Una vie­ja, vie­ja cien­cia II

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajo Relieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

La her­bo­la­ria se ha usa­do co­mo me­di­ci­na –por mi­les de años– en los pue­blos de Orien­te, en­tre los abo­rí­ge­nes ame­ri­ca­nos, en las Is­las del Pa­cí­fi­co y to­do lu­gar que po­da­mos nom­brar. Y aun­que fue en el Me­dioe­vo cuan­do su es­tu­dio se pro­fun­di­zó, lo ex­tra­or­di­na­rio es que aún hoy si­ga­mos usán­do­la, y con bue­nos re­sul­ta­dos.

En ge­ne­ral, la ma­yor par­te de la gen­te que co­noz­co se in­tere­sa por es­tos tra­ta­mien­tos para abor­dar en­fer­me­da­des le­ves del sistema res­pi­ra­to­rio, co­mo res­fríos, ca­ta­rro, an­gi­nas y esa tos que no ter­mi­na de ir­se lue­go de los an­ti­bió­ti­cos.

Las plan­tas que tra­tan ma­les­ta­res del hí­ga­do, de los ri­ño­nes y del es­tó­ma­go es­tán en­tre las más pe­di­das; sin ol­vi­dar aque­llas para las ce­fa­leas, a las que mu­chas ve­ces la quí­mi­ca pa­re­ce no do­ble­gar. Tam­bién es­tán las em­plea­das con­tra do­len­cias del sistema cir­cu­la­to­rio y las ar­ti­cu­la­cio­nes, los do­lo­res reu­má­ti­cos, de mue­las y para el ali­vio de gol­pes.

En­tre mis li­bros vie­jos, he en­con­tra­do uno edi­ta­do en 1928 y ti­tu­la­do Yer­bas me­di­ci­na­les ar­gen­ti­nas, cu­yo au­tor, Do­min­go Sag­ge­se, nos acla­ra en la pri­me­ra ho­ja: “En la na­tu­ra­le­za es­tán los ver­da­de­ros re­cur­sos para com­ba­tir las en­fer­me­da­des”. Y más ade­lan­te nos da un con­se­jo que yo mis­ma he se­gui­do, no so­lo en cuan­to a es­tos sa­be­res se re­fie­re, sino a cuan­ta co­sa me in­tere­sa, des­de li­te­ra­tu­ra y fol­clo­re has­ta his­to­ria: “Nues­tros abue­los te­nían ra­zón: aco­piar da­tos que van su­mer­gién­do­se en el ol­vi­do, con­ser­var la tra­di­ción de es­tos co­no­ci­mien­tos ra­ti­fi­ca­dos por cien­tos años de prue­ba, que la ex­pe­rien­cia ha de­mos­tra­do ser una sa­bia ver­dad, es obra útil”.

Fue tal el éxi­to de es­te li­bro, que me­dio si­glo des­pués aún se re­edi­ta­ba, a ve­ces con al­gu­nos agre­ga­dos y siem­pre ilus­tra­do con nues­tra flo­ra ar­gen­ti­na y ame­ri­ca­na.

En­tre sus re­ce­tas, se­ña­la el am­bay, que da muy bue­nos re­sul­ta­dos

“La car­que­ja se des­ta­ca en­tre las yer­bas me­di­ci­na­les: es de­pu­ra­ti­va, diu­ré­ti­ca y es­ti­mu­la el vi­gor mas­cu­lino.”

para las afec­cio­nes de las vías res­pi­ra­to­rias, des­de “ca­ta­rros an­ti­guos a to­ses per­ti­na­ces”; y tam­bién para las per­so­nas ma­yo­res con pro­ble­mas as­má­ti­cos. Es, ade­más, un buen tó­ni­co car­día­co. ¿Có­mo pre­pa­rar­lo? Se hier­ven 100 g de ho­jas por ca­da li­tro de agua has­ta re­du­cir­la a la mi­tad. Se cue­la y se to­man cua­tro o cin­co ta­zas por día, en­dul­za­das con miel.

Para las de­bi­li­da­des car­día­cas es muy usa­do el ce­drón, que tie­ne otras pro­pie­da­des: para las afec­cio­nes del es­tó­ma­go re­la­cio­na­das con es­ta­dos ner­vio­sos; co­mo es­ti­mu­lan­te en el de­cai­mien­to; para los ma­los ra­tos; des­pués de un sus­to, agre­gar­le to­ron­jil. Se to­ma en in­fu­sión: 20 g de ho­jas en un li­tro de agua, dos ta­zas al día o usa­do en el ca­fé o el ma­te.

Para los ma­les del hí­ga­do, la rei­na es la car­que­ja, de la que el au­tor nos acla­ra que me­re­ce un si­tio de ho­nor en­tre las yer­bas me­di­ci­na­les por sus “va­lio­sas pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas”. Es de­pu­ra­ti­va del or­ga­nis­mo, diu­ré­ti­ca, ali­ge­ra la ori­na, aca­ba con las man­chas de la piel que pro­vie­nen de la dis­fun­ción he­pá­ti­ca, y es­ti­mu­la el vi­gor mas­cu­lino. Ya era co­no­ci­da por nues­tros in­dios pam­pas. Para úl­ce­ras, apli­car­la en fo­men­tos. Pue­de usar­se cons­tan­te­men­te, to­man­do una ta­ci­ta dia­ria de 20 g de ho­jas y ta­llos en coc­ción, por ca­da li­tro de agua. Esta ti­za­na es muy amar­ga; pue­de en­dul­zar­se con miel, con azú­car que­ma­da o agre­gar­le pe­pe­ri­na.

Co­mo el te­ma es de in­te­rés, la se­ma­na que vie­ne agre­ga­ré otras do­len­cias con sus hier­bas.

Su­ge­ren­cias: 1) Ver la se­rie bri­tá­ni­ca Cad­fael, un mon­je her­bo­la­rio cu­yas aven­tu­ras trans­cu­rren en­tre 1137 y 1145 en una aba­día del país de Ga­les, y pro­ta­go­ni­za­da na­da me­nos que por De­rek Ja­co­bi. 2) Leer las no­ve­las que le die­ron ori­gen, de Ellis Pe­ter, para eBook o en li­bre­rías de usa­dos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.