ÚL­TI­MAS NO­TI­CIAS DEL PAÍS VAS­CO

Tras el fi­nal de ETA, los ase­si­na­tos po­lí­ti­cos y la vio­len­cia ca­lle­je­ra, el País Vas­co bus­ca re­cu­pe­rar su ADN: un lu­gar de gen­te ca­be­za­du­ra y ama­ble, cul­tu­ral­men­te in­quie­to y con más res­tau­ran­tes por me­tro cua­dra­do que nin­gún otro lu­gar del mun­do.

La Voz del Interior - Rumbos - - NOTA DE TAPA - Por Aní­bal Men­do­za

CCual­quier via­je­ro que se aso­me de re­fi­lón a sus múl­ti­ples ofren­das que­da­rá des­ve­la­do por su po­der de se­duc­ción. El País Vas­co per­fi­la su si­lue­ta con cascos an­ti­guos de cuen­tos de ha­das, par­ques na­tu­ra­les que exu­dan sos­te­ni­bi­li­dad sin afec­ta­cio­nes, mo­les de ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea, co­mo el Museo Gug­gen­heim en Bilbao o el Kur­saal de San Se­bas­tián, que dan pie a una de las re­gio­nes cul­tu­ral­men­te más va­rio­pin­tas de Eu­ro­pa y que lla­ma la aten­ción de mi­llo­nes de tu­ris­tas en ca­da por­ción del ca­len­da­rio. Es­tam­pas se­ño­ria­les del si­glo XIX con­vi­ven con rui­nas mi­le­na­rias a pie de pla­ya, acan­ti­la­dos cor­ta­dos con cu­chi­llo ja­mo­ne­ro y cam­pi­ñas que se abren pa­so en­tre ríos y mon­ta­ñas de le­yen­da.

En po­cos lu­ga­res se co­me y se be­be co­mo en los ba­res y res­tau­ran­tes de es­ta re­gión del nor­te de Es­pa­ña, en la fron­te­ra con los Pi­ri­neos fran­ce­ses. Co­ci­na tra­di­cio­nal y nue­vas ten­den­cias em­ban­de­ran una gastronomía de an­to­lo­gía, que con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad por ki­ló­me­tro cua­dra­do de res­tau­ran­tes ga­lar­do­na­dos con las pres­ti­gio­sas Es­tre­llas Mi­che­lin y que pa­ten­tó la tra­di­ción del “pin­cho” co­mo una de las be­llas ar­tes de la co­ci­na en mi­nia­tu­ra. Un es­tan­dar­te que por­ta la ge­ne­ra­ción de los Ar­zak, Ar­gui­ñano, Su­bi­ja­na, jun­to a otros re­fe­ren­tes co­mo Be­ra­za­te­gui, Aduriz, Azurmendi, al­qui­mis­tas de ayer y de hoy.

Su­ce­de que el pro­ce­so de desin­dus­tria­li­za­ción de fi­na­les de los 80 pu­so el fo­co en la in­ver­sión en pro­yec­tos cul­tu­ra­les, el apo­yo a in­dus­trias re­la­cio­na­das con la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y el desa­rro­llo del tu­ris­mo y la gastronomía co­mo mo­to­res de la nue­va eco­no­mía.

La fo­to­ge­nia por­tua­ria del li­to­ral del mar Can­tá­bri­co ha­ce jue­go con los le­ga­dos de la era in­dus­trial de fi­na­les del si­glo XIX. El pul­so de la mo­der­ni­dad re­de­fi­nió la ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño de gran­des ciu­da­des co­mo Bilbao, Vi­to­ria y San Se­bas­tián. El ape­go a la tra­di­ción, pa­ra com­pen­sar, aci­ca­la los en­tor­nos ru­ra­les de las pro­vin­cias de Gui­púz­coa, Viz­ca­ya y Ála­va, re­con­ver­ti­das en san­tua­rios del fol­klo­re, una de las len­guas más vie­jas del con­ti­nen­te –el eus­ke­ra– y una cos­mo­vi­sión que ha­ce pie en de­por­tes an­ces­tra­les co­mo el le­van­ta­mien­to de pie­dra, los cor­tes de tron­cos, los jue­gos de pe­lo­ta, las dan­zas fol­kló­ri­cas y las com­pe­ten­cias de poe­sía im­pro­vi­sa­da de los lla­ma­dos ber­tso­la­ris. Los are­na­les de sur­fis­tas y los bal­nea­rios de la aris­to­cra­cia de otros si­glos com­ple­tan el cua­dro pa­ra agen­ciar­se unas va­ca­cio­nes de en­sue­ño y so­ñar con re­pe­tir.

