Va­ca­cio­nes en la ga­la­xia

El año que vie­ne ha­brá tu­ris­tas dán­do­le la vuel­ta a la Lu­na: pre­pa­rá tu mo­chi­la in­te­res­te­lar.

La Voz del Interior - Rumbos - - Es Una Ciencia - POR DIE­GO MARINELLI

Con ape­nas unos po­cos días de di­fe­ren­cia se su­ce­die­ron dos anun­cios que to­dos los freaks ve­nía­mos es­pe­ran­do des­de que nos plan­tá­ba­mos fren­te a la te­le a ver Star Trek, Ga­lác­ti­ca y otras fan­ta­sías vin­ta­ge por el es­ti­lo. El pri­me­ro fue un bom­ba­zo: el anun­cio de que en torno a la es­tre­lla Trap­pist-1 danzan 7 pla­ne­tas, de los cua­les 6 po­drían ser ha­bi­ta­bles y 3 has­ta po­drían con­tar con océa­nos. El se­gun­do es que la em­pre­sa Spa­ce X con­fir­mó que va a rea­li­zar el año que vie­ne el pri­mer via­je tu­rís­ti­co al­re­de­dor de la Lu­na.

Spa­ce X es una fir­ma pri­va­da que lle­va años tra­ba­jan­do en las po­si­bi­li­da­des del tu­ris­mo es­pa­cial, coope­ran­do con la NASA en el desa­rro­llo de tec­no­lo­gías que per­mi­tan des­pla­zar­nos por el uni­ver­so. El mó­du­lo lu­nar de Spa­ce X se pa­re­ce bas­tan­te a los de las mi­sio­nes Apo­llo y la in­ten­ción es que ha­ga un bu­cle al­re­de­dor de la Lu­na, sin ate­rri­zar, pe­ro pa­sán­do­le tan cer­ca que los dos tu­ris­tas que irán a bor­do po­drán con­tem­plar con sus pro­pios ojos una in­fi­ni­dad de crá­te­res y pai­sa­jes de nom­bres tan poé­ti­cos co­mo el Mar de la Se­re­ni­dad o la Tie­rra del Ca­lor.

Lo de ir a dis­fru­tar de las pla­yas que pue­dan exis­tir en al­guno de los pla­ne­tas que gi­ran en torno a Trap­pist-1 no se­rá tan sen­ci­llo (al me­nos pa­ra no­so­tros, ca­ver­ní­co­las del si­glo XXI). La es­tre­lla se en­cuen­tra en la cons­te­la­ción Acua­rio, a 39 años luz de la Tie­rra, lo que en tér­mi­nos cós­mi­cos es co­mo de­cir el ba­rrio de al la­do, pe­ro en tér­mi­nos hu­ma­nos im­pli­ca una tra­ve­sía que po­dría du­rar si­glos o has­ta mi­le­nios. Que po­da­mos lle­gar has­ta allí, pri­me­ro pa­ra co­lo­ni­zar y lue­go pa­ra pa­sar unas in­tré­pi­das va­ca­cio­nes (¿lle­ga­rá el día de los mochileros es­pa­cia­les?), de­pen­de fun­da­men­tal­men­te de la evo­lu­ción de los me­dios de pro­pul­sión. Y el gran de­sa­fío es desa­rro­llar una ma­ne­ra de im­pul­sar­nos por en­ci­ma de la ve­lo­ci­dad de la luz, que se­rá la úni­ca for­ma de rea­li­zar un via­je in­te­res­te­lar en el que no co­mien­ce la tra­ve­sía una per­so­na y sea su bis­nie­to el que lle­gue a des­tino (me ima­gino una de esas na­ves-ciu­da­des, on­da cru­ce­ros es­pa­cia­les con gen­te de to­das las ra­zas, to­dos con po­le­ra).

Si bien el asun­to ron­da to­da­vía los te­rre­nos de la cien­cia ficción, la NASA pre­sen­tó ha­ce po­co un pro­yec­to ba­sa­do en el “des­pla­za­mien­to por cur­va­tu­ra” (tam­bién co­no­ci­do co­mo “em­pu­je warp”), que se ba­sa en la dis­tor­sión del es­pa­cio-tiem­po y se­ría ca­paz de im­pul­sar una na­ve a una ve­lo­ci­dad su­pe­rior a la de la luz. Es una for­ma de pro­pul­sión por aho­ra teó­ri­ca, pe­ro que no con­tra­di­ce a nin­gu­na de las le­yes de la fí­si­ca. ¿Sa­ben en qué se ins­pi­ra­ron los cien­tí­fi­cos de la NASA pa­ra crear un pro­to­ti­po? En la En­tre­pri­se, la na­ve de

LA NASA TRA­BA­JA EN UNA NA­VE QUE SU­PERE LA VE­LO­CI­DAD DE LA LUZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.