“A ve­ces me mi­ro al es­pe­jo y no me re­co­noz­co”

La Voz del Interior - Rumbos - - Entrevista - POR JA­VIER FIRPO FO­TOS PAU­LA TELLER

Leo­nar­do Sba­ra­glia es el ac­tor que más fil­ma en la Ar­gen­ti­na en la ac­tua­li­dad: par­ti­ci­pó en vein­te pe­lí­cu­las des­de 2010 a la fe­cha. Con más de trein­ta años ac­tuan­do, char­ló con Rum­bos so­bre Re­la­tos sal­va­jes co­mo un pun­to de in­fle­xión en su ca­rre­ra, de su de­vo­ción por el di­bu­jo y de la me­ta­mor­fo­sis que ex­pe­ri­men­tó para el ro­da­je de El otro her­mano, uno de sus úl­ti­mos tra­ba­jos.

EEl “ac­tor de las su­cur­sa­les” po­dría ser la ex­pre­sión más ade­cua­da para de­fi­nir a Leo­nar­do Sba­ra­glia. Con una fi­lial en ca­da puer­to, su es­ta­día en Es­pa­ña, en­tre 2000 y 2007, lo hi­zo ga­nar una vi­si­bi­li­dad im­pen­sa­da. Des­de en­ton­ces, el ac­tor se vi­ra­li­zó, abrien­do mer­ca­dos en Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Bra­sil, Uru­guay, la ma­dre pa­tria y la Ar­gen­ti­na, por su­pues­to, con­vo­ca­do para ha­cer te­le­vi­sión, tea­tro y, so­bre to­do, ci­ne. “Tu­ve una re­la­ti­va lu­ci­dez y apro­ve­ché mis es­ta­días en otras la­ti­tu­des para mos­trar in­te­rés y ser te­ni­do en cuen­ta”, va ex­pli­can­do Sba­ra­glia, mien­tras pre­pa­ra un ma­te que tra­jo él mis­mo para el en­cuen­tro con Rum­bos en una li­bre­ría­ca­fé del ba­rrio de Pa­ler­mo.

Des­de 2010 has­ta hoy, con el re­cien­te es­treno de El otro her­mano, la fla­man­te pe­lí­cu­la de Is­rael Adrián Cae­tano, Sba­ra­glia for­mó par­te de ¡vein­te pe­lí­cu­las! Nin­gún ac­tor, ni si­quie­ra Ri­car­do Da­rín –pa­rá­me­tro ideal de to­do lo que ten­ga que ver con el ci­ne na­cio­nal–, ro­dó tan­to. “Y no sa­bés la can­ti­dad de pro­pues­tas que re­cha­zo, con do­lor, eh, pe­ro no me da el tiem­po; no pue­do des­do­blar­me más de lo que lo es­toy ha­cien­do”, ex­pre­sa con sin­ce­ro pe­sar.

Du­ran­te bue­na par­te de tu ca­rre­ra “el pres­ti­gio” era el que es­ta­ba aso­cia­do a tu la­bor. Pe­ro en los úl­ti­mos tres o cua­tro años te trans­for­mas­te, ade­más, en un ac­tor po­pu­lar y de mu­cho ra­ting…

No me gus­ta­ría de­cir que mi po­pu­la­ri­dad se agi­gan­tó, pe­ro la ver­dad es que me atro­pe­lló con un Sca­nia… El pun­to de in­fle­xión fue sin du­da Re­la­tos sal­va­jes. Esa pe­lí­cu­la nos ba­ñó de po­pu­la­ri­dad a Ós­car Mar­tí­nez, a Éri­ca Ri­vas y a mí. Da­rín, en cam­bio, ya ve­nía des­de ha­cía ra­to con éxi­to, gracias a to­das las gran­des cosas que hi­zo, por lo que para él, en to­do ca­so, fue una ra­ti­fi­ca­ción. ¿Se dis­fru­ta o se pa­de­ce la po­pu­la­ri­dad? Mi­rá, hay que sa­ber ca­pi­ta­li­zar­la. Y es lo que es­toy ha­cien­do. Yo la­bu­ré to­da mi vi­da y, co­mo siem­pre di­go, lo que yo cons­truí, mu­cho o po­co, lo hi­ce a pul­món, cuer­po a cuer­po, sin un gran tan­que que me ven­die­ra por sí so­lo. Aho­ra pue­do de­cir que mi caballito es Re­la­tos sal­va­jes, pue­do cha­pear un po­co… Hay que re­co­no­cer­lo: en El otro

her­mano, Sba­ra­glia cons­tru­yó su me­jor per­so­na­je de los úl­ti­mos años. En­car­na a Duar­te, un de­lin- cuen­te de guan­te blan­co tan per­ver­so co­mo his­trió­ni­co. “Ape­nas leí el guion sen­tí que que­ría for­mar par­te de la his­to­ria. No ocu­rre se­gui­do esa sen­sa­ción tan in­me­dia­ta. A me­di­da que avan­za­ba con la lec­tu­ra, mi ca­be­za en­tró en sin­to­nía y em­pe­cé a pro­yec­tar có­mo se­ría mi per­so­na­je”, recuerda.

