Atra­pa­das por el pa­sa­do

POR LIC. DA­NIEL A. FER­NÁN­DEZ Psi­có­lo­go y au­tor del li­bro La men­te en equi­li­brio (Edi­cio­nes B).

La Voz del Interior - Rumbos - - PSICOLOGÍA -

Pa­ra la an­ti­gua Gre­cia, el mí­ti­co per­so­na­je de Pe­né­lo­pe era el mo­de­lo fe­me­nino a se­guir. Ella no ha­cía más que aguar­dar a Odi­seo, su ama­do es­po­so. De allí que es­ta ab­ne­ga­da mu­jer fue­se con­si­de­ra­da un sím­bo­lo de pa­cien­cia y de in­con­di­cio­na­li­dad en el amor. Des­de lue­go que, mien­tras ella es­pe­ra­ba que su ma­ri­do re­gre­sa­ra, él pa­sa­ba el ra­to muy en­tre­te­ni­do vi­vien­do un sin­fín de aven­tu­ras. Así trans­cu­rrie­ron vein­te años, du­ran­te los cua­les mu­chos pre­ten­die­ron el amor de Pe­né­lo­pe. Ella los en­tre­te­nía ar­gu­men­ta­do que de­ja­ría de es­pe­rar a su ma­ri­do cuan­do ter­mi­na­ra de te­jer; pe­ro lo que te­jía du­ran­te el día lue­go lo des­te­jía por la no­che, y vol­vía a co­men­zar.

En el mi­to de Pe­né­lo­pe, pa­sa­das dos dé­ca­das, Odi­seo re­gre­só y hu­bo un fi­nal fe­liz. Cla­ro que era muy con­ve­nien­te un fi­nal así en aque­lla épo­ca, da­do el lu­gar de su­mi­sión que pre­ten­día el hom­bre que ocu­pa­ra la mu­jer. Pe­ro es ob­vio que Pe­né­lo­pe des­per­di­ció vein­te años de su vi­da pe­nan­do por al­guien que, con un fi­nal rea­lis­ta, no ha­bría re­gre­sa­do ja­más. En es­te sen­ti­do, la es­pe­ra de Pe­né­lo­pe bien po­dría ser to­ma­da co­mo me­tá­fo­ra de so­le­dad y su­fri­mien­to. Pe­ro si di­cha es­pe­ra la an­gus­tia­ba tan­to, ¿por qué no acep­ta­ba lo per­di­do y se­guía con su vi­da?, ¿por qué in­sis­tía en des­te­jer pa­ra per­ma­ne­cer siem­pre de ca­ra al pa­sa­do?

De­be­mos acla­rar que, des­de un pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co, un due­lo es un pro­ce­so ab­so­lu­ta­men­te nor­mal que con­sis­te en ela­bo­rar, asu­mir y su­pe­rar la pér­di­da de aque­llo que ama­mos. Es­to, des­de lue­go, lle­va tiem­po. Pe­ro no hay due­lo po­si­ble cuan­do nun­ca se acep­ta que aque­llo que al­gu­na vez se amó se ha per­di­do. Y cuan­do es­to no su­ce­de, la mu­jer pue­de que­dar atra­pa­da en un due­lo per­pe­tuo: su vi­da se de­tie­ne pe­nan­do por aque­llo que fue, ne­gán­do­se a acep­tar que se ha per­di­do o in­clu­so es­pe­ran­do que re­tor­ne. Tran­si­ta, de es­ta for­ma, una exis­ten­cia sin pre­sen­te por­que so­lo se ali­men­ta de fan­ta­sías, te­jien­do y des­te­jien­do sin avan­zar un ápi­ce.

¿Pre­fie­re afe­rrar­se a fe­li­ci­da­des pa­sa­das an­tes que arries­gar­se a al­go nue­vo que pue­da fra­ca­sar? ¿Su nar­ci­sis­mo he­ri­do no to­le­ra la idea de que al­guien no le co­rres­pon­da con su amor? ¿El aban­dono le sir­ve co­mo ex­cu­sa pa­ra jus­ti­fi­car su des­di­cha y no en­fren­tar la vi­da? Des­de lue­go, si ha­blá­ra­mos sin­ce­ra­men­te con es­ta mu­jer, es po­si­ble que con­tes­ta­ra de ma­ne­ra afir­ma­ti­va a la ma­yo­ría de es­tas pre­gun­tas. Lo cier­to es que es­te sal­va­vi­das en­ga­ño­so, el de se­guir es­pe­ran­do al­go que no va a pa­sar, la de­ja a Pe­né­lo­pe a la de­ri­va evi­tan­do que se hun­da en el fon­do, pe­ro qui­tán­do­le tam­bién to­da po­si­bi­li­dad de lle­gar a puer­to se­gu­ro.

En es­tos ca­sos, aun­que sea di­fí­cil, lo sa­lu­da­ble es acep­tar el enor­me ma­les­tar de ce­rrar una puer­ta. A ve­ces es pre­ci­so en­fren­tar la gran an­gus­tia que su­po­ne la acep­ta­ción pa­ra po­der al fin es­tar me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.