DEL DO­LOR A LA RE­DEN­CIÓN

Con can­cio­nes que ha­blan de an­gus­tias y su­pera­ción, ven­cien­do la es­ca­sa aten­ción de los me­dios y cier­to des­pre­cio del es­ta­blish­ment del rock, La Be­ri­so se con­vir­tió en un mo­vi­mien­to de ma­sas tan mis­te­rio­so co­mo arrasador.

La Voz del Interior - Rumbos - - El fenómeno de la beriso - Por Mar­tín Co­rrea

LLa es­ce­na trans­cu­rre en el año 2014 en la ofi­ci­na prin­ci­pal de una ra­dio de las gran­des. La Be­ri­so to­da­vía no sue­na en nin­gu­na FM, pe­ro ya lle­nó el por­te­ño Lu­na Park. Al­go es­tá pa­san­do y la per­so­na que lle­ga con

His­to­rias –el por en­ton­ces nue­vo dis­co de la ban­da– di­ce, en tono de com­pli­ci­dad y re­pro­che: “Se es­tán per­dien­do al­go. Cuan­do Ro­lo can­ta (y di­ce con sus le­tras) en te­mas co­mo ‘Có­mo ol­vi­dar­me’ el pú­bli­co cie­rra los ojos, apun­ta con sus ma­nos ha­cia el cie­lo y pa­re­ce me­ter­se en un tran­ce. Hay un fe­nó­meno y los me­dios no lo es­tán cu­brien­do”. Esa per­so­na te­nía ra­zón. Bas­tó que los ac­to­res ade­cua­dos gi­ra­ran la ca­be­za y abrie­ran bien los ojos pa­ra que vie­ran que ha­bía al­go que ya no te­nía re­torno. Era el ger­men de la ma­si­vi­dad del gru­po de rock ar­gen­tino que ca­si tres años más tar­de iba a col­mar la can­cha de Ri­ver.

“No era un sue­ño lle­gar a Ri­ver”, acla­ra Ro­lo Sar­to­rio, can­tan­te y lí­der de La Be­ri­so. Es di­ciem­bre de 2016 y su ban­da es­tá a pun­to de lo­grar lo que pa­ra mu­chas es una uto­pía, al­go que muy po­cas con­quis­ta­ron. Los Re­don­dos, So­da Ste­reo, La Ren­ga, Los Pio­jos, Ber­suit, Se­rú Gi­rán y aho­ra La Be­ri­so per­te­ne­cen al selecto gru­po de ar­tis­tas ar­gen­ti­nos de rock que des­em­bar­ca­ron por mé­ri­to pro­pio en el Mo­nu­men­tal de Nú­ñez y que­da­ron in­mor­ta­li­za­dos en el pa­raí­so de “los que lle­ga­ron”. Pe­ro pa­ra Ro­lo no era un sue­ño. Lo di­ce con su voz se­re­na y mi­ra con sus ojos al­go tris­tes. Se­gu­ra­men­te mi­ra­ría dis­tin­to y vi­vi­ría las ale­grías de otra ma­ne­ra si no hu­bie­ra per­di­do a sus dos her­ma­nas –Ma­ria­na y Mar­ce­la–, tra­ge­dia fa­mi­liar que lo hi­zo es­cri­bir co­mo es­cri­be y pro­vo­car lo que pro­vo­ca cuan­do sus le­tras pe­ne­tran en la piel y en la men­te a tra­vés de una can­ción. Y ju­ra que cam­bia­ría to­do el éxi­to del aho­ra pa­ra vol­ver a te­ner­las con él.

El rock de las emo­cio­nes

Es fe­bre­ro de 2017 y des­de un mi­cro de gi­ra que se acer­ca a la pro­vin­cia de San­ta Cruz, Ro­lo se en­car­ga de de­jar en cla­ro que la ban­da si­gue igual: “Des­pués de Ri­ver no cam­bió na­da, se­gui­mos re­plan­tean­do qué po­de­mos ha­cer dis­tin­to, que­re­mos to­car mu­cho por el país, por lu­ga­res que nos fal­tan en Bue­nos Ai­res y via­jar al ex­te­rior. Te­ne­mos pla­nes pa­ra con­quis­tar otras tie­rras. Va­mos a ir a Chi­le, Pa­ra­guay, Pe­rú, Mé­xi­co y Es­pa­ña”. Al otro día, ya ins­ta­la­do en la ciu­dad Pe­ri­to Mo­reno, re­fle­xio­na so­bre las imá­ge­nes que le si­guen apa­re­cien­do de aque­lla no­che: “Las que se me cru­zan son to­das las de la his­to­ria de la ban­da. De lo que lu­cha­mos pa­ra que nos va­ya bien… qui­zá no es­pe­rá­ba­mos que tan bien. En su mo­men­to, lle­gar al Lu­na Park fue lo má­xi­mo y des­pués fue el do­ble­te en la can­cha de Fe­rro, el Es­ta­dio Úni­co de La Pla­ta y Ri­ver. Es una ale­gría. La sen­sa­ción pos­te­rior fue ra­ra, la ver­dad que to­car pa­ra tan­ta gen­te fue muy es­pe­cial. Vien­do los vi­deos des­pués en You­Tu­be es co­mo que em­pe­zás a to­mar cons­cien­cia de lo que fue esa no­che. La ver­dad es que per­te­ne­cer a una de las po­cas ban­das de rock na­cio­nal que to­ca­ron en Ri­ver es una mar­ca en la his­to­ria de la mú­si­ca ar­gen­ti­na, es una sen­sa­ción fuer­te”.