¿Qué te di­jo Cae­tano so­bre có­mo te­nía que ser tu Duar­te?

El per­so­na­je te­nía que com­bi­nar os­cu­ri­dad y mal­dad con des­par­pa­jo y cier­ta gracia, con un acen­to ti­po Luis Lan­dris­ci­na. Bus­qué va­rios vi­deos en You­Tu­be para to­mar al­gu­nos mo­dos de Lan­dris­ci­na, a quien res­pe­to y apre­cio, y que ter­mi­nó sien­do mi ins­pi­ra­ción. Tam­bién del Bam­bino Vei­ra, por­que mi rol te­nía que te­ner al­go ca­ris­má­ti­co y me­dia­na­men­te di­ver­ti­do para ate­nuar su hi­ja­pu­tez.

Pro­ta­go­ni­za­da por Sba­ra­glia y Da­niel Hend­ler, El otro her­mano, ade­más de mar­car la “re­su­rrec­ción” de Cae­tano co­mo ci­neas­ta (que­da­ron muy le­jos las es­tu­pen­das Bo­li­via, Un oso ro­jo y Cró­ni­ca de

una fu­ga), es la his­to­ria de Ce­tar­ti (Hend­ler), un em­plea­do pú­bli­co que via­ja des­de Bue­nos Ai­res a La­pa­chi­to, un so­li­ta­rio pue­blo cha­que­ño, don­de de­be ha­cer­se car­go de los ca­dá­ve­res de su ma­dre y su her­mano, bru­tal­men­te ase­si­na­dos. Lo úni­co que mo­vi­li­za a Ce­tar­ti a em­pren­der se­me­jan­te pe­ri­plo es la po­si­bi­li­dad de co­brar un mo­des­to

“MI CABALLITO DE BA­TA­LLA ES SIN DU­DA RE­LA­TOS SAL­VA­JES”.

se­gu­ro de vi­da. Allí co­no­ce a Duar­te (Sba­ra­glia), ca­pan­ga del pue­blo, con quien es­ta­ble­ce una ex­tra­ña so­cie­dad.

Co­mo es­pec­ta­dor, des­cu­bri­mos a un nue­vo Sba­ra­glia con un aba­ni­co ac­to­ral has­ta aquí nun­ca vis­to…

Lo que Cae­tano lo­gró con­mi­go era inima­gi­na­ble para mi uni­ver­so ex­pre­si­vo. Am­plió mi ran­go ac­to­ral y me hi­zo des­cu­brir una fa­ce­ta que yo des­co­no­cía en mí.

¿Y có­mo lo lo­gró el di­rec­tor?

Exi­gién­do­me y vol­vién­do­me lo­co... con mi anuen­cia, por su­pues­to. Yo fui ce­dien­do a las cosas que me iba pi­dien­do; es un di­rec­tor que tie­ne las cosas cla­ras y es muy per­fec­cio­nis­ta, no me de­ja­ba pa­sar una. Has­ta en las es­ce­nas me co­rre­gía… Yo le de­cía: “Che, de­ja­me de jo­der, me vol­vés lo­co has­ta en el con­tra­plano”. Y nos ca­gá­ba­mos de ri­sa.

¿Con­fias­te ple­na­men­te?

Cuan­do vos tra­ba­jás con un es­pe­cia­lis­ta co­mo Cae­tano, que to­ma sus ries­gos pe­ro sa­be lo que quiere, te en­tre­gás por com­ple­to. Te­ner­lo a él es lo me­jor que pue­de pa­sar­le a un ac­tor co­mo yo, que siem­pre quiere más. Sin per­der aten­ción en la char­la, Leo tam­po­co des­cui­da su la­bor de ce­ba­dor ofi­cial. Se to­ma unos se­gun­dos para reacon­di­cio­nar el ma­te y re­to­ma: cuen­ta que para en­car­nar a Duar­te tu­vo que ba­jar va­rios ki­los “para ad­qui­rir el por­te avi­de­la­do, por­que mi per­so­na­je es un ex­mi­li­tar”. Tam­bién ha­ce sa­ber que pro­me­dian­do el ro­da­je de El otro

her­mano, rea­li­za­do en enero de 2016, lle­gó la con­fir­ma­ción para fil­mar Nie­ve ne­gra, ro­da­je que im­pli­ca­ba via­jar a An­do­rra. “Yo ter­mi­né de ro­dar un vier­nes, en pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, el sá­ba­do via­jé a Madrid, el lu­nes ya es­ta­ba en An­do­rra y el mar­tes me pu­se en la piel de Marcos, ese con­flic­tua­do her­mano de Sal­va­dor (Ri­car­do Da­rín)”.

