LOS LEC­TO­RES CON­SUL­TAN

La Voz del Interior - Rumbos - - Gustos -

Lu­cia­na Bea­triz An­to­ne­lli plan­tó un ce­re­zo en sep­tiem­bre de 2010 y es­te so­lo dio 5 fru­tos, muy pe­que­ños y áci­dos. Ade­más, a fi­na­les del in­vierno, las flo­res caen de ma­ne­ra pre­ma­tu­ra.

Lu­cia­na, la­men­to no sa­ber de qué pro­vin­cia me es­cri­be pa­ra po­der co­no­cer el ré­gi­men cli­má­ti­co de su lu­gar y así po­der ser más pre­ci­so en mi res­pues­ta, ya que los ce­re­zos re­quie­ren cli­mas re­la­ti­va­men­te fríos. Ade­más, po­seen flo­res no com­pa­ti­bles con su pro­pio po­len, por lo que ne­ce­si­tan el po­len de un ce­re­zo de otra va­rie­dad pa­ra fe­cun­dar la flor y así pro­du­cir fru­tos.

Azu­ce­na, de Men­do­za, tie­ne una ro­sa chi­na y al­gu­na de sus ho­jas se es­tán po­nien­do ama­ri­llas.

Azu­ce­na, su ro­sa

(Hi­bis­cus ro­sa­si­nen­sis) es de una es­pe­cie sen­si­ble a las fu­mi­ga­cio­nes. Pro­ba­ble­men­te us­ted o el ve­cino ro­cia­ron las plan­tas con al­gún quí­mi­co y la de­ri­va del vien­to mo­jó al­gu­nas de sus ho­jas. No se preo­cu­pe, ya que, por lo que veo en la fo­to­gra­fía, son so­la­men­te al­gu­nas las ho­jas afec­ta­das y la plan­ta se re­cu­pe­ra­rá rá­pi­da­men­te.

Ji­me­na Mi­ran­da, de Vi­lla Allen­de, Cór­do­ba, tie­ne una hi­le­ra de 8 fo­ti­nias que rie­ga por igual y que es­tán so­me­ti­das a las mis­mas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas. Sin em­bar­go, a la más gran­de se le ca­ye­ron las ho­jas y no sa­be por qué. No pre­sen­ta nin­gu­na pla­ga.

Ji­me­na, no ob­ser­vo en la fo­to­gra­fía de la plan­ta se­ña­les de que es­té afec­ta­da por nin­gu­na pa­to­lo­gía co­no­ci­da. Es más, veo que con­ser­va las in­flo­res­cen­cias ad­he­ri­das al ta­llo. Me in­clino por in­fe­rir la caí­da de al­gún quí­mi­co al sue­lo. Ve­ri­fi­que si no se es­tu­vo tra­ba­jan­do con com­bus­ti­ble en la zo­na, si hay al­gu­na pis­ci­na cer­ca­na (y se la­van los fil­tros con clo­ro) o si ca­yó áci­do mu­riá­ti­co, que se uti­li­za pa­ra la­var la­dri­llos en las cons­truc­cio­nes. Por la sin­to­ma­to­lo­gía, de­be tra­tar­se de un agen­te ex­terno, no de una en­fer­me­dad.

El­sa, de Cór­do­ba Ca­pi­tal, tie­ne un ár­bol de ave­lla­na de vein­te años de edad. Da fru­tos, pe­ro to­dos es­tán va­cíos. Pi­de con­se­jos.

El­sa, los ave­lla­nos (Cory­lus

ave­lla­na) po­seen dos ti­pos de flo­res: las fe­me­ni­nas, que pro­du­cen fru­tos; y las mas­cu­li­nas, que pro­du­cen po­len pa­ra fe­cun­dar las flo­res fe­me­ni­nas. Por lo ge­ne­ral no son au­to­fe­cun­dan­tes, es de­cir, que el po­len de una plan­ta no es acep­ta­do por sus flo­res fe­me­ni­nas, sino que re­quie­re el po­len de otra plan­ta com­pa­ti­ble. Mien­tras no exis­ta en la zo­na otro ave­llano, la plan­ta pro­du­ci­rá un fru­to va­cío.

Ale­jan­dro San­to­po­lo, de Cór­do­ba Ca­pi­tal, cuen­ta: “Tengo un du­raz­ne­ro y he pro­ba­do to­das sus re­ce­tas pa­ra evi­tar que apa­rez­can gu­sa­nos en el in­te­rior de los fru­tos. Le he col­ga­do bo­te­llas con vi­na­gre, agua y azú­car. Tres bo­te­llas se lle­na­ron de mos­cas e in­sec­tos. Tam­bién co­lo­qué un plás­ti­co ama­ri­llo em­be­bi­do en acei­te y que­dó lleno de mos­cas, pe­ro el 95 % de los fru­tos si­gue in­fes­ta­do de bi­chos”.

Ale­jan­dro, por lo que cuen­ta, las tram­pas fun­cio­nan, pe­ro qui­zás sean muy po­cas. Co­lo­que más re­ci­pien­tes y, con cons­tan­cia, en un par de años más ha­brá dis­mi­nui­do la pla­ga. Tam­bién le re­co­mien­do al­zar la fru­ta del sue­lo, si no, las lar­vas y pu­pas de las mos­cas ani­da­rán en el sue­lo es­pe­ran­do la nue­va tem­po­ra­da, en la que re­na­ce­rán y vol­ve­rán a ata­car. Co­mer sano y sin pes­ti­ci­das re­quie­re pa­cien­cia, pe­ro sus hi­jos se lo agra­de­ce­rán en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.