SIN HI­JOS

¿EN QUE PIEN­SAN LAS PAREJAS QUE NO PIEN­SAN EN SER PA­DRES?

La Voz del Interior - Rumbos - - Nota De Tapa -

En mu­chos paí­ses, so­bre to­do en los más desa­rro­lla­dos, la vi­da sin hi­jos es ten­den­cia ha­ce ra­to. En la Ar­gen­ti­na, en cam­bio, to­da­vía pa­re­ce pe­sar el com­bo de man­da­tos y pre­con­cep­tos, y son po­cas las parejas que acep­tan y de­fien­den en pú­bli­co su de­ci­sión de sal­tear­se la pa­ter­ni­dad. Si bien es un fe­nó­meno que por aho­ra se evi­den­cia ma­yor­men­te en las gran­des ciu­da­des, las ten­den­cias de­mo­grá­fi­cas, so­cia­les y cul­tu­ra­les ha­cen pre­ver que no pa­ra­rá de cre­cer en los pró­xi­mos años, en­fren­tan­do a lo que pa­re­ce ser su ma­yor obs­tácu­lo: la mi­ra­da de los de­más.

DDo­min­go fa­mi­liar. Dos de las her­ma­nas –se­pa­ra­das– se ocu­pan de sus hi­jos pe­que­ños. La pri­ma – ya di­vor­cia­da– le cam­bia los pa­ña­les al su­yo. Los an­fi­trio­nes –Ga­brie­la, de 36 y Es­te­ban, de 40– mues­tran fo­tos de su re­cien­te via­je a Gre­cia, un atar­de­cer en San­to­ri­ni: “¿Ves ese ho­te­li­to en la pun­ta, con el ja­cuz­zi al ai­re li­bre y la me­jor vis­ta? Ahí es­tá­ba­mos no­so­tros”, co­men­ta ella en­tu­sias­ma­da. La pri­ma en­tor­na los ojos y ve, ade­más del ja­cuz­zi, dos co­pas de vino y el mar tur­que­sa de fon­do. Des­pués, vuel­ve la vis­ta al pa­ñal.

Ga­briel es la úni­ca de las tres her­ma­nas que de­ci­dió –jun­to a su ma­ri­do– no te­ner hi­jos. Lle­van 18 años en pa­re­ja. Mien­tras sir­ve ca­fés he­chos con su fla­man­te má­qui­na Nes­pres­so, son­ríe y co­men­ta que en mes y me­dio via­ja­rán a Nue­va York con unos pa­sa­jes que con­si­guie­ron a muy buen pre­cio.

La de Es­te­ban y Ga­brie­la es una de las tan­tas parejas DINK que vi­ven en la Ar­gen­ti­na. El acró­ni­mo, no tan es­cu­cha­do en el país, es in­glés (Dou­ble In­co­me, No Kids) y re­fie­re a las parejas de adul­tos en las que am­bos miem­bros ge­ne­ran in­gre­sos y de­ci­den no te­ner hi­jos. Sue­len te­ner en­tre 25 y 40 años, vi­ven ma­yor­men­te en ciu­da­des, cuen­tan con bue­nos sa­la­rios y un ni­vel edu­ca­ti­vo ele­va­do. Su es­ti­lo de vi­da es­tá orien­ta­do al cre­ci­mien­to per­so­nal: prio­ri­zan es­tu­diar, per­fec­cio­nar­se, desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te y –con el di­ne­ro y el tiem­po li­bre– via­jan, sa­len a ce­nar, com­pran lo úl­ti­mo en tec­no­lo­gía y moda. En es­te es­que­ma de prio­ri­da­des, los ni­ños son per­ci­bi­dos co­mo un lí­mi­te.