Una locura. En 96 ho­ras no so­lo tu­vis­te que cam­biar el chip…

No, ade­más tu­ve que so­por­tar un drás­ti­co cam­bio de tem­pe­ra­tu­ra: pa­sar de los 35 gra­dos de Ar­gen­ti­na a los dos ba­jo ce­ro de los Pi­ri­neos. ¿Có­mo fue ese abrup­to cam­bio? Ve­nía de in­ter­pre­tar a Duar­te, un per­so­na­je que me ge­ne­ró des­ve­los, a un rol más tran­qui­lo co­mo el de Marcos en Nie­ve ne­gra, que no me deses­truc­tu­ró tan­to. Al ser un ti­po más cer­cano a mí, era un te­rreno más co­no­ci­do.

Des­pués de ha­ber en­tre­ga­do to­do en la pe­lí­cu­la de Cae­tano, ¿có­mo lo­gras­te mo­ti­var­te tan rá­pi­da­men­te?

Un gran es­tí­mu­lo era la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar con Da­rín por pri­me­ra vez. Eso hi­zo que yo ace­le­ra­ra des­mon­tar­me del per­so­na­je de Duar­te. Si al­go apren­dí de es­te ofi­cio es que te po­dés rein­ven­tar cons­tan­te­men­te. Y eso me per­mi­te re­no­var la pa­sión por es­te la­bu­ro… Aho­ra, por ejem­plo, me es­toy yen­do a tra­ba­jar a Bar­ce­lo­na, don­de pro­ta­go­ni­za­ré Félix, una se­rie di­ri­gi­da por Cesc Gay (el di­rec­tor de Tru­man). Y me voy a que­dar has­ta ju­lio la­bu­ran­do allá, que es una bo­cha… Si no fue­ra por­que es un pro­yec­to ma­ra­vi­llo­so, no lo hu­bie­ra acep­ta­do.

¿Vos vas a ser Félix? ¿Al­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca del per­so­na­je?

Sí, Cesc me ofre­ció el pro­ta­go­nis­mo ab­so­lu­to. Es­ta­ré en to­das las es­ce­nas de la se­rie, creo que se­rá el tra­ba­jo más ab­sor­ben­te de mi vi­da. Félix es un es­cri­tor y pro­fe­sor que tie­ne un hi­jo pro­duc­to de un af­fai­re, pe­ro él es­tá enamo­ra­do de una mu­jer chi­na a la que co­no­ció dan­do cla­ses en An­do­rra.

Pien­so en los cam­bios de per­so­na­jes… Lle­vás 31 años de ofi­cio: vi­vis­te más en la fic­ción que en la reali­dad. ¿Te re­co­no­cés cuan­do te mi­rás al

es­pe­jo o te sen­tís un ex­tra­ño? Hay ve­ces en que no sé quién soy, te ju­ro. Me veo y no me re­co­noz­co, o me no­to ra­ro. Pe­ro a la vez en­tien­do: lle­vo mu­chos per­so­na­jes en la mo­chi­la. Lo lo­co es que cuan­do pien­so en una pe­lí­cu­la o en un per­so­na­je, in­me­dia­ta­men­te lo aso­cio a aquel mo­men­to de mi vi­da. ¿En­ten­dés? Ca­da rol de fic­ción se co­rres­pon­de a al­go pun­tual mío, par­ti­cu­lar, real, de ver­dad.

¿Y los tra­ba­jos ac­tua­les con qué mo­men­to de tu vi­da se en­cuen­tran?

[Mi­ra fi­jo, ba­ja la mi­ra­da, se to­ma unos se­gun­dos.] Un pe­río­do de rup­tu­ra.

¿Có­mo es­tás vos?

Son tiem­pos de in­tros­pec­ción, de búsqueda y de ex­pan­sión, que tam­bién ha­cen a un me­jor ac­tor, a un in­tér­pre­te con más con­fian­za.

To­dos los ro­les, el rol

Des­pués de quin­ce años de re­la­ción, Sba­ra­glia se se­pa­ró re­cien­te­men­te de Gua­da­lu­pe Ma­rín, la ar­tis­ta plás­ti­ca con quien tu­vo a su hi­ja Ju­lia. Sin en­trar en cues­tio­nes per­so­na­les, el ac­tor re­ve­la que to­da­vía vi­ve el due­lo de la rup­tu­ra de quien es­tu­vo siem­pre a su la­do. “No es fá­cil, hay que res­pe­tar los es­ta­dos de áni­mo, la ci­clo­ti­mia... Y en es­te ca­so el tra­ba­jo ayu­da a ali­viar, y el tiem­po a cu­rar... Pe­ro tam­bién el tra­ba­jo ta­pa, ma­qui­lla, di­si­mu­la…”.

