Una vie­ja, vie­ja cien­cia III

La Voz del Interior - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRISTINA BA­JO

Era tan im­por­tan­te el cul­ti­vo de las hier­bas me­dici­na­les, que en la Edad Me­dia no fal­ta­ba un huer­to en nin­gún con­ven­to. Muy fa­mo­so fue el de Saint Gall –Sui­za–, en el si­glo IX. Por en­ton­ces, los mon­jes eran ca­si los úni­cos que prac­ti­ca­ban la me­di­ci­na.

Es­tos huer­tos eran usa­dos pa­ra la sa­lud tan­to de los mon­jes co­mo de los se­gla­res, a ve­ces lle­ga­dos de muy le­jos: han que­da­do en las cró­ni­cas nom­bres de reyes y gran­des per­so­na­jes que pe­re­gri­na­ban a es­tos con­ven­tos pa­ra po­ner­se en ma­nos del her­mano her­bo­la­rio.

La me­di­ci­na “ecle­siás­ti­ca” pre­do­mi­nó por to­da Eu­ro­pa pe­ro, ex­tra­ña­men­te, en un país al que se le han acha­ca­do tan­tas cruel­da­des y fa­na­tis­mo re­li­gio­so co­mo Es­pa­ña, la ma­yo­ría de los mé­di­cos eran lai­cos y de ori­gen ára­be o ju­dío.

En­tre los mo­nas­te­rios más fa­mo­sos, es­ta­ba el de Bin­gen, en Ale­ma­nia, a ori­llas del Rin. Era de las be­ne­dic­ti­nas; y en él des­ta­ca­ba su aba­de­sa, la fa­mo­sa San­ta Hil­de­gar­da (1098-1179). Gra­cias a la eru­di­ción de es­ta mu­jer, ha so­bre­vi­vi­do un re­ce­ta­rio que ti­tu­ló El Jar­dín de la sa­lud. Sus con­se­jos de­bía ser ex­ce­len­tes; en una épo­ca en que la ex­pec­ta­ti­va de vi­da era in­fe­rior a los cin­cuen­ta años, ella vi­vió has­ta los 82, es­plén­di­da­men­te sa­na.

En­tre otras afir­ma­cio­nes, di­jo que quien tu­vie­ra sal­via en su huer­to no po­día mo­rir por en­fer­me­dad.

Des­de las ori­llas del Rin, y to­man­do una obra que tie­ne ocho si­glos, pa­sé a bus­car la sal­via en mi mo­des­to li­bri­to de Do­min­go Sag­ge­se, Yer­bas me­dici­na­les ar­gen­ti­nas.

En él fi­gu­ran tres ti­pos de sal­via: la blan­ca, que cre­ce en San Luis, Cór­do­ba, La Pam­pa y Río Ne­gro es ex­ce­len­te pa­ra com­ba­tir af­tas, ca­ta­rro, en­cías san­gran­tes y escorbuto. De­be pre­pa­ra­se co­mo un co­ci­do, con 40 gra­mos de ho­jas en un li­tro de agua. Se usa en for­ma de bu­ches y gár­ga­ras.

Hil­de­gar­da, la aba­de­sa de Bin­gen, de­cía que quien tu­vie­ra sal­via en su huer­to no po­día mo­rir por en­fer­me­dad.

Pe­ro si se la be­be, es un es­ti­mu­lan­te ce­re­bral, y ayu­da a com­ba­tir la de­pre­sión y el can­san­cio men­tal, et­cé­te­ra. En es­te ca­so de­ben her­vir­se 100 gra­mos de ho­jas en un li­tro de vino blan­co. La do­sis es to­mar me­dia co­pa an­tes de ca­da co­mi­da.

Un da­to cu­rio­so: en el pa­sa­do, se ha­cían al­moha­das y col­cho­nes de sal­via fres­ca pa­ra que des­can­sa­ra el ce­re­bro de es­tu­dio­sos y cien­tí­fi­cos, o per­so­nas pro­cli­ves a la neu­ras­te­nia.

La sal­via de la Pu­na es ori­gi­na­ria de las pro­vin­cias de La Rio­ja, Ca­ta­mar­ca, Sal­ta, Ju­juy, Men­do­za y Neu­quén. Se em­plea en ma­les res­pi­ra­to­rios, es­pe­cial­men­te el as­ma o la tos de los fu­ma­do­res. Se to­ma en in­fu­sión, usan­do ho­jas y ta­llos tier­nos en la pro­por­ción an­te­rior.

La sal­via mo­ra­da se en­cuen­tra en Co­rrien­tes, En­tre Ríos, Tu­cu­mán, Ca­ta­mar­ca y La Rio­ja. Se to­ma co­mo in­fu­sión es­to­ma­cal; pa­ra la gri­pe y res­fríos, ca­lien­te y con miel. Tam­bién se usa pa­ra de­te­ner la le­che en el des­te­te del ni­ño, to­man­do en va­rias do­sis un li­tro dia­rio her­vi­do con 20 gra­mos de ho­jas, des­pués de re­po­sar­lo.

Has­ta la mi­tad de si­glo XX, se usa­ba pa­ra fric­cio­nar el es­pi­na­zo y las pier­nas de los ni­ños ra­quí­ti­cos o que de­mo­ra­ban en ca­mi­nar. Se pre­pa­ra­ban 200 gra­mos de ho­jas ma­ce­ra­dos por diez días en un li­tro de al­cohol pu­ro.

En esa obra maes­tra de Mar­gue­ri­te Your­ce­nar –Opus Ni­grum– se di­ce que, du­ran­te la pes­te en Eu­ro­pa, aque­llos que te­nían plan­tas de sal­via en la ca­sa ra­ra vez se en­fer­ma­ban.

Su­ge­ren­cias: 1) Ver Vi­sión (2009), una pe­lí­cu­la so­bre san­ta Hil­de­gar­da. No con­fun­dir con otra del mis­mo nom­bre (2015), de te­rror; 2) En 2014 se pu­bli­có en Es­pa­ña el Ma­nual de Me­di­ci­na de San­ta Hil­de­gar­da, de dos mé­di­cos ale­ma­nes se­gui­do­res de me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas; 3) Leer la no­ve­la his­tó­ri­ca El puen­te de Al­cán­ta­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.