Una vie­ja, vie­ja cien­cia

“Si la do­len­cia no es gra­ve, pre­fie­ro cu­rar­me con hier­bas, oli­va y whisky an­tes que ati­bo­rrar­me de quí­mi­cos”.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajo Relieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Ha­ce po­co an­du­ve por Ca­ba­na par­ti­ci­pan­do en la inau­gu­ra­ción de un her­mo­so mi­ra­dor en el Pues­to de las En­se­na­das, pro­pie­dad de al­gu­nos ami­gos de ju­ven­tud con los que ten­go la suer­te de se­guir en con­tac­to.

Fui con una de mis so­bri­nas y su ma­ri­do, con el de­seo de mos­trar­le a Ve­ró­ni­ca, cria­da en la ciu­dad, lo que fue nues­tra in­fan­cia en aque­llos re­mo­tos años. Su pa­dre es uno de mis her­ma­nos. No es­ta­ba au­sen­te tam­po­co el de­seo de que ella co­no­cie­ra a gen­te que es­ta­ba asen­ta­da en las Sie­rras an­tes de que mi fa­mi­lia lle­ga­ra, co­mo los due­ños del pre­dio y otros ami­gos que se unie­ron al fes­te­jo.

Y mien­tras es­cu­chá­ba­mos el arro­yo tro­pe­zan­do en las pie­dras vein­te me­tros aba­jo del mi­ra­dor, con una sa­bro­sa em­pa­na­da en la mano –he­cha por el due­ño de ca­sa– me sen­té a ha­blar de yu­yos con uno de es­tos ami­gos, que sue­le pro­veer­me de ellos una vez al año, cuan­do sa­le a nu­trir su bo­ti­quín.

Los yu­yos me gus­tan por­que me gus­tan; pe­ro tam­bién por­que pre­fie­ro, si la do­len­cia no es gra­ve, cu­rar­me con fru­tas, hier­bas y ver­du­ras, con miel, acei­te de oli­va y whisky –ade­más del agua oxi­ge­na­da pa­ra al­gu­nas le­sio­nes–, an­tes de ati­bo­rrar­me con re­me­dios quí­mi­cos (que to­mo sin chis­tar cuan­do la oca­sión lo ame­ri­ta).

Días des­pués de aque­lla char­la en­con­tré, ca­sual­men­te, un vie­jo li­bro so­bre plan­tas me­di­ci­na­les. Co­mo en es­tos años he es­cri­to al­gu­nas no­tas so­bre ello, y siem­pre me han lle­ga­do mu­chas car­tas pre­gun­tán­do­me so­bre el te­ma, de­ci­dí re­to­mar la idea. Y co­men­za­ré por al­go que ca­si to­dos ol­vi­da­mos cuan­do va­mos a usar uno de es­tos re­me­dios ca­se­ros: la for­ma de pre­pa­rar ca­da uno de ellos. Por­que no es lo mis­mo in­fu­sión que de­coc­ción o ma­ce­ra­ción. Y es im­por­tan­te, pues de es­tos mé­to­dos de­pen­de que la plan­ta nos dé lo me­jor de sus prin­ci­pios cu­ra­ti­vos.

La in­fu­sión nos di­ce que de­be­mos usar las hier­bas po­nién­do­las en un re­ci­pien­te –pre­fe­ren­te­men­te con ta­pa–, en el que las ex­pon­dre­mos a un “ca­lor pa­sa­je­ro”, o sea, echán­do­les en­ci­ma el agua hir­vien­do y de­ján­do­las re­po­sar, cu­bier­tas, por al me­nos diez mi­nu­tos. Al ser­vir, las vol­ca­mos por un co­la­dor en la ta­za o el ja­rro, y ya po­de­mos to­mar­las.

La de­coc­ción, en cam­bio, exi­ge que el ca­lor sea pro­lon­ga­do; es de­cir, de­be­mos de­jar­las al fue­go sua­ve unos mi­nu­tos des­pués de que suel­ten el her­vor. Pe­ro es­to tie­ne su pun­to dé­bil: no es con­ve­nien­te pa­ra al­gu­nas ho­jas o par­tes tier­nas de la plan­ta, por­que per­de­rán sus cua­li­da­des vi­ta­les.

Sin em­bar­go, la de­coc­ción –o co­ci­mien­to– es esen­cial pa­ra sa­car lo me­jor de las par­tes du­ras, co­mo sue­len ser las raí­ces o ri­zo­mas, las ba­yas o se­mi­llas, par­te de la cor­te­za, los ta­llos más fuer­tes.

La ma­ce­ra­ción no re­quie­re ca­lor, sino tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te y agua fría: se de­ja la plan­ta en­te­ra o des­me­nu­za­da, bien lim­pia, des­po­ja­da de las par­tes se­cas o de­te­rio­ra­das, en un re­ci­pien­te –vi­drio, lo­za; nun­ca me­tal– con agua co­mún, ya her­vi­da y en­fria­da.

Es­te mé­to­do es el que me­jor pre­ser­va los be­ne­fi­cios cu­ra­ti­vos, ya que no se da­ñan por el ca­lor mo­men­tá­neo o pro­lon­ga­do. De­ben que­dar en re­mo­jo en­tre seis y doce ho­ras. Es el que me­jor pre­ser­va las vi­ta­mi­nas que tien­den, co­mo de­cía María Ele­na Walsh –¿o se­ría Ma­fal­da?–, a des­apa­re­cer al pri­mer her­vor.

La se­ma­na pró­xi­ma pro­me­to brin­dar­les un pe­que­ño re­ce­ta­rio de plan­tas pa­ra di­fe­ren­tes mo­les­tias.

Su­ge­ren­cias:1) Ir a las li­bre­rías de usa­dos y re­pa­sar re­vis­tas vie­jas; ra­ra vez fal­ta­ban no­tas so­bre es­to; 2) Con pa­cien­cia, en­con­tra­rán re­ce­ta­rios que re­par­tían las her­bo­ris­te­rías; 3) En li­bre­rías hay her­mo­sas edi­cio­nes nue­vas, ilus­tra­das y a co­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.