¿Có­mo me cui­do?

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - DRA. SAN­DRA MAGIRENA Gi­ne­có­lo­ga in­fan­to-ju­ve­nil y se­xó­lo­ga clí­ni­ca. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Más allá de los avan­ces en el ac­ce­so a la in­for­ma­ción y a los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos, el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te si­gue sien­do un desafío pen­dien­te en la Ar­gen­ti­na: hay un alto por­cen­ta­je de em­ba­ra­zos que no han si­do pla­ni­fi­ca­dos pe­se a que el ac­ce­so a los di­fe­ren­tes mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos es­tá ga­ran­ti­za­do por el sistema de sa­lud.

Los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos re­ver­si­bles de lar­ga du­ra­ción son una es­tra­te­gia al­ta­men­te efec­ti­va para pre­ve­nir los em­ba­ra­zos no desea­dos. Es­tos mé­to­dos (en­tre los que se en­cuen­tran los dis­po­si­ti­vos y sis­te­mas in­tra­ute­ri­nos, in­yec­cio­nes e im­plan­tes sub­cu­tá­neos) ofre­cen una efec­ti­vi­dad óp­ti­ma, tan­to en su uso ideal co­mo real, pues su ca­pa­ci­dad an­ti­con­cep­ti­va no de­pen­de ni de la ad­he­ren­cia ni del co­rrec­to uso por par­te de la pa­re­ja.

Co­mo mé­di­cos, te­ne­mos que en­ten­der los cam­bios de pa­ra­dig­mas y ge­ne­rar con­fian­za para que los jó­ve­nes se acer­quen a los cen­tros de sa­lud. Es cla­ve ga­ran­ti­zar a las mu­je­res, en ge­ne­ral; y a las ado­les­cen­tes, en par­ti­cu­lar, su pri­va­ci­dad al mo­men­to de ha­blar de anticoncepción. En ge­ne­ral, las ado­les­cen­tes so­lo co­no­cen las pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas y po­co sa­ben so­bre otros mé­to­dos más mo­der­nos que no im­pli­can to­mar to­dos los días una píl­do­ra. Los mé­di­cos de­be­mos mos­trar­les to­dos los mé­to­dos, que los vean, los to­quen y ten­gan opor­tu­ni­dad de sa­car­se du­das y ele­gir con con­fian­za. Re­sul­ta fun­da­men­tal que, ade­más, to­men con­cien­cia de la im­por­tan­cia del uso de pre­ser­va­ti­vos, ya que es el úni­co mé­to­do que pre­vie­ne de in­fec­cio­nes de trans­mi­sión sexual.

El im­plan­te sub­cu­tá­neo con­sis­te en una va­ri­lla sua­ve y fle­xi­ble que se co­lo­ca de­ba­jo de la piel en la par­te in­ter­na del an­te­bra­zo, des­de don­de li­be­ra la hor­mo­na eto­no­ges­trel en for­ma con­ti­nua du­ran­te tres años. Es­tá in­di­ca­do para to­das las mu­je­res, sal­vo que no res­pon­dan a los cri­te­rios de ele­gi­bi­li­dad que plan­tea la OMS. Pue­de ser co­lo­ca­do des­pués del par­to o in­me­dia­ta­men­te des­pués de un abor­to. Tam­bién se re­co­mien­da para las per­so­nas que no pla­nean un em­ba­ra­zo en el cor­to pla­zo. El im­plan­te es­tá in­clui­do den­tro del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Sa­lud Sexual y Pro­crea­ción Res­pon­sa­ble. Tie­ne una efec­ti­vi­dad su­pe­rior al 99 % y de­be ser in­ser­ta­do y ex­traí­do por per­so­nal sa­ni­ta­rio en­tre­na­do. Pue­de ser usa­do por mu­je­res que ama­man­tan.

Otro mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo hor­mo­nal mo­derno es el ani­llo va­gi­nal. Es delgado y fle­xi­ble, se com­pri­me con el de­do pul­gar y el ín­di­ce, y se in­ser­ta den­tro de la va­gi­na fá­cil­men­te; allí li­be­ra las hor­mo­nas an­ti­con­cep­ti­vas, que di­rec­ta­men­te pa­san a la san­gre. Fun­cio­na igual que las píl­do­ras, im­pi­dien­do que los ova­rios li­be­ren los óvu­los. Se de­ja co­lo­ca­do en la va­gi­na por 21 días, lue­go se re­ti­ra y en esa se­ma­na lle­ga el pe­rio­do; pos­te­rior­men­te hay que co­lo­car un ani­llo nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.