LOS LEC­TO­RES CON­SUL­TAN

La Voz del Interior - Rumbos - - Gustos Jardín -

Lau­ra, de Men­do­za, tie­ne des­de ha­ce 5 años un ár­bol de pal­ta que no lo­gra te­ner un fo­lla­je ver­de per­ma­nen­te. Pre­sen­ta ho­jas man­cha­das que se caen con­ti­nua­men­te. Y aun­que las re­nue­va, pron­to se se­can sus pun­tas y lue­go las ho­jas en­te­ras.

Lau­ra, por lo que se pue­de apre­ciar en la fo­to­gra­fía, hay to­xi­ci­dad en el sue­lo. Pue­de de­ber­se a que es­té re­ga­do con agua sa­li­tro­sa, a que ha­ya de­rra­mes de hi­po­clo­ri­to, de de­sin­fec­tan­tes o de agua con clo­ro de al­gu­na pis­ci­na cer­ca­na. En tal ca­so, de­be­rá cam­biar la tie­rra de al­re­de­dor del ár­bol o mo­ver­lo de lu­gar en in­vierno. Des­car­te tam­bién un ata­que de in­sec­tos o de hon­gos.

Paola Rodríguez, de San Luis, tie­ne un li­mo­ne­ro con co­chi­ni­lla al­go­do­no­sa. Ya in­ten­tó eli­mi­nar­la fu­mi­gan­do y echán­do­le agua con ja­bón, pe­ro na­da ha fun­cio­na­do.

Paola, la co­chi­ni­lla al­go­do­no­sa se com­ba­te con un pre­pa­ra­do con­sis­ten­te en 3 cu­cha­ra­das so­pe­ras de ra­lla­du­ra de ja­bón blan­co o de co­co di­suel­tas en 2 li­tros de agua. Es in­dis­pen­sa­ble que ha­ga un mí­ni­mo de 4 apli­ca­cio­nes con 7 días de in­ter­va­lo en­tre ellas. De no cum­plir con es­to, la es­pe­cie reac­cio­na an­te la agre­sión y se mul­ti­pli­ca, que es lo que de­be ha­ber­le ocu­rri­do en su ár­bol. Ade­más, de­be­rá li­mi­tar el in­gre­so de hor­mi­gas ne­gras, ya que es­tas atraen a las co­chi­ni­llas, que vi­ven de sus exu­da­dos me­lo­sos. Pa­ra con­tro­lar a la hor­mi­ga ne­gra, com­pre en un vi­ve­ro re­si­na de pino y co­ló­que­la al­re­de­dor del ta­llo de la plan­ta en for­ma de co­llar pe­ga­jo­so. No po­drán su­pe­rar es­ta ba­rre­ra.

Na­ta­lia, de Córdoba Ca­pi­tal, ne­ce­si­ta po­dar un ár­bol de pal­tas que tie­ne va­rias ra­mas se­cas y no sa­be en qué épo­ca ha­cer­lo, ya que es­te pro­du­ce pal­tas du­ran­te to­do el año.

Na­ta­lia, la épo­ca pro­pi­cia pa­ra po­dar las ra­mas de es­te ár­bol po­dría ser a prin­ci­pios de agos­to. ¡Éxi­tos en la ta­rea!

Gui­ller­mo Ro­me­ro, de Ma­lar­gue, Men­do­za, pre­gun­ta qué pue­de ha­cer pa­ra eli­mi­nar las ro­se­tas del cés­ped de su jar­dín.

Gui­ller­mo, exis­ten her­bi­ci­das que ma­tan la plan­ta, pe­ro con es­te mé­to­do sue­len que­dar, es­par­ci­das por el jar­dín, en­tre 50 y 500 se­mi­llas vi­vas, que even­tual­men­te na­ce­rán y vol­ve­rán a traer pro­ble­mas. La úni­ca for­ma de eli­mi­nar la ro­se­ta (Al­ter­nant­he­ra pun­gens) de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va es em­pu­ñar un sa­ca­yu­yos o cu­chi­llo vie­jo y de­di­car­se a ex­traer las ro­se­tas des­de sus raí­ces. Lue­go, co­lo­car­las in­me­dia­ta­men­te en una bol­sa de po­li­eti­leno, de ma­ne­ra de no es­par­cir sus se­mi­llas en el jar­dín. Le re­co­mien­do ar­mar­se de pa­cien­cia y, so­bre to­do, con­se­guir un al­moha­dón mu­lli­do pa­ra las ro­di­llas.

Mó­ni­ca, de Men­do­za, en­vía fo­tos de una plan­ta que tie­ne unos pe­que­ños fru­tos ver­des que al ma­du­rar to­man un co­lor ne­gro. La plan­ta es­tá en una ma­ce­ta con un jaz­mín ce­les­te y ella tie­ne mie­do de que se lo arrui­ne. Con­sul­ta qué de­be ha­cer.

Mó­ni­ca, la plan­ta de fru­ti­tos ne­gros es un

So­la­num ni­grum, plan­ta de al­tí­si­ma to­xi­ci­dad pa­ra las per­so­nas. Ade­más, li­be­ra to­xi­nas en el sue­lo que in­hi­ben el cre­ci­mien­to de otras plan­tas que no per­te­nez­can a su es­pe­cie. Le re­co­mien­do sa­car­la de in­me­dia­to, uti­li­zan­do guan­tes de lá­tex pa­ra evi­tar el con­tac­to di­rec­to de sus ju­gos con la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.