Cuan­do los hi­jos aban­do­nan el ni­do

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro Correo - Cecilia La Roc­ca, San­ta Fe.

Sr. Di­rec­tor: Me sen­tí muy iden­ti­fi­ca­da al en­con­trar­me con su no­ta so­bre la par­ti­da de los hi­jos del ho­gar y el lla­ma­do “sín­dro­me del ni­do va­cío” (Rum­bos N°706). Pre­ci­sa­men­te, a ini­cios del año pa­sa­do se fue a vi­vir so­lo el úl­ti­mo de nues­tros tres hi­jos, y al prin­ci­pio fue muy du­ro pa­ra mí acos­tum­brar­me a su au­sen­cia en ca­sa. Su­pon­go que des­pués de ver­los cre­cer y de es­tar con ellos a ca­da pa­so, a la ma­yo­ría de pa­dres nos re­sul­ta di­fí­cil acep­tar que los hi­jos ya no nos ne­ce­si­tan co­mo an­tes. Sin em­bar­go, me po­ne con­ten­ta ver a mi hi­jo ma­du­rar y avan­zar en la vi­da. Con­cuer­do con que es­te es el mo­men­to ideal pa­ra re­des­cu­brir la re­la­ción de pa­re­ja y pa­ra re­to­mar pro­yec­tos o via­jes pos­ter­ga­dos por años. Al fi­nal, se tra­ta so­la­men­te de un nue­vo ci­clo, y no tie­ne por qué ha­ber na­da tris­te en ello. Ca­ri­ños,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.