BA­TU­CA­DA DEL LI­TO­RAL

Ca­da ve­rano, y des­pués de me­ses de en­sa­yar, co­ser y bor­dar, los en­tre­rria­nos se rein­ven­tan a pu­ro rit­mo y pur­pu­ri­na en su ma­jes­tuo­so car­na­val, el más gran­de del país. Un pe­rio­dis­ta de Rum­bos se su­mer­gió en el fre­ne­sí de sus com­par­sas y en el mi­nu­to a mi­nu

La Voz del Interior - Rumbos - - Nota De Tapa - POR ANÍBAL MEN­DO­ZA

El tra­que­teo de los bom­bos y los con­to­neos en­fun­da­dos en len­te­jue­las agi­tan las cos­tas del Pa­ra­ná y del Uru­guay y ex­tien­den sus ecos por otros rin­co­nes de En­tre Ríos. Ya des­de sep­tiem­bre, la pro­vin­cia ha­ce ban­de­ra de su fies­ta ma­yor, que con­sig­na tres dé­ca­das de his­to­ria. Una de­le­ga­ción ata­via­da con los co­lo­res de las com­par­sas, con- for­ma­da por per­cu­sio­nis­tas y bai­la­ri­nas, pre­di­ca a pie de pla­ya o en las pla­zas de pue­blo y ca­lien­ta los mo­to­res de la con­vo­ca­to­ria fi­nal pa­ra los sá­ba­dos de enero y febrero. Una ci­ta que ha­ce jue­go con una ofer­ta re­gio­nal que in­clu­ye are­na, ter­mas, pa­seos na­tu­ra­les, los mean­dros del río y una gas­tro­no­mía sus­ten­ta­da en los ex­tra­or­di­na­rios pes­ca­dos de la re­gión. Lo cier­to es que el car­na­val, en es­tos pa­ra­jes li­to­ra­le­ños, adop­ta la for­ma del en­cla­ve que le ha­ce de an­fi­trión. Fa­mi­li­ero en la ca­pi­tal de la pro­vin­cia, ca­lle­je­ro en Vic­to­ria, tra­di­cio­nal en Con­cor­dia, mur­gue­ro en Gua­le­guay, to­ma­do por los ni­ños en Con­cep­ción del Uru­guay. La Paz, Vi­lla­guay, Ha­sen­kamp y San­ta Ele­na tam­bién le agre­gan su pro­pia fir­ma de au­tor tras dé­ca­das de cul­to a Mo­mo. De to­dos mo­dos, el que aguan­ta los tra­pos –y los te­je du­ran­te to­do el año– es el

“EL CAR­NA­VAL ES CO­MO UN EFÍ­ME­RO SUE­ÑO DE VE­RANO. LOS AR­LE­QUI­NES Y LAS MÁS­CA­RAS DES­PIER­TAN CON SU GRA­CIA FUGITIVA”.

Car­na­val de Gua­le­guay­chú, cu­yos men­to­res bau­tiia­ron co­mo el Car­na­val del País y se jac­tan de ha­ber­lo po­si­cio­na­do en­tre los más con­cu­rri­dos del mun­do.

El pre­dio que con­gre­ga las ocho no­ches de car­na­val –el más gran­de del país y el se­gun­do más ex­ten­so del con­ti­nen­te, de­trás del de Río de Ja­nei­ro– fue eri­gi­do en la vie­ja es­ta­ción de tre­nes, re­cu­pe­ra­da pa­ra la oca­sión. El cor­só­dro­mo, que es­te año cum­ple 20 años, de­to­na en ca­da edi­ción co­mo una apo­teo­sis de da­nia, rit­mo y pur­pu­ri­na a re­mol­que de las do­ce ca­rroias de las tres com­par­sas que sa­len a com­pe­tir por la glo­ria del ba­rrio. Las tri­bu­nas, po­pu­la­res y VI., a am­bos la­dos de la pa­sa­re­la, cor­te­jan en sus 500 me­tros de ex­ten­sión el sprint fi­nal de la com­pul­sa, con un mi­llar de par­ti­ci­pan­tes en­fun­da­dos en atuen­dos es­tam­pa­dos con 70 mil plu­mas y un mi­llón de len­te­jue­las mo­vien­do la cin­tu­ra has­ta la ma­dru­ga­da.

