El vue­lo de las ma­dres con el ni­do va­cío

La par­ti­da de los hi­jos del ho­gar pue­de ser un cim­bro­na­zo o una ins­tan­cia vi­vi­da con nos­tal­gia, pe­ro po­si­ti­va. Un pun­to de par­ti­da pa­ra re­des­cu­brir el amor de pa­re­ja y dar mar­gen a preguntas vi­ta­les: ¿So­mos fe­li­ces? ¿Qué ha­ce­mos aho­ra que los chi­cos es­tán

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR LEILA SUCARI ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

Don­de an­tes ha­bía ju­gue­tes, cra­yo­nes par­ti­dos al me­dio, gri­tos y ri­sas, aho­ra hay or­den y si­len­cio. Nin­gún di­bu­jo en la pa­red, na­da de co­mi­da ti­ra­da en el sue­lo ni mon­ta­ñas de ro­pa su­cia en el cuar­to del ado­les­cen­te re­bel­de. Esa cal­ma que tan­to se año­ra cuan­do los hi­jos son chi­cos y la ca­sa es un caos, re­gre­sa ines­pe­ra­da­men­te un día cuan­do es­tos se van.

Pe­ro te­ner la ro­pa do­bla­da y los am­bien­tes pro­li­jos no sig­ni­fi­ca re­cu­pe­rar la li­ber­tad de aque­llos tiem­pos de ju­ven­tud que que­da­ron atrás. En­fren­tar­se al va­cío due­le. “Des­pe­dir­se y acep­tar que los hi­jos cre­cie­ron, que es­tán lis­tos pa­ra ha­cer su vi­da y ya no nos ne­ce­si­tan pa­ra so­bre­vi­vir, es un pro­ce­so pa­re­ci­do a un due­lo que hay que atra­ve­sar”, di­ce la psicóloga Pa­tri­cia Ote­ro.

“Cuan­do Mar­tín me di­jo que se iba a Nue­va Ze­lan­da sen­tí que se me caía el mun­do”, di­ce Ana, em­plea­da ad­mi­nis­tra­ti­va de 58 años. “Él des­de chi­co via­ja con sus ami­gos y siem­pre fue muy li­bre, pe­ro la idea de que vi­vie­ra a mi­les de ki­ló­me­tros me da­ba pá­ni­co. Ese día dis­cu­ti­mos, se enojó con­mi­go por­que le cues­tio­né su de­ci­sión en vez de apo­yar­lo; la ver­dad es que él te­nía ra­zón. Lo peor fue el mes pre­vio al via­je; no pu­de dor­mir pen­san­do en lo que po­día pa­sar­le esLos tan­do tan le­jos. Me cos­tó mu­cho acep­tar la idea de que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de que se fue­ra. Una vez que es­tu­vo allá, las co­sas cam­bia­ron; se lo es­cu­cha­ba tan con­ten­to que en­ten­dí que era lo me­jor”.

Ha­ce unos años, Nue­va Ze­lan­da se ins­ta­ló co­mo la me­ca de los jó­ve­nes: al ter­mi­nar el se­cun­da­rio o en el me­dio de una cri­sis universitaria, la idea de via­jar a Ocea­nía a tra­ba­jar, pa­sear y vi­vir una ex­pe­rien­cia en el ex­tran­je­ro se vol­vió un de­seo ha­bi­tual y po­si­ble. Mu­chos ar­gen­ti­nos de en­tre 18 y 25 años de­ci­den ir­se de la ca­sa de sus pa­dres y em­pren­der una aven­tu­ra sin fe­cha de re­gre­so. pro­gra­mas de Work & Ho­li­day se trans­for­ma­ron en una ten­den­cia: via­jar a lim­piar ba­ños en Alas­ka, la­var co­pas en un bar de Ha­wái, re­co­lec­tar ki­wis en Aus­tra­lia, dis­fra­zar­se de Mic­key Mou­se en Dis­ney o tra­ba­jar en un cen­tro de es­quí en As­pen son for­mas de abrir­se ca­mino y co­men­zar la vi­da adul­ta.

Por otro la­do, es­tán las pro­pues­tas de tra­ba­jo fue­ra del país pa­ra los que ya se re­ci­bie­ron. En me­dio de un mun­do hi­per­glo­ba­li­za­do, mu­chas em­pre­sas ofre­cen la po­si­bi­li­dad de tras­la­dar­se a otros con­ti­nen­tes y ha­cer pasantías pa­ra ad­qui­rir ex­pe­rien­cia la­bo­ral en lu­ga­res co­mo Hong Kong y Du­bái. Ofre­cen alo­ja­mien­to, un suel­do digno y un ase­so­ra­mien­to 100 % per­so­na­li­za­do que re­sul­ta más que ten­ta­dor.

