la pa­sión por el fút­bol, del amor in­con­di­cio­nal a Ma­ra­do­na; tam­bién a tra­vés del ar­te, con es­cri­to­res co­mo Bor­ges y Sá­ba­to, o de la cul­tu­ra del tan­go, que en Ser­bia se prac­ti­ca. Eso ex­pli­ca­ría por qué la gen­te te si­gue tan­to en es­te país… En par­te… pe­ro su­pon­go, ade­más, que por la ener­gía que trans­mi­ti­mos des­de el es­ce­na­rio. Nues­tra or­ques­ta ex­pe­ri­men­ta, sor­pren­de,

improvisa, nun­ca sa­be­mos qué de­pa­ran nues­tros es­pec­tácu­los. Men­cio­nas­te a Bor­ges y a Sá­ba­to. ¿Los has leí­do? (Ar­quea las ce­jas co­mo diciendo “¡me ex­tra­ña!”). Bor­ges es el má­xi­mo es­cri­tor que leí en to­da mi vi­da. To­da­vía me pre­gun­to có­mo no ga­nó el No­bel de Li­te­ra­tu­ra y sí Var­gas Llosa. Es una ver­güen­za que aún hoy me in­dig­na. Y des­pués de leer

El tú­nel y So­bre hé­roes y tum­bas, me enamo­ré de Er­nes­to Sá­ba­to, otro es­cri­tor im­pres­cin­di­ble. Hi­cis­te el do­cu­men­tal Ma­ra­do­na

by Kus­tu­ri­ca. ¿Sos fan de Ma­ra­do­na o aman­te del buen fút­bol? Bueno, un po­co de to­do. Ma­ra­do­na fue el ju­ga­dor que más me im­pre­sio­nó en mi vi­da fut­bo­le­ra. Cuan­do lo veía por te­le­vi­sión me pre­gun­ta­ba quién era ese ma­go del ba­lón, ese

sex pis­tol del fút­bol in­ter­na­cio­nal. ¿Te pa­re­ció me­jor Ma­ra­do­na que Mes­si? Sin du­da. En­tre Die­go y el res­to de los ju­ga­do­res de esa épo­ca ha­bía una di­fe­ren­cia in­men­sa, abis­mal… Mes­si es un gran ju­ga­dor, pe­ro no exis­te aque­lla di­fe­ren­cia; hoy es to­do más pa­re­jo. ¿Y qué con­clu­sio­nes te de­jó ha­ber fil­ma­do con Ma­ra­do­na? Fue un pla­cer y un gus­to per­so­nal. To­dos que­ría­mos ser Ma­ra­do­na, yo so­ña­ba con sus gam­be­tas, con su ve­lo­ci­dad y des­tre­za y, so­bre to­do, con su co­ra­je. ¿Vos que­rías ser Ma­ra­do­na? Cla­ro. Yo fui fut­bo­lis­ta ca­si pro­fe­sio­nal, era muy bueno, pe­ro al fi­nal me de­diqué al ci­ne. Una pe­na, te­nía con­di­cio­nes. No de­jás de sor­pren­der… ¿Qué ti­po de ju­ga­dor eras? Co­mo soy en la vi­da: al­guien ex­plo­si­vo, ague­rri­do y ás­pe­ro, pe­ro no agre­si­vo. Iba siem­pre en bus­ca de la pe­lo­ta, nun­ca me que­da­ba esperando que me la pa­sa­ran… ¿Qué apren­dis­te del fút­bol? Que hay mu­cho in­te­lec­tual cre­tino que des­pre­cia a los fut­bo­lis­tas por­que cree que son es­tú­pi­dos… Y ju­gar bien al fút­bol es pa­ra ju­ga­do­res pen­san­tes, in­te­lec­tua­les den­tro de un cam­po. A mí el fút­bol me en­ri­que­ció, me brin­dó la cul­tu­ra del es­pa­cio y del tra­ba­jo en equi­po, que es la ba­se de mi ci­ne y de mi mú­si­ca. Di­jis­te en va­rias oca­sio­nes que tu mú­si­ca es te­ra­péu­ti­ca y sa­na­do­ra. Sue­na al­go so­ber­bio… Lo soy. Ten­go ar­gu­men­tos. Mi mú­si­ca es acro­bá­ti­ca, te obli­ga a bai­lar, es ca­paz de re­su­ci­tar a los muer­tos. De­ci­mos que no es pa­ra gen­te nor­mal por­que nues­tra ban­da pue­de to­car por igual en cár­ce­les, hos­pi­ta­les, ce­men­te­rios, el Krem­lin o la Ca­sa Blanca. Nues­tra mú­si­ca es ca­tar­sis pu­ra. Sos un ci­neas­ta con­sa­gra­do con re­cor­da­das pe­lí­cu­las co­mo Un­der­ground, El sue­ño de Ari­zo­na, Ga­to ne­gro, ga­to blan­co… ¿có­mo apa­re­ció la mú­si­ca en tu vi­da? Ha­cer ci­ne pa­ra mí es ha­cer mú­si­ca. El ci­ne es mu­si­cal. En to­das mis pe­lí­cu­las la ban­da so­no­ra cum­ple un rol pre­pon­de­ran­te. Hay so­ni­dos, ono­ma­to­pe­yas, gri­tos... to­do es de­li­be­ra­da­men­te so­no­ro en mi fil­mo­gra­fía. Con la mú­si­ca po­dés crear la ima­gen que se te ocu­rra. Hoy la mú­si­ca lo es to­do…