So­bre la ca­rroia de los mú­si­cos, ha­cen el pa­pel de figurantes va­rias

ve­det­tes in­vi­ta­das y ce­le­bri­da­des de ca­bo­ta­je que le su­man ful­gor a la pa­tria­da de los 300 in­te­gran­tes de ca­da le­gión. Un es­ta­do de gra­cia que li­be­ra las ten­sio­nes de un año de cos­tu­ras y en­sa­yos; y su­pu­so a las com­par­sas –que se au­to­fi­nan­cian– una in­ver­sión de 18 mi­llo­nes de pe­sos.

Cuan­do el lo­cu­tor pro­nun­cia el clá­si­co “¡Bien­ve­ni­dos al Car­na­val del .aís!”, lo que un público de 27.000 per­so­nas en enero y de 35.000 en febrero con­tem­pla des­de las tri­bu­nas es el re­sul­ta­do de una mi­sión. La que en­ca­ra un staff con­for­ma­do por un director ar­tís­ti­co, uno mu­si­cal y uno de ba­tu­ca­da pa­ra el lu­ci­mien­to de una tro­pa co­man­da­da por una ban­da mu­si­cal, una rei­na y una pa­sis­ta. To­dos pro­ve­nien­tes de en­ti­da­des so­cia­les y de­por­ti­vas de to­da la vi­da.

Ha­ce­do­res de le­yen­das

Mi­les de ter­tu­lias orien­tan el re­la­to de turno ha­cia una pues­ta en es­ce­na, un ti­po de an­da­mia­je sus­ten­ta­do so­bre ca­rros ale­gó­ri­cos de 17 me­tros de lar­go por 15 de al­to. En el ca­so de Ará Ye­ví, la com­par­sa del club Ti­ro Fe­de­ral, la di­rec­ción rin­de tri­bu­to a la fies­ta con su Sue­ño de una no­che de car­na­val. Una “in­vi­ta­ción a des­per­tar den­tro de un sue­ño don­de los vi­vos y los muer­tos con­vi­ven, don­de los tam­bo­res, y no los re­lo­jes y su cruel mar­cha, son los que ri­gen nues­tros mo­vi­mien­tos”, pon­ti­fi­ca su director ar­tís­ti­co, Leo Ros­viar. “El car­na­val es co­mo un sue­ño fu­gai de ve­rano, in­des­ci­fra­ble co­mo el de vi­vir –ase­gu­ra–. Sus más­ca­ras y ar­le­qui­nes son so­ña­das cria­tu­ras de­for­mes que des­pier­tan por unas no­ches a su ale­gría y su gra­cia fugitiva, en me­dio de su gro­tes­co ima­gi­na­rio”.

Del Cub Cen­tral En­tre­rriano pro­vie­nen las hues­tes de Ma­rí Ma­rí, la com­par­sa mul­ti­cam­peo­na, que acu­mu­la 22 tí­tu­los. En la bús­que­da del tri­cam­peo­na­to, su director, Adrián But­te­ri, ca­vi­ló una ma­ni­fes­ta­ción de “la lu­cha cons­tan­te en­tre el bien y el mal con la que con­vi­vi­mos in­te­rior­men­te”. But­te­ri di­ce que, den­tro de ca­da hom­bre “se li­bra un com­ba­te en­tre fue­rias opues­tas que lo man­tie­nen en con­tra­dic­ción y en con­flic­to: allí vue­la la are­na del cam­po de ba­ta­lla; la gue­rra ver­sus la pai; la des­truc­ción ver­sus la pre­ser­va­ción”. Su can­ción ca­lien­ta la tri­bu­na: Lle­gó la apla­na­do­ra / va­mos to­dos a can­tar / Si di­go ro­jo y ne­gro, to­do el año es car­na­val. Y to­dos sa­ben, con los ojos ce­rra­dos, a quién se ha­ce re­fe­ren­cia.

