Co­mo si fue­ra la Ma­trix

To­da la in­for­ma­ción de la his­to­ria de la Hu­ma­ni­dad po­dría ser trans­mi­ti­da a tra­vés del ADN.

La Voz del Interior - Rumbos - - Es Una Ciencia - POR DIE­GO MARINELLI

Allá en los vie­jos tiem­pos, cuan­do to­da­vía es­ta­ba de mo­da ves­tir­se con sá­ba­nas, los grie­gos crea­ron la bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría y le die­ron el "mo­des­to" pro­pó­si­to de con­cen­trar to­do el sa­ber de la Hu­ma­ni­dad. Com­pra­ron li­bros (eran ma­nus­cri­tos, en ver­dad) por to­das par­tes: ára­bes, ju­díos, per­sas, hin­dúes y de cual­quier pue­blo o ra­za que fue­ra ca­paz de ela­bo­ra­rar un co­no­ci­mien­to y de­jar­lo plas­ma­do en una pá­gi­na. La bi­blio­te­ca lo­gró re­unir 900.000 vo­lú­me­nes que abar­ca­ban a la ma­yor par­te de las áreas del co­no­ci­mien­to hu­mano, pe­ro en su ma­yo­ría se per­die­ron tras un sin­fín de in­cen­dios y la de­ca­den­cia de Ale­jan­dría co­mo epi­cen­tro del co­no­ci­mien­to en el mun­do an­ti­guo.

Hoy la ma­yor bi­blio­te­ca del mun­do es la del Con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos, que reú­ne unos 130 mi­llo­nes de do­cu­men­tos. Un co­lo­so que más tem­prano o más tar­de per­de­rá su ra­zón de ser y aca­ba­rá con­vir­tién­do­se en un mu­seo, en el que los li­bros se­rán co­mo los es­que­le­tos de los di­no­sau­rios: ob­je­tos para ir a ver en ex­cur­sio­nes es­co­la­res y ex­cla­mar "oh". El co­no­ci­mien­to, co­mo cual­quier otro pro­duc­to hu­mano, es acu­mu­la­ti­vo y, por lo tan­to, su pre­ser­va­ción fí­si­ca no es in­fi­ni­ta.

La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do en es­tos tiem­pos, tie­ne co­mo una de sus pie­dras ba­sa­les a la pul­sión de re­du­cir la in­for­ma­ción para fa­ci­li­tar su acu­mu­la­ción y su trans­mi­sión. Ha­ce ape­nas dos se­ma­nas, Ya­niv Er­lich y Di­na Zie­lins­ki, cien­tí­fi­cos de la neo­yor­qui­na Uni­ver­si­dad de Columbia, lo­gra­ron guar­dar den­tro de una mo­lé­cu­la de ADN la pri­me­ra fil­ma­ción de la his­to­ria: un cor­to­me­tra­je de 50 se­gun­dos de los her­ma­nos Lu­miè­re, de 1895, que cap­tu­ra­ba el mo­men­to en que una lo­co­mo­to­ra ha­cía su in­gre­so en una es­ta­ción de tren.

El lo­gro de es­tos cien­tí­fi­cos de Columbia re­ve­la las es­ca­lo­frian­tes po­si­bi­li­da­des de la bio­tec­no­lo­gía para sin­te­ti­zar in­for­ma­ción y con­ver­tir­la en una es­pe­cie de "ma­te­ria or­gá­ni­ca" que pue­da trans­mi­tir­se co­mo da­tos ge­né­ti­cos al in­te­rior de un ser vi­vo. Por aho­ra, la pri­me­ra apli­ca­ción tan­gi­ble del des­cu­bri­mien­to se­rá ex­plo­rar la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to de da­tos di­gi­ta­les den­tro de mo­lé­cu­las ge­né­ti­cas (lo que lo­gra­ron Er­lich y Zie­lins­ki fue con­ver­tir los unos y los ce­ros del len­gua­je bi­na­rio de las compu­tado­ras en las cua­tro le­tras que com­po­nen el ADN,A,G,CyT) que pue­den con­ser­var in­for­ma­ción de ma­ne­ra ili­mi­ta­da y por mi­llo­nes de años. Y, más ade­lan­te, ver si ha­llan la for­ma de que cual­quier in­for­ma­ción con­ver­ti­da en có­di­go genético pue­da ser "in­yec­ta­da" den­tro de un ser hu­mano, co­mo esas cla­ses ins­tan­tá­neas de ka­ra­te que re­ci­bía Neo en Ma­trix. O para apren­der a ha­cer sus­hi, ¿por qué no?

CIEN­TÍ­FI­COS DE COLUMBIA ACA­BAN DE CON­VER­TIR UN VIDEO EN CÓ­DI­GO GENÉTICO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.