Adiós a las ar­mas

Pa­ra el fo­ras­te­ro em­ba­dur­na­do en pro­tec­tor so­lar re­sul­ta­ría te­me­ra­rio en­la­zar esas postales de he­do­nis­mo y bue­na vi­da con otras tan­tas, en el mis­mo ma­zo, mar­ca­das por la vio­len­cia y to­dos sus de­ri­va­dos que ja­lo­na­ron el de­ve­nir de Es­pa­ña du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das. La pro­cla­ma de pla­ya, are­na en los bol­si­llos y pla­tos de au­tor con­vi­vió, en ré­gi­men de tiem­po com­par­ti­do, con ase­si­na­tos, exi­lio, mie­do, ex­tor­sio­nes y si­len­cio ver­te­bra­dos por la ac­ción de la or­ga­ni­za­ción se­pa­ra­tis­ta ETA, ado­sa­da a una es­pi­ral de

re­pre­sión que tam­bién con­tem­pló la ac­ción cri­mi­nal de gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res co­mo el GAL, tor­tu­ras, aten­ta­dos y per­se­cu­ción a mi­li­tan­tes del en­torno de la iz­quier­da na­cio­na­lis­ta. Un te­rri­to­rio mi­na­do de di­le­mas mo­ra­les re­tra­ta­do por el lla­ma­do rock ra­di­cal vas­co de co­mien­zos de los ochen­ta, con­tes­ta­ta­rio en su versión más po­li­ti­za­da (Kor­ta­tu, Ne­gu Go­rriak) co­mo en su ver­tien­te punk más ácra­ta (La Po­lla Re­cords).

En oc­tu­bre de 2011, Eus­ka­di Ta As­ka­ta­su­na (País Vas­co y Li­ber­tad, en eus­ke­ra) anun­ció el ce­se de­fi­ni­ti­vo de su ac­ti­vi­dad ar­ma­da, ini­cia­da en los úl­ti­mos años de la dic­ta­du­ra mi­li­tar de Francisco Fran­co.

Des­de en­ton­ces, el País Vas­co de a po­co em­pe­zó a adop­tar otro pai­sa­je tes­ti­mo­nial y sus ciu­da­da­nos pa­re­cen de­ci­di­dos a asu­mir nue­vos re­tos. Los que de­ri­van de la ges­tión del pa­sa­do, la readap­ta­ción a la vi­da co­ti­dia­na des­pués de cua­ren­ta años de de­mo­cra­cia tu­te­la­da por la vio­len­cia te­rro­ris­ta y el res­pal­do de un sec­tor de la so­cie­dad que la le­gi­ti­mó co­mo ins­tru­men­to pa­ra la ob­ten­ción de sus ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos.

Los te­mas pen­dien­tes ha­cen fi­la en la con­si­de­ra­ción ciu­da­da­na. El desar­me de ETA, la po­lí­ti­ca car­ce­la­ria con sus pre­sos, el des­agra­vio de los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas, son par­te de la agen­da. Si bien la res­pon­sa­bi­li­dad de esos com­pro­mi­sos le com­pe­te a la so­cie­dad en su con­jun­to, son el ci­ne, la li­te­ra­tu­ra, el en­sa­yo, el có­mic y las se­ries de te­le­vi­sión las dis­ci­pli­nas que des­an­dan la his­to­ria re­cien­te pa­ra en­ten­der qué pa­só y apu­ran ese ca­mino de re­vi­sión a tra­vés de his­to­rias de fic­ción y con­fe­sio­nes en pri­me­ra per­so­na de ver­du­gos y per­se­gui­dos. En­tre la pul­sión por pa­sar pá­gi­na de unos y la de­man­da de en­ten­der de otros, el pa­sa­do se cue­la por la pan­ta­lla co­mo re­cor­da­to­rio de los años de plo­mo, ne­ce­sa­rio pa­ra al­can­zar la ver­dad y con ella la po­si­bi­li­dad de as­pi­rar al con­sue­lo o, al me­nos, a un es­cru­ti­nio de los he­chos sin las coar­ta­das in­hi­bi­to­rias de la per­te­nen­cia a un ban­do.

En es­te pro­ce­so, el País Vas­co afron­ta el desafío del re­gre­so pro­gre­si­vo a la nor­ma­li­dad en lo que se ha acu­ña­do lo que al lec­tor le so­na­rá fa­mi­liar en es­tas co­mar­cas: la ba­ta­lla de los re­la­tos.

El fil­me Ocho ape­lli­dos vas­cos, de Emi­lio Mar­tí­nez-Lá­za­ro, mul­ti­pli­có las car­ca­ja­das des­de su es­treno en 2104 con la his­to­ria de amor ca­ri­ca­tu­ri­za­da de un se­vi­llano de pue­blo con una vas­ca de ca­se­río del in­te­rior. La es­tra­te­gia del hu­mor ofi­ció co­mo ca­tar­sis y pues­ta en ri­dícu­lo de los es­te­reo­ti­pos sin ha­cer fo­co ni ex­po­ner más allá de los lí­mi­tes de la co­me­dia cos­tum­bris­ta los re­sor­tes de la tra­ge­dia.