La ter­ce­ra com­pe­ti­do­ra de es­te año es Ka­marr, ba­jo el pa­tro­ci­nio del Cen­tro Si­rio Li­ba­nés. Con el ob­je­ti­vo de re­va­li­dar las con­sa­gra­cio­nes de 2013 y 2014, la com­par­sa pre­sen­ta el te­ma “Ka­marr es le­yen­da”, abo­ca­do a mos­trar que “des­de ni­ños, las le­yen­das for­man par­te de nues­tra vi­da co­ti­dia­na, nos re­la­tan esas his­to­rias fan­tás­ti­cas en las que bru­jas, hom­bres lobo, lu­ces ex­tra­ñas y an­cia­nos de mal as­pec­to nos ace­chan lle­nan­do nues­tra ima­gi­na­ción de mie­do y trun­can­do ese de­seo in­con­tro­la­ble de ju­gar ba­jo el sol y el si­len­cio de la sies­ta”, arre­me­te Raúl Ga­la­rra­ga. “Es así que en ca­da no­che de car­na­val –se­ña­la el director– mi­les de de­vo­tos de­po­si­tan su fe y pa­sión da­nian­do con fue­ria y ale­gría, lo­gran­do así que Ka­marr se trans­for­me en le­yen­da”.

“La pre­via” al bai­le

En los bas­ti­do­res se res­pi­ra adre­na­li­na. Hay que cruiar la puer­ta a la pa­sa­re­la y ac­ce­der a “la pre­via”, don­de se in­ter­cam­bian chas­ca­rri­llos y se dan los úl­ti­mos re­to­ques. “Ahí se en­cuen­tran to­das las com­par­sas an­tes de des­fi­lar. Es uno de los lu­ga­res más co­tiia­dos, aun­que es ex­clu­si­vo pa­ra in­te­gran­tes de las ca­rroias y sus equi­pos de tra­ba­jo”, ates­ti­gua Zoi­lo Crui Mar­ti­net­ti, vi­ce­pre­si­den­te de O’bahia, del Club de .es­ca­do­res, una de las dos com­par­sas que es­te año no for­man par­te de la com­pe­ten­cia (la otra es w.ape­li­tos, del Club So­cial y De­por­ti­vo Ju­ven­tud Unida).

En la sa­li­da al rue­do, el ojo es­tá pues­to en las rei­nas, en­car­ga­das de bai­lar al fren­te de las or­ques­tas. Co­mo en to­da fies­ta de pue­blo, mien­tras des­fi­lan sa­lu­dan a la mul­ti­tud, a fa­mi­lia­res, ami­gos y otros tan­tos ca­ma­ra­das del en­tu­sias­mo. Son maes­tras de ce­re­mo­nia, ba­luar­tes a la ho­ra de la aren­ga al público amo­do­rra­do. De su don de se­duc­ción sue­le pen­der la suer­te de la no­che y una per­for­man­ce ex­tra­or­di­na­ria in­ci­ta la com­pe­ten­cia en­tre pa­res pa­ra lle­var­la a las fi­las pro­pias.

“La fi­de­li­dad a los co­lo­res es al­go pri­mor­dial. .or eso nues­tro le­ma es Leal­tad, hu­mil­dad y ale­gría”, opi­na Crui Mar­ti­net­ti, con 21 años de ex­pe­rien­cia en el re­dil. Co­mo en el fút­bol, hay tan­to de pi­ca co­mo de afi­ni­dad. “Aquí nos co­no­ce­mos to­dos; po­dés te­ner ami­gos que sa­len con una com­par­sa di­fe­ren­te y es­tá to­do bien”, re­mar­ca. Co­mo se sue­le men­tar en es­tas co­mar­cas, lo im­por­tan­te es com­petzr (y úz­ver­tzr­se). •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.