“Soy un hom­bre po­lí­ti­co y eso se ve en mis obras”

Si­gue ga­nán­do­se la vi­da co­mo ar­tis­ta, pe­ro aho­ra más co­nec­ta­do con sus de­seos y con la so­cie­dad a tra­vés de las car­tas pú­bli­cas que di­fun­de en Fa­ce­book. En 2016 su­peró un cáncer sor­pre­si­vo; se se­pa­ró de su his­tó­ri­co so­cio, Án­gel Mah­ler; y de­jó atrás cin­co

La Voz del Interior - Rumbos - - Es Una Ciencia - TEXTO JAVIER FIR­PO FO­TO JO­SE NICOLINI

“Es­tá ter­mi­nan­do de me­di­tar, ya te va a aten­der”, di­ce el asis­ten­te de pren­sa. Al ra­ti­to, ve­nia me­dian­te, in­gre­sa­mos al pe­que­ño mun­do que Pe­pe Ci­brián cons­tru­yó en el ca­ma­rín del Tea­tro As­tral, una suer­te de “re­ti­ro es­pi­ri­tual” en el que el di­rec­tor, ac­tor y es­cri­tor bus­ca su me­jor ver­sión pa­ra sa­lir a es­ce­na con Lord, su fla­man­te mu­si­cal. Lo en­con­tra­mos echa­do en un sillón, co­mo una efi­gie grie­ga, con sus lar­gas pier­nas cru­za­das y mi­man­do a Qui­jo­te, el enor­me ove­je­ro blan­co que pa­re­ce una mas­co­ta de la realeza.

¿En qué pen­sa­bas, Pe­pe?

Es­ta­ba ha­cien­do un rau­do re­pa­so de es­tos me­ses y agra­de­cía, so­bre to­do, es­tar vi­vo y es­tre­nan­do una nue­va obra. En al­gún mo­men­to pen­sé que no iba a lle­gar; una en­fer­me­dad me tra­jo ma­los au­gu­rios. Pe­ro es­tar aquí, en el ca­ma­rín, en si­len­cio, me per­mi­te te­ner una mi­ra­da más dis­tan­te de 2016, el año más sig­ni­fi­ca­ti­vo y re­so­nan­te de mi vi­da. “Sig­ni­fi­ca­ti­vo y re­so­nan­te”, sub­ra­ya Pe­pe Ci­brián: se re­fie­re a un año que arran­có con una re­fres­ca­di­ta es­té­ti­ca de pár­pa­dos y pa­pa­da en ju­nio; y de­ri­vó, tras los análisis mé­di­cos, en una ines­pe­ra­da y apre­su­ra­da ope­ra­ción, en agos­to, de­bi­do a un cáncer de prós­ta­ta. El año pa­sa­do tam­bién es­tu­vo sig­na­do por la se­pa­ra­ción de Án­gel Mah­ler, su so­cio ar­tís­ti­co du­ran­te más de vein­ti­cin­co años; y, en­ci­ma, de­ci­dió aban­do­nar sus se­sio­nes de te­ra­pia lue­go >>>>

>>>> de ca­si me­dio si­glo de ha­blar­le al psi­có­lo­go des­de el di­ván. “Y aquí es­toy: en­te­ro, or­gu­llo­so y más li­viano de equi­pa­je”, enu­me­ra el re­gis­seur de 68 años.

¿Por qué de­ci­dis­te ha­cer una car­ta pú­bli­ca so­bre el cáncer?

Por­que te­ne­mos que ter­mi­nar de una vez con el ta­bú del cáncer: ¿Por qué no se lo pue­de men­cio­nar? Es im­por­tan­te ha­blar cla­ro y de­cir las co­sas co­mo son. Tu­ve un tu­mor, lo afron­té y me ope­ré con mu­cho mie­do, pe­ro lo hi­ce por­que amo la vi­da.

Tam­bién ins­tas­te a la gen­te a que se ha­ga los exá­me­nes per­ti­nen­tes…

Los che­queos de prós­ta­ta des­pier­tan mu­cho pu­dor en los hom­bres; pe­ro ya es­tá, es al­go que to­dos de­be­mos ha­cer a cier­ta edad. No so­mos me­nos ma­chos por eso. Con mi texto en Fa­ce­book, qui­se con­cien­ti­zar a esos hom­bres que, por pre­jui­cio, om­ni­po­ten­cia, de­ja­dez y mie­do, de­mo­ran una con­sul­ta que pue­de sal­var­los.

Lo lla­ma­ti­vo es que vos es­cri­bis­te la obra Lord, que ha­bla de la muer­te, an­tes de tu en­fer­me­dad…

¡Creer o re­ven­tar! Es in­creí­ble, pa­re­cía una pre­mo­ni­ción, aun­que yo por suer­te si­go aquí aba­jo. En Lord ha­go fo­co en la muer­te co­mo al­go alen­ta­dor y di­ver­ti­do; y cuen­to que allá arri­ba la vi­da es bár­ba­ra, tran­qui­la...

