Una mu­jer de prin­ci­pios

“Fue se­du­ci­da por el po­der de las pa­la­bras y pa­de­ció al­gu­nos de los ma­les de una so­cie­dad re­gi­da por los hom­bres”.

La Voz del Interior - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRIS­TI­NA BA­JO

La no­ta de la se­ma­na pa­sa­da me de­jó con ga­nas de ha­blar de cier­tas “con­ta­do­ras de his­to­rias” de nues­tro país, mu­chas de ellas pro­vin­cia­nas, que a prin­ci­pios del si­glo XX co­men­za­ron a ma­ni­fes­tar­se tan­to en poe­sía co­mo en pro­sa. Des­gra­cia­da­men­te, ca­si na­die las re­cuer­da, sal­vo esas edi­to­ria­les –co­mo Bue­na Vis­ta, en Cór­do­ba– que ha­cen un es­fuer­zo por res­ca­tar del ol­vi­do a es­tas pri­me­ras es­cri­to­ras de nues­tro país.

Ro­sa Ba­zán es con­si­de­ra­da una de las me­jo­res na­rra­do­ras de es­ta ver­tien­te. En la no­ve­la El po­zo de bal­de, nos pre­sen­ta una his­to­ria de amo­res y de ce­los que trans­cu­rre, en par­te, du­ran­te los car­na­va­les, des­crip­tos con mu­cha vi­va­ci­dad. No fal­tan las ri­ñas de ga­llos, la bru­je­ría, las es­ce­nas de épo­ca.

En Al­ma de la tie­rra nos acer­ca a le­yen­das re­la­cio­na­das con los ce­rros Fa­ma­ti­na y Ve­laz­co, que me­re­ce­rían ser re­edi­ta­das pa­ra to­dos aque­llos que gus­tan del gé­ne­ro.

Su nom­bre com­ple­to era Ra­mo­na Ro­sa Se­ra­fi­na Ba­zán y na­ció en La Rio­ja en 1881. Des­de ni­ña, se sin­tió ten­ta­da por la lec­tu­ra, y en ca­sa de su tío, que era obis­po, en­con­tró to­da suer­te de obras. Su fa­mi­lia de­ci­dió mu­dar­se a Cór­do­ba, don­de es­tu­dió en el Co­le­gio de las Es­cla­vas del Co­ra­zón de Je­sús, aquel fun­da­do por Ca­ta­li­na de Ma­ría, na­ci­da Sa­tur­ni­na Ro­drí­guez.

Se ca­só, y aun­que su ma­tri­mo­nio fue un fra­ca­so, le dio la in­de­pen­den­cia ne­ce­sa­ria en aque­lla épo­ca pa­ra via­jar a Bue­nos Ai­res, don­de se des­ta­có a tra­vés de sus es­tu­dios, su la­bor do­cen­te y sus pu­bli­ca­cio­nes. Le preo­cu­pa­ba la edu­ca­ción fe­me­ni­na, fun­dó cur­sos de li­te­ra­tu­ra, y lu­chó por los de­re­chos de la mu­jer.

En oc­tu­bre de 1919, El­vi­ra Raw­son, con Al­fon­si­na Stor­ni y Ade­li­na Di Car­lo, fun­dó la Aso­cia­ción Pro-De­re­chos de la Mu­jer, de la que Ba­zán fue vi­ce­pre­si­den­ta, pa­ra lue­go pre­si­dir la aso­cia­ción pa­ra el su­fra­gio fe­me­nino.

Ba­zán pron­to es­tu­vo es­cri­bien­do en las me­jo­res pu­bli­ca­cio­nes ar­gen­ti­nas; y aún en­cuen­tro en mi co­lec­ción de re­vis­tas vie­jas al­gún tex­to de ella apa­re­ci­do en La Ra­zón, El Ho­gar, Ca­ras y Ca­re­tas, La Na­ción.

Tam­bién le ten­tó la his­to­ria de nues­tro país, a tra­vés de los es­tu­dios que hi­zo so­bre Bar­to­lo­mé Mi­tre, Ma­nuel Bel­grano y, so­bre to­do, la vi­da de la hi­ja de Juan Ga­lo La­va­lle y Do­lo­res Co­rrea: Do­lo­res La­va­lle de La­va­lle, quien se ca­só en 1867 con su pri­mo Joa­quín La­va­lle. La obra se ti­tu­la­ba La hi­ja del si­glo. Pron­to Ba­zán se con­vir­tió en miem­bro de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de His­to­ria.

Sus es­tu­dios so­bre el al­ma y la psi­co­lo­gía fe­me­ni­na que­da­ron plas­ma­dos en va­rias de sus no­ve­las, pe­ro El po­zo de bal­de, pu­bli­ca­da en 1934, fue co­men­ta­da y es­tu­dia­da en la re­vis­ta de los Anales Mé­di­co-Psicológicos de París dos años des­pués.

Isa­bel Mer­col, en un tra­ba­jo so­bre Ro­sa Ba­zán que en­con­tré en In­ter­net, di­ce de ella: “Fue una mu­jer apa­sio­na­da que fue se­du­ci­da por el po­der de las pa­la­bras, que no des­cu­brió, sino que pa­de­ció, al­gu­nos de los ma­les de una so­cie­dad ex­clu­si­va­men­te re­gi­da por hom­bres y que de­ci­dió trans­fi­gu­rar los des­ti­nos crue­les, los do­lo­res mu­dos, en glo­rio­sa ur­dim­bre, en do­ra­das he­bras de ilu­sión y de luz”.

Aun­que, a mi pa­re­cer, esa so­cie­dad re­gi­da por va­ro­nes le abrió siem­pre las puer­tas pa­ra po­der lle­var a ca­bo sus sue­ños.

Mu­rió le­jos de su ciu­dad na­tal, en Bue­nos Ai­res, en 1972, des­pués de ha­ber lle­va­do una vi­da ple­na.

Su­ge­ren­cias: 1) No sé si es po­si­ble, pe­ro se­ría un re­co­no­ci­mien­to a su tra­yec­to­ria si nues­tros do­cen­tes in­clu­ye­ran, en­tre los tex­tos de li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na, al­guno de sus li­bros; 2) Pue­den en­con­trar­se sus obras en In­ter­net, al­gu­nas pa­ra ser leídas y otras en ofer­tas en li­bre­rías de li­bros v ie­jos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.