En mu­chos de los paí­ses desa­rro­lla­dos, la vi­da sin hi­jos es ten­den­cia ha­ce ra­to. En la Ar­gen­ti­na, en cam­bio, to­da­vía pa­re­ce pe­sar el com­bo de man­da­tos y pre­con­cep­tos, y son po­cas las parejas que acep­tan y de­fien­den en pú­bli­co su de­ci­sión de sal­tear­se la pa­ter­ni­dad. Los gru­pos en las re­des so­cia­les pa­re­cen con­fir­mar es­ta idea: “Child­free sin hi­jos Ar­gen­ti­na” y “Parejas sin hi­jos” son fo­ros ce­rra­dos que fun­cio­nan en Fa­ce­book y que, en los úl­ti­mos años, se con­vir­tie­ron en una suer­te de con­fe­sio­na­rio pa­ra aque­llos que no quie­ren te­ner hi­jos y que ahí en­cuen­tran un lu­gar pa­ra con­tar su his­to­ria sin que se juz­gue su elec­ción. A los ca­sos más ex­tre­mos se los lla­ma child ha­ters, y son aque­llos que di­rec­ta­men­te no so­por­tan las si­tua­cio­nes con ni­ños.

El fe­nó­meno ge­ne­ra reacciones en el en­torno. La de los ami­gos que no en­tien­den có­mo eli­gen per­der­se de ser pa­dres; la de la fa­mi­lia, an­sio­sa por la lle­ga­da de so­bri­nos y nie­tos; la del mar­ke­ting, que in­da­ga de qué mo­do ven­der­les via­jes y ob­je­tos de con­su­mo; y la de las Cien­cias So­cia­les, que in­ten­tan ex­pli­car­le al res­to de la hu­ma­ni­dad de qué va to­do es­to de no que­rer ser pa­dres.

En el es­pe­jo

Des­de la pers­pec­ti­va de la pa­re­ja no pa­re­ce ha­ber de­ma­sia­dos gri­ses. El po­ten­cial hi­jo o hi­ja ven­dría a po­ner un lí­mi­te a la ex­pan­sión per­so­nal. Fin de la cues­tión.

Ma­ria­na Cor­tez, de 24 años, es es­tu­dian­te de quin­to año de In­ge­nie­ría en Sis­te­mas y es­tá en pa­re­ja con Ju­lián Ce­pe­da, de 27, que tra­ba­ja en un es­tu­dio de Ar­qui­tec­tu­ra: “Un hi­jo nos ro­ba­ría to­do: pla­nes, sue­ños, tiem­po y re­cur­sos que hoy te­ne­mos pa­ra de­di­car­nos a no­so­tros”, sos­tie­ne ella. “Nos gus­tan los ni­ños, ado­ro a mis so­bri­nos y a los de Ju­lián. Jue­go con ellos y nos lle­va­mos bien, pe­ro so­lo por un ra­to. Si se po­nen ca­pri­cho­sos, se los de­vuel­vo a los pa­dres. No te­ne­mos pro­ble­mas con nues­tros ami­gos que tie­nen hi­jos, pe­ro no es lo que que­re­mos pa­ra nues­tra vi­da”.

Tam­po­co María, una mé­di­ca de 25 años, en pa­re­ja ha­ce seis con En­ri­que, un abo­ga­do de 26, tu­vo pro­ble­mas pa­ra des­ple­gar su de­sin­te­rés por la ma­ter­ni­dad: “De ni­ña nun­ca ju­gué a la ma­má, ni a la co­ci­ni­ta ni na­da si­mi­lar. Me in­tere­sa­ba más lo re­la­cio­na­do a cien­cias na­tu­ra­les, te­ner mi­cros­co­pios, atra­par in­sec­tos, ju­gar al doc­tor, di­bu­jar o pin­tar. Soy mé­di­ca: co­mo es­tu­dian­te cur­sé obs­te­tri­cia y re­afir­mé

mi de­ci­sión de nun­ca em­ba­ra­zar­me. No es al­go que quie­ra pa­ra mí. Cuan­do co­no­cí a En­ri­que, se lo plan­teé y por suer­te lo acep­tó”. Él asien­te: “La quie­ro a ella por có­mo es, no por los hi­jos que pue­da dar­me. No es la úni­ca for­ma de rea­li­za­ción”. Ase­gu­ran que en su pa­re­ja siem­pre hu­bo diá­lo­go y con­fian­za, por lo que ella se sin­tió có­mo­da pa­ra plan­tear­lo des­de el prin­ci­pio co­mo un te­ma más. “De­ci­dí li­gar­me las trom­pas por­que es­toy se­gu­ra de mi de­ci­sión”, ex­pli­ca. En­ri­que ad­vier­te que su mo­do de vi­da no po­dría in­cluir hi­jos: “Tra­ba­ja­mos full