“Mi ma­ri­do y yo le in­sis­tía­mos a Can­de­la pa­ra que se fue­ra unos me­ses a tra­ba­jar a los EE.UU. y apren­die­ra bien in­glés”, di­ce Dia­na, di­se­ña­do­ra de 54 años. “La ayu­da­mos con di­ne­ro, bus­ca­mos pro­pues­tas de tra­ba­jo y ar­ma­mos jun­tas la va­li­ja; me pa­re­cía una gran opor­tu­ni­dad. Des­pués fue di­fí­cil le­van­tar­se to­das las ma­ña­nas y ver que su ha­bi­ta­ción es­ta­ba va­cía, pe­ro me acos­tum­bré. Es­tu­vo un año fue­ra de ca­sa; cuan­do vol­vió al país la es­pe­ré con to­do su cuar­to lis­to, pe­ro de­ci-

dió mu­dar­se con unas ami­gas. Una vez que dio el pri­mer pa­so ya no vol­vió. Siem­pre di­go que lle­ga un mo­men­to en el que hay que en­ten­der que los hi­jos son de la vi­da”. Du­ran­te los años de crian­za la mi­ra­da es­tá pues­ta en las ne­ce­si­da­des del otro: a qué co­le­gio man­dar­lo, si tie­ne fie­bre, si ne­ce­si­ta za­pa­ti­llas nue­vas, si hay que lle­var­la a un cum­ple. “La fa­mi­lia, en los co­mien­zos, es una fe­li­ci­dad ma­ni­pu­la­ble: uno de­ci­de dón­de es­tán los lí­mi­tes y mue­ve las pie­zas, pe­ro eso tie­ne fe­cha de ven­ci­mien­to”, di­ce el ci­neas­ta Da­niel Bur­man, di­rec­tor de la pe­lí­cu­la El ni­do va­cío. “En la par­ti­da de los hi­jos hay al­go que po­ten­cia el va­cío. A ve­ces usa­mos a los hi­jos pa­ra no ha­blar; y cuan­do se van, que­da­mos ex­pues­tos al va­cío y a esos si­len­cios”.

Cuan­do el tiem­po vuel­ve a ser de ca­da mu­jer, hay que ha­cer un ca­mino in­ver­so y re­des­cu­brir­se, vol­ver a mi­rar­se y a com­pren­der qué ne­ce­si­da­des y de­seos te­ne­mos. “En­con­trar­se con una mis­ma y con la pa­re­ja es mo­vi­li­zan­te”, sos­tie­ne Ote­ro. “Se re­de­fi­nen los pro­yec­tos y es mo­men­to de pen­sar qué que­re­mos pa­ra los pró­xi­mos años: ¿Qué te ha­ría fe­liz? ¿Que­rés se­guir vi­vien­do en el mis­mo lu­gar? ¿Dis­fru­tás de tu tra- ba­jo? ¿Tu re­la­ción de pa­re­ja aún es­tá vi­va? Son mu­chas las preguntas; y los si­len­cios, a ve­ces, pue­den re­sul­tar abru­ma­do­res. El lla­ma­do sín­dro­me del ni­do va­cío ge­ne­ra una sen­sa­ción in­ten­sa de so­le­dad que im­pli­ca una cri­sis, pe­ro es tam­bién una opor­tu­ni­dad pa­ra re­no­var­se y pro­bar co­sas nue­vas”.

Hoy en día, gra­cias a la tec­no­lo­gía, la dis­tan­cia no es un im­pe­di­men­to pa­ra co­mu­ni­car­se. Sky­pe, Fa­ce­book, What­sApp, Ins­ta­gram y otras pla­ta­for­mas vir­tua­les per­mi­ten es­tar en con­tac­to per­ma­nen­te y, aun­que fal­te el abra­zo, la sen­sa­ción de le­ja­nía se vuel­ve más lle­va­de­ra. Com­par­tir vi­deos, fo­tos y ha­blar mi­rán­do­se a la ca­ra ali­via la an­gus­tia de la se­pa­ra­ción y per­mi­te man­te­ner los la­zos uni­dos. “Mi hi­jo vi­ve en Nue­va York y ha­bla­mos dos ve­ces por se­ma­na por Sky­pe. Y, ade­más, le man­do men­sa­ji­tos to­do el tiem­po; aun­que a ve­ces no me res­pon­da, yo sé que es una for­ma de acom­pa­ñar­lo y es­tar jun­tos”, cuen­ta Ma­ría Inés. “El otro día me pi­dió la re­ce­ta del pas­tel de pa­pas que le ha­cía de chi­co. Lo pre­pa­ró en su ca­sa de Brooklyn mien­tras yo le da­ba con­se­jos pa­ra que le que­da­ra rico. Lo ex­tra­ño, pe­ro me ha­ce fe­liz sa­ber que él es­tá bien y ha­cien­do la vi­da que quie­re. Ade­más, el amor siem­pre es más fuer­te que la can­ti­dad de ki­ló­me­tros que nos se­pa­ren”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.