La cla­ve del éxi­to son las le­tras de Ro­lo Sar­to­rio. Lo pien­sa él mis­mo,

lo ase­gu­ran sus cer­ca­nos, lo ma­cha­can sus se­gui­do­res. Lo afir­ma Da­mián Ama­to, pre­si­den­te de Sony Mu­sic Sur, la dis­co­grá­fi­ca mul­ti­na­cio­nal que fi­chó a la úl­ti­ma gran ban­da de rock na­cio­nal: “Las le­tras son lo más im­por­tan­te en las can­cio­nes de La Be­ri­so, lo que trans­mi­ten lle­ga a mu­cha gen­te. Es un men­sa­je de lu­cha de al­guien que la ha pa­sa­do mal; de do­lor por un mon­tón de mo­ti­vos; de que hay una es­pe­ran­za a pe­sar de to­do. Te sen­tís iden­ti­fi­ca­do siem­pre, con va­rias can­cio­nes... a mí me pa­sa­ron mu­chas co­sas y al­gu­nas de las le­tras me to­can, me lle­gan, me iden­ti­fi­can”, con­fie­sa. Y sen­ten­cia: “La Be­ri­so no es so­la­men­te un fe­nó­meno mu­si­cal, es un fe­nó­meno so­cial”.

La Be­ri­so es una ban­da con se­gui­do­res que van en fa­mi­lia, o una ban­da con una gran fa­mi­lia de se­gui­do­res. Ese fe­nó­meno so­cial del que ha­bla Ama­to im­pli­ca que en sus shows se pue­da ver a

LA CLA­VE DEL ÉXI­TO SON LAS LE­TRAS: DE­TRÁS DEL DO­LOR HAY ES­PE­RAN­ZA.

LOS RE­CI­TA­LES DE LA BE­RI­SO SON CA­TAR­SIS CO­LEC­TI­VAS Y FA­MI­LIA­RES.

fa­mi­lias en­te­ras –abue­los, pa­dres, hi­jos, nie­tos– asis­tien­do a una con­cen­tra­ción tri­bal amal­ga­ma­da por un sen­ti­mien­to de com­pli­ci­dad y coin­ci­den­cia en las tra­ge­dias, las tris­te­zas, la es­pe­ran­za y –por mo­men­tos– la fe­li­ci­dad. Ro­lo cuen­ta que es­cri­bir las le­tras del dis­co His­to­rias lo em­pu­jó al psi­coa­ná­li­sis, y mu­chos de sus fans ase­gu­ran que con esas can­cio­nes se aho­rran la vi­si­ta al di­ván. En la se­rie do­cu­men­tal “Mi ban­da de rock”, que La Be­ri­so pro­du­jo y pu­bli­có pa­ra su ca­nal de You­Tu­be con la lle­ga­da a Ri­ver co­mo ex­cu­sa, pue­de ver­se par­te de ese fe­nó­meno. Allí, cier­tos “be­ri­se­ros” des­ta­ca­dos des­cri­ben su pa­sión, los por­qués de sus aven­tu­ras si­guien­do a la ban­da, las ra­zo­nes de su iden­ti­fi­ca­ción con la lí­ri­ca de Ro­lo, la con­ten­ción que en­cuen­tran en ca­da pro­ce­sión adon­de sea que ha­ya un re­ci­tal. Lo que unos en­cuen­tran en la igle­sia, en un equi­po de fútbol, en una mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca, otros lo ob­tie­nen en su ban­da de rock. Los Re­don­dos te­nían sus mi­sas ri­co­te­ras (que con­ti­núan hoy en las mul­ti­tu­di­na­rias del In­dio So­la­ri), Los Pio­jos te­nían sus ri­tua­les, La Ren­ga tie­ne sus ban­que­tes y La Be­ri­so to­da­vía no in­mor­ta­li­zó una eti­que­ta pe­ro bien po­drían ser... las ca­tar­sis. “Ha­bía au­sen­cias que no po­día re­em­pla­zar (...) a mí la ban­da en su mo­men­to me sir­vió pa­ra sa­lir de un po­zo (...) La Be­ri­so lle­gó pa­ra ha­cer­me acor­dar de gen­te que ya no es­tá (...) los se­gui­mos por­que las le­tras nos re lle­gan”, son al­gu­nas de las fra­ses que ex­pli­can par­te del asun­to. “Cuan­do vi el do­cu­men­tal me emo­cio­né mu­cho –cuen­ta Ro­lo–. Te das cuen­ta de lo que tu ban­da ge­ne­ra, la emo­ción de los chi­cos y la gen­te gran­de de se­guir­nos, de jun­tar­se, sa­ber que pa­ra ellos tam­bién es un día es­pe­cial, que dis­fru­tan can­tan­do, que se desaho­gan. Siem­pre di­go que me gus­ta­ría ca­mu­flar­me y es­tar en­tre ellos pa­ra ver qué es lo que pa­sa en las ca­lles mien­tras uno es­tá den­tro de un ca­ma­rín”.