Kus­tu­ri­ca ha­bla de ma­ne­ra am­pu­lo­sa y se va por las ra­mas. Pe­ro más allá de su pin­to­res­quis­mo, de­mues­tra ser un ar­tis­ta com­pro­me­ti­do y muy po­li­ti­za­do. “No pue­do ob­ser­var y ana­li­zar só­lo des­de mi fa­ce­ta de ar­tis­ta. Sien­to que, des­de mi lu­gar, pue­do dar voz a las per­so­nas más opri­mi­das por el ca­pi­ta­lis­mo, que hoy en día mues­tra la peor ca­ra del hom­bre, su la­do más egoís­ta y mi­se­ra­ble. Los po­de­ro­sos que ma­ne­jan el mun­do, ver­da­de­ros fa­rao­nes, han per­di­do la brú­ju­la”, se des- pa­cha con ca­ra de po­cos ami­gos el rea­li­za­dor, que es­tre­na­rá el año que vie­ne, en el Fes­ti­val de Ve­ne­cia, El

úl­ti­mo hé­roe, el do­cu­men­tal que hi­zo so­bre Pe­pe Mu­ji­ca, lue­go de char­las y en­cuen­tros con el ex­man­da­ta­rio uru­gua­yo du­ran­te dos años. ¿Cuál es tu rol so­cial co­mo ar­tis­ta? Yo tra­to de ayu­dar en la me­di­da de mis po­si­bi­li­da­des, abrién­do­les los ojos a quie­nes tie­nen me­nos re­cur­sos. Hoy el mun­do ne­ce­si­ta más gen­te co­mo Pe­pe Mu­ji­ca o Fidel Cas­tro, que la­men­ta­ble­men­te ya no es­tá, o el mis­mo Vla­di­mir Pu­tin. ¿No te ge­ne­ra con­tra­dic­cio­nes Fidel Cas­tro, de quien se ha di­cho que es­ta­ble­ció una dic­ta­du­ra en Cu­ba por más de cin­cuen­ta años? No ten­go con­tra­dic­cio­nes, no creo que Fidel Cas­tro ha­ya si­do un dic­ta­dor. Fue un re­vo­lu­cio­na­rio, y el re­vo­lu­cio­na­rio es el que apli­ca las le­yes de go­bierno. En to­do ca­so, Es­ta­dos Uni­dos ava­ló las dic­ta­du­ras en Su­da­mé­ri­ca, in­clui­da Ar­gen­ti­na .¿ O lo lla­man dic­ta­dor por­que en Cu­ba no ha­bía elec­cio­nes pre­si­den­cia­les? ¿Aca­so las elec­cio­nes ga­ran­ti­zan bie­nes­tar aun país? Mi­rá lo que su­ce­dió enB­ra­sil, es una ver­güen­za lo que le hi­cie­ron a Dil­ma. Es­pe­ro que la Ar­gen­ti­na no se con­ta­gie y go­bier­ne con se­rie­dad. ¿De­cís tam­bién que el mun­do ne­ce­si­ta más po­lí­ti­cos co­mo el ru­so Pu­tin? De no ha­ber lle­ga­do Pu­tin al po­der, a los ser­bios nos ha­brían arra­sa­do. Él de­vol­vió el es­pí­ri­tu y la dig­ni­dad a mi pue­blo. Gra­cias a Pu­tin, aho­ra Ru­sia ha vuel­to a ocu­par el lu­gar que me­re­ce en la je­rar­quía mun­dial. Y Ser­bia es un país res­pe­ta­do. Yo lo apre­cio y lo va­lo­ro, tie­ne aga­llas y va­len­tía. ¿Te tra­jo pro­ble­mas tu ma­ne­ra de pen­sar? Me tra­jo, pe­ro no me afec­ta­ron ar­tís­ti­ca­men­te, por­que no de­pen­do de na­die. Yo de­ci­do el des­tino de mis tra­ba­jos y no me im­por­ta lo que se pien­se de mí. Y si bien soy un lo­co, tam­po­co soy tan pe­li­gro­so pa­ra el sis­te­ma co­mo pa­ra que me en­car­ce­len. Emir, ¿quién es Kus­tu­ri­ca? Un ti­po que ha­ce lo que sien­te. Des­de un ci­ne per­so­nal has­ta una mú­si­ca que pro­mue­ve la ale­gría, la li­ber­tad y sa­cu­de el es­pí­ri­tu.

"yo Que­ría ju­gar co­mo ma­ra­do­na, pe­ro al fi­nal me de­diQué al ci­ne".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.