ti­me, se­gui­mos es­tu­dian­do y he­mos via­ja­do jun­tos por La­ti­noa­mé­ri­ca y Europa, y te­ne­mos pla­nea­do se­guir vi­vien­do así. Nos gus­ta nues­tra vi­da. No se tra­ta de no asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des o de vi­vir de fies­ta: so­mos su­per­res­pon­sa­bles en nues­tra vi­da en to­dos los as­pec­tos”.

Lu­ca Giu­liano Gar­cía, em­pren­de­dor y ar­tis­ta de 22 años y Lau­ra Sil­va, una ar­tis­ta mul­ti­dis­ci­pli­na­ria de 34, cuen­tan que el te­ma se dio na­tu­ral­men­te: “No te­ne­mos temas ta­bú. Es una de­ci­sión de­ma­sia­do im­por­tan­te co­mo pa­ra no ha­blar­la, y va más allá de la pa­re­ja, por­que una re­la­ción pue­de ter­mi­nar­se, pe­ro te­ner un hi­jo es pa­ra to­da la vi­da”. Ob­ser­va­ron su en­torno y to­ma­ron no­ta de dos pun­tos. El pri­me­ro de ellos, que las fa­mi­lias que co­no­cían no les pa­re­cían fe­li­ces: “Ver­las nos ge­ne­ra­ba es­trés, pe­na; nos cos­ta­ba en­ten­der por qué tu­vie­ron hi­jos”, di­cen. El se­gun­do, que les pa­re­ce irres­pon­sa­ble traer un ni­ño a un mun­do su­per­po­bla­do y con es­ca­sez de re­cur­sos.

En cam­bio, Ma­ria­na Áva­los, una do­cen­te de 47 años, en pa­re­ja con Al­ber­to Rin­cón Ba­rra­gán, un em­pre­sa­rio de 57, tu­vo un po­co más de ca­vi­la­cio­nes: “Un día, de uno de esos años en que mis ami­gas de to­da la vi­da em­pe­za­ron a que­dar em­ba­ra­za­das, lo char­la­mos. Él no te­nía ga­nas de ser pa­dre otra vez, pe­ro si era mi de­seo me iba a acom­pa­ñar. Me de­jé acu­nar irres­pon­sa­ble­men­te por un la­do, por la du­da que re­sul­ta­ba de los na­ci­mien­tos a nues­tro al­re­de­dor y, por otro la­do, por el po­si­ble arre­pen­ti­mien­to que po­dría so­bre­ve­nir con los años. Afor­tu­na­da­men­te en­ten­dí que nues­tra his­to­ria era de a dos. Sin hi­jos. El de­seo ge­nuino de ser ma­má nun­ca lle­gó”.

Cecilia Zu­ga­za­ga, psi­có­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en clí­ni­ca de parejas y fa­mi­lia, ya ha oí­do cien­tos de ca­sos. “Mu­chas ve­ces al­guno es más ca­te­gó­ri­co que el otro al res­pec­to, pe­ro cuan­do al­guno de los miem­bros de la pa­re­ja quie­re hi­jos, lo an­te­po­ne in­clu­so a la mis­ma pa­re­ja”, sos­tie­ne.