Se­gún el lí­der de la ban­da –que se com­ple­ta con Pa­blo Fe­rra­das, Emi­li­ano Man­si­lla, Eze­quiel Bo­lli y Ja­vier Pan­dol­fi– lo que sí era un sue­ño era es­tar cer­ca de al­gu­nos colegas, ya sea pa­ra “sa­car­se la fo­to” (co­mo con los Ro­lling Sto­nes en la pre­via de los bri­tá­ni­cos en Ri­ver, don­de La Be­ri­so ofi­ció de te­lo­ne­ra), pa­ra co­no­cer a An­drés Ca­la­ma­ro y lue­go –en un pa­so más– in­vi­tar­lo a gra­bar la can­ción “Tres mu­je­res y ella” en Pe­ca­do ca­pi­tal (su dis­co más re­cien­te), pa­ra gra­bar una nue­va ver­sión de “So­bre­vi­vien­do” na­da me­nos que jun­to a su au­tor Víc­tor He­re­dia, pa­ra in­vi­tar a com­par­tir es­ce­na­rio a Juan­se (ex­lí­der de Ra­to­nes pa­ra­noi­cos, ban­da a la que si­guió de chi­co) o pa­ra abre­var del sen­ti­do de au­to­ges­tión e in­de­pen­den­cia de Nés­tor Raml­jak, de la ban­da de reg­gae Non­pa­li­de­ce, in­vi­ta­do en “Ma­dru­ga­da”, uno de los más gran­des hits del gru­po. Pa­so a pa­so, esos sue­ños se fue­ron cum­plien­do. En pa­ra­le­lo, Ro­lo y com­pa­ñía le die­ron es­pa­cio en el es­ce­na­rio en la pre­via de sus re­ci­ta­les a gru­pos colegas que vie­nen en as­cen­so. Y no fue una so­la vez. Lo hi­cie­ron en gi­ras bo­nae­ren­ses, en di­fe­ren­tes ciu­da­des y pue­blos de la Ar­gen­ti­na y tam­bién en Ri­ver. An­tes de que La Be­ri­so se mos­tra­ra an­te las 55 mil per­so­nas que po­bla­ron el es­ta­dio An­to­nio Ves­pu­cio Li­ber­ti, le ce­dió el mi­cró­fono a La Pe­rra Que Los Pa­rió y Ci­clo­nau­tas, en un ges­to que ca­si no se ve.

Co­mo to­da ban­da que tras­cien­de la fron­te­ra del rock y se con­vier­te en po­pu­lar, La Be­ri­so no es­tá exen­ta de las crí­ti­cas, a ve­ces des­pia­da­das. Lo lla­ma­ti­vo es que lle­gan des­de sec­to­res del pro­pio gé­ne­ro. Lo roc­ke­ro no qui­ta lo con­ser­va­dor y mez­quino. “Lo que me­jor hi­ce fue apar­tar­me de las re­des so­cia­les”, di­ce Ro­lo. Y lo ex­pli­ca: “Las crí­ti­cas de las que me en­te­ro y que me pue­den lle­gar en se­rio vie­nen del la­do de mis ami­gos, ellos me co­no­cen, sa­ben có­mo soy. Ob­via­men­te res­pe­to a quien no le gus­ta la ban­da, no le pue­de agra­dar a to­do el mun­do, pe­ro la agre­sión no va, y ha­bla más del que la lle­va a ca­bo. En la ca­lle la gen­te te ado­ra… Char­lo con mú­si­cos que me di­cen que aho­ra es­toy en la eta­pa en la que me cri­ti­can, pe­ro no pa­sa na­da. Tam­po­co veo te­le­vi­sión, es­tá de­ma­sia­do agre­si­va, to­dos ha­blan de lo mis­mo en un so­lo pro­gra­ma. Tra­to de ale­jar­me de las co­sas que me ha­cen mal. Ya la he pa­sa­do mal mu­cho tiem­po, aho­ra so­lo quie­ro que mis se­res que­ri­dos es­tén bien. Hay que dis­fru­tar ca­da mo­men­to, so­mos ele­gi­dos den­tro de po­cos, no mu­chos lle­gan a es­te lu­gar, pe­ro bueno, la gen­te nos eli­gió y acá es­ta­mos”. Acá es­tán. Son La Be­ri­so y los be­ri­se­ros. Ca­da vez son más. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.