Le­jos del mar (2015) es la úl­ti­ma en­tre­ga de Ima­nol Uri­be, uno de los au­to­res que más abre­vó en el lla­ma­do elíp­ti­ca­men­te con­flic­to co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción de su ci­ne, ci­men­ta­do en obras co­mo El pro­ce­so de

Bur­gos (1979), La fu­ga de Se­go­via (1981) o Días con­ta­dos (1994).

En A sier y yo, el his­pano-ecua­to­riano Ai­tor Me­rino se ani­ma a re­tra­tar su re­la­ción de años de amis­tad con el miem­bro de ETA Asier Aran­gu­ren. En tan­to, Lasa y Za­ba­la, de Pa­blo Ma­lo, in­da­ga y con­mue­ve con el ca­so de los dos mi­li­tan­tes aber­tza­les se­cues­tra­dos, tor­tu­ra­dos y ase­si­na­dos en la pri­me­ra ac­ción de los GAL, en 1983.

El có­mic se anotó en la pri­me­ra lí­nea de la de­cons­truc­ción de la tra­ge­dia y to­das sus sub­tra­mas. He vis­to ba­lle­nas, de Ja­vier de Isu­si o Las os­cu­ras

ma­nos del ol­vi­do, de Ca­va y Se­guí, se asu­men co­mo in­ten­tos de dar­le en­ti­dad a los per­so­na­jes se­cun­da­rios, en­fras­ca­dos, a ve­ces sin co­mer­la ni be­ber­la, en otras no tan­to, en pul­sio­nes que des­bor­dan su vo­lun­tad.

En el te­rreno del en­sa­yo, la do­nos­tia­rra Edur­ne Por­te­la in­da­ga en

El eco de los dis­pa­ros (Ga­la­xia Gu­ten­berg) el con­tex­to so­cial en el que cun­dió el te­rro­ris­mo, y di­sec­cio­na mu­chas de las obras emer­gen­tes del pro­ce­so. La au­to­ra, que abre­vó an­te­rior­men­te en el es­tu­dio de los trau­mas de las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra mi­li­tar ar­gen­ti­na, des­ba­ra­ta la fór­mu­la de la equi­dis­tan­cia. Pa­ra Por­te­la, aun la vio­len­cia ile­gí­ti­ma que se ejer­ció con­tra los eta­rras en nom­bre del Es­ta­do de de­re­cho no es com­pa­ra­ble con la vio­len­cia sis­te­má­ti­ca de ETA, con sus 800 muer­tos, mi­les de per­se­gui­dos y exi­lia­dos. Una no­ve­la co­mo Twist, de Har­kaitz Cano me­te los de­dos en las lla­gas de la trai­ción que so­bre­vue­la una re­la­ción de amis­tad con el rui­do de fon­do de la mi­li­tan­cia.

Mar­tu­te­ne, de Ra­mon Sai­zar­bi­to­ria ha­ce lo pro­pio con la cul­pa.

Sin em­bar­go, la obra que as­pi­ra a con­ver­tir­se en re­la­to ca­nó­ni­co y emi­sa­rio de la épo­ca es Pa­tria, de Fer­nan­do Aram­bu­ru (San Se­bas­tián, 1959) que Tus­quets aca­ba de pu­bli­car en Ar­gen­ti­na, pre­ce­di­da de un enor­me fe­nó­meno po­lí­ti­co y li­te­ra­rio en el panorama edi­to­rial es­pa­ñol. Unas 650 pá­gi­nas que hil­va­nan la vi­da de dos fa­mi­lias ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­das que aca­ban ro­tas por el te­rro­ris­mo en una at­mós­fe­ra opre­si­va am­bien­ta­da en los du­ros años 80, pla­ga­da de omi­sio­nes, com­pli­ci­da­des, aga­cha­das de ca­be­za y, por su­pues­to, si­len­cio. Una obra mo­nu­men­tal que bus­ca tras­cen­der la co­mo­di­dad de la me­sa de luz en la am­bi­ción, se­gún pa­la­bras del au­tor, de que “la de­rro­ta li­te­ra­ria de ETA si­gue pen­dien­te”. Aram­bu­ru cree en la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de “crear el re­la­to de lo su­ce­di­do”, ta­rea que, en par­ti­cu­lar, en­co­mien­da a las víc­ti­mas: “La me­mo­ria es una ta­rea de to­dos”. •

EL CI­NE Y LA LI­TE­RA­TU­RA VAS­CA ES­TÁN ELA­BO­RAN­DO EL CON­FLIC­TO CO­MO NUN­CA AN­TES.

Postales: La cul­tu­ra del “pin­cho” en los ba­res, los bu­có­li­cos ca­se­rios en los que el tiem­po no pa­sa y la siem­pre pre­sen­te pul­sión in­de­pen­den­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.