La mi­ra­da de los otros

Ha­ce ca­si diez años, Ma­ria­na abrió el­blog“Mu­jer fe­liz sin hi­jos” co­mo una reac­ción (un po­co exa­cer­ba­da, re­co­no­ce hoy) an­te el har­taz­go que sen­tía con ca­da in­sis­ten­cia de quie­nes, con las me­jo­res in­ten­cio­nes, le in­sis­tían a dia­rio con men­sa­jes del ti­po “¿Y qué vas a ha­cer cuan­do seas vie­ja?”, “¿Quién te va a cui­dar?”, “¿No se van a abu­rrir so­los?”, “Cuan­do sal­go a ce­nar con mi ma­ri­do, no sé ni de qué ha­blar”, “Mi­rá que la fe­li­ci­dad más gran­de de una mu­jer son sus hi­jos...”. Y co­men­ta: “Mal­de­cían al ma­ri­do por­que se ha­cía el dor­mi­do si el be­bé llo­ra­ba o des­po­tri­ca­ban con­tra la sue­gra o a la pro­pia ma­dre por­que aho­ra son abue­las mo­der­nas y na­die les cui­da los pi­bes. Pa­ra mí la fe­li­ci­dad bas­ta con mi com­pa­ñe­ro y la her­mo­sa vi­da que te­ne­mos y que se­gui­mos cons­tru­yen­do”.

María y En­ri­que es­tán en pa­re­ja ha­ce seis años, pe­ro to­da­vía no lo­gran que la fa­mi­lia en­tien­da su de­ci­sión. “No les gus­ta na­da, di­cen que con el tiem­po va­mos a cam­biar de opi­nión, pe­ro ya lo van a acep­tar”, con­fía ella.

“He­mos si­do pre­sio­na­dos so­cial­men­te pa­ra cons­truir fa­mi­lias nu­clea­res, pa­triar­ca­les, cris­tia­nas o ju­días... ¡los In­galls! Pe­ro la pre­sión ha lle­va­do a tan­tas frus­tra­cio­nes en las per­so­nas, so­bre to­do en las mu­je­res, que se han vis­to for­za­das so­cial­men­te al ma­tri­mo­nio (o a la con­vi­ven­cia) y a la ma­ter­ni­dad o pa­ter­ni­dad en con­tra de sus ver­da­de­ros de­seos. Pa­ra mu­chos, ser pa­dres los obli­gó a tor­cer el des­tino de sus vi­das y a asu­mir obli­ga­cio­nes que en ver­dad nun­ca qui­sie­ron”, afir­ma la psi­có­lo­ga Zu­ga­za­ga. “Pro­crear no es el úni­co ob­je­ti­vo de las per­so­nas y, ade­más, hay for­mas de crear que pa­san por otros lu­ga­res. De a po­co, sa­li­mos de la idea de fa­mi­lia pa­triar­cal ca­pi­ta­lis­ta a la que alu­día Freud en 1900 y con ca­da cen­tí­me­tro de evo­lu­ción ven­ce­mos pre­sio­nes so­cia­les”.

Ob­je­tos de de­seo

Cuan­do ve ve­nir un DINK, el ex­per­to en mar­ke­ting afi­la los col­mi­llos. De he­cho, el acró­ni­mo re­sal­ta la par­te eco­nó­mi­ca del fe­nó­meno: ese ex­ce­den­te que se ge­ne­ra al te­ner dos suel­dos pro­fe­sio­na­les pa­ra dis­tri­buir en un ho­gar for­ma­do por dos per­so­nas.

El per­fil so­cio­ló­gi­co es es­pe­cial­men­te atrac­ti­vo pa­ra aque­llas mar­cas que ofre­cen ar­tícu­los ex­clu­si­vos. “Tie­nen una dis­po­ni­bi­li­dad más am­plia pa­ra el gas­to per­so­nal, ya que, en fa­mi­lias con hi­jos, ca­da nue­vo in­te­gran­te im­pli­ca una mer­ma en la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va del gru­po”, sos­tie­ne Ger­mán Mo­ra­les, li­cen­cia­do en Mar­ke­ting, quien ha­ce años si­gue el desa­rro­llo de es­te seg­men­to.

Si con el co­rrer de los años la ten­den­cia se ins­ta­la, gran par­te de la po­bla­ción se­rá ma­yo­ri­ta­ria­men­te adul­ta. Y eso trae­rá no so­lo re­per­cu­sio­nes en el mo­do de con­su­mo, sino tam­bién en las es­truc­tu­ras fa­mi­lia­res, en nues­tra for­ma de en­ten­der la vi­da en fa­mi­lia e in­clu­so en los ro­les de gé­ne­ro. •

“TE­NER HI­JOS NO ES LA ÚNI­CA FOR­MA DE REA­LI­ZA­CIÓN”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.