De­cías que te sen­tís me­jor ac­tor, más se­gu­ro. ¿En qué lo per­ci­bís?

Al po­der aguan­tar la in­se­gu­ri­dad, al to­le­rar me­jor el error y al po­der, fi­gu­ra­ti­va­men­te, des­nu­dar­me ca­da vez más fren­te a una cá­ma­ra.

¿Te pa­só des­con­fiar de vos?

Sí, cla­ro, es ho­rri­ble. Sen­tís que na­da te sa­le, que no po­dés con­ven­cer a na­die, en­ton­ces es ahí cuan­do la in­se­gu­ri­dad te de­vo­ra…

¿Có­mo se sa­le de esa si­tua­ción?

Con la palabra del otro, con el vo­to de con­fian­za, con la con­fir­ma­ción de que fuis­te bien ele­gi­do…

¿De qué ti­po de ries­go se ha­bla cuan­do se di­ce que un ac­tor se la jue­ga o que ca­mi­na por la cor­ni­sa?

Su­pon­go que tie­ne que ver con la trans­for­ma­ción que su­fre un ac­tor para me­ter­se en la piel de otro. Y en esa trans­for­ma­ción uno se em­ba­rra, pe­ro se em­ba­rra de mier­da, y allí es cuan­do apa­re­ce la crea­ti­vi­dad y el ries­go. El te­ma es te­ner el co­ra­je para ti­rar­se a ese pan­tano ma­lo­lien­te que para un ac­tor sig­ni­fi­ca sa­lir de la zo­na de con­fort.

So­nás muy só­li­do y con­vin­cen­te. ¿Cuán­to hay de se­sio­nes te­ra­péu­ti­cas en tus res­pues­tas?

Na­da. Es­to que te di­go no tie­ne na­da que ver con el di­ván. Es­te que ha­bla es el Leo­nar­do de a pie…

¿Y qué ha­blás con tu ana­lis­ta?

A ve­ces ha­bla­mos de dón­de ca­ra­jo es­toy parado. O le ad­mi­to que ten­go ga­nas de te­ner más tiem­po para mí y es­tar más an­cla­do en al­gún lu­gar, ten­go ga­nas de ha­cer ba­se…

¿Qué te res­pon­de?

Que bus­que den­tro de mí y me pro­pon­ga dón­de quie­ro es­tar, y que va­ya de­trás de eso. De to­das ma­ne­ras, no es­toy tan gra­ve, eh… Lle­vo trein­ta años en es­te ofi­cio y creo que he apren­di­do a di­vi­dir las aguas, aun­que a ve­ces tras­ta­bi­lle…

Con tan­ta ac­ti­vi­dad, ¿dón­de en­ca­ja tu rol de pa­dre?

Co­mo me de­cía una pe­dia­tra es­pa­ño­la, por­que mi hi­ja Ju­lia –que cum­pli­rá on­ce años– na­ció allá: “Es­te es tu per­so­na­je más im­por­tan­te, es­te lo te­nés que ha­cer bien”. Y es cier­to. Ella es lo más im­por­tan­te y ten­go que es­tar muy aten­to a to­do lo que le su­ce­de. Y soy un pa­pá pre­sen­te pe­se a mi vi­da nó­ma­de. ¿En­tien­de Ju­lia el ofi­cio de pa­pá? Ella sa­be que el pa­pá es ac­tor, pe­ro lo vio po­co, por­que ma­yor­men­te yo hi­ce pe­lí­cu­las para adul­tos, con con­te­ni­do a ve­ces muy fe­roz. De to­das ma­ne­ras, me ha acom­pa­ña­do a ro­da­jes y en­sa­yos. Me gus­ta que se­pa dón­de tra­ba­jo.

Com­par­tis­te­mons­truos co­mo sets Al­fre­do­de fil­ma­ción Al­cón, con Nor­ma Alean­dro, Ro­bert De Ni­ro, Ge­ral­di­ne Cha­plin, Max Von Sy­dow, Paz Ve­ga y la lis­ta si­gue… ¿Con quién so­ñás un ro­da­je?

Con Ja­vier Bar­dem se­ría in­creí­ble. Es un ac­tor fe­no­me­nal, un ani­mal de es­ce­na, y me cuen­tan que es muy ge­ne­ro­so co­mo com­pa­ñe­ro. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.