¿Te ima­gi­nás así la muer­te?

Me gus­ta des­dra­ma­ti­zar­la. De to­das for­mas, pien­so que hay al­go que su­ce­de en el cie­lo. Pa­ra mí, pa­pá y ma­má es­tán jun­tos, pa­sán­do­la muy bien [ha­bla mi­ran­do el cie­lo­rra­so]. Por suer­te, tu­ve la lu­ci­dez pa­ra es­cri­bir una obra so­bre la muer­te, tier­na y es­pe­ran­za­do­ra. El tea­tro nos sa­na.

Cu­rio­so es, ade­más, que Lord sea la pri­me­ra pie­za que ha­cés des­pués de la se­pa­ra­ción con Mah­ler…

Así se dio to­do. No ten­go na­da con­tra Án­gel... Sen­tía que te­nía que pe­gar un vo­lan­ta­zo con mis es­pec­tácu­los: los que­ría más di­ná­mi­cos, más co­ti­dia­nos, no tan épi­cos.

Co­di­ri­gís Lord con Va­le­ria Am­bro­sio, al­go atí­pi­co en tu ca­rre­ra.

En cin­cuen­ta años, es la pri­me­ra vez que com­par­to la di­rec­ción de una obra mía, y la pri­me­ra vez que al­guien que no soy yo se en­car­ga de la ilu­mi­na­ción. Va­le­ria me sor­pren­dió y me deses­truc­tu­ró; es una mu­jer que me lle­na de paz, al­go esen­cial en es­te mo­men­to de mi vi­da.

¿Re­cor­dás char­las con tu vie­jo?

Una so­bre to­do: cuan­do por fin me atre­ví a de­cir­le que era gay. Me res­pon­dió: “Se es hom­bre en la vi­da, no en la ca­ma”. Un ge­nio.

¿Tu ma­má ya lo sa­bía?

No, tam­po­co. Pe­ro a mí me im­por­ta­ba más mi vie­jo, que era un ser ex­qui­si­to. Ma­má era fue­go, un ser má­gi­co, que amé y me dio esa fuer­za pa­ra ir pa­ra ade­lan­te.

EL SE­ÑOR DE LAS RE­DES

Pa­ra un aman­te de la tec­no­lo­gía, co­mo Pe­pe, la edad nun­ca es un im­pe­di­men­to a la ho­ra de su­mer­gir­se en las re­des so­cia­les. Por me­dio de ellas, co­no­ció ha­ce quin­ce años a su pa­re­ja, San­tia­go Ze­no­bi; y allí des­plie­ga una in­ten­sa ac­ti­vi­dad a tra­vés de Fa­ce­book, Ins­ta­gram y Twit­ter, don­de se mues­tra co­mo un ciu­da­dano com­ba­ti­vo. “Me tie­ne muy preo­cu­pa­do la si­tua­ción ge­ne­ral y me expreso li­bre­men­te por­que no le de­bo na­da a na­die. Tra­ba­jé to­da la vi­da con pa­sión y ho­nes­ti­dad. Tam­bién re­co­noz­co que vo­té y me equi­vo­qué con Me­nem, Cris­ti­na y Ma­cri. No me ca­so con na­die”, afir­ma.

Se te es­cu­cha apa­sio­na­do con la reali­dad sien­do un hom­bre de la ficción.

¿Qué tie­ne que ver? No soy un po­lí­ti­co de ra­za, pe­ro sí un hom­bre po­lí­ti­co. Y la po­lí­ti­ca in­flu­ye di­rec­ta­men­te en mis obras por­que es­cri­bo de acuer­do a mis es­ta­dos de áni­mo, que se ri­gen por la vi­da co­ti­dia­na.

¿Tu gran asig­na­tu­ra pen­dien­te es la pa­ter­ni­dad?

Di­ga­mos que sí. Qui­se ser pa­dre sien­do muy jo­ven, ca­sa­do con Ana María Co­res, pe­ro ella no qui­so. Des­pués me em­bar­qué en mi ca­rre­ra con vo­ra­ci­dad, y cuan­do vol­vió a sur­gir la po­si­bi­li­dad, ha­ce po­co, me sen­tí gran­de. Le di­je a San­tia­go, mi ma­ri­do, que no es­ta­ba del to­do con­ven­ci­do por­que si a él lle­ga­ba a pa­sar­le al­go, ¿qué iba a ha­cer so­lo, sien­do vie­jo cho­to, con un ni­ño? Con o sin hi­jos, ce­le­bro la vi­da, lo bueno, la fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.