¿Al­guien sa­be dón­de que­dó mi pri­va­ci­dad?

Usa­mos las re­des so­cia­les pa­ra ex­hi­bir­nos, y ellas, a su vez, nos usan pa­ra ha­cer bue­nos ne­go­cios. En el me­dio que­dan nues­tras fotos y mi­les de da­tos ín­ti­mos que, has­ta no ha­ce tan­to, pre­ser­vá­ba­mos del mun­do. Có­mo es la vi­da real en tiem­pos de nar­ci­sis­mo

La Voz del Interior - Rumbos - - VIDA COTIDIANA - POR LEI­LA SUCARI ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

En tiem­pos de smartp­ho­nes y re­des so­cia­les, si lo que ha­ce­mos y sen­ti­mos no se ex­hi­be, pa­re­cie­ra que no su­ce­de. En vez de uti­li­zar la tec­no­lo­gía co­mo he­rra­mien­ta, la trans­for­ma­mos en un men­sa­je en sí mis­mo: no postea­mos una fo­to por­que vi­vi­mos, sino que vi­vi­mos pa­ra postear. O di­cho de otro mo­do: en vez de co­ci­nar pa­ra aga­sa­jar a un ser que­ri­do, nos to­ma­mos el tiem­po de pre­pa­rar un ten­ta­dor pla­to con el ob­je­ti­vo de com­par­tir­lo en las re­des y for­mar par­te de la mo­vi­da del

Food Porn. Mos­trar, pu­bli­car y ob­te­ner li­kes a cos­ta de per­der lo que al­gu­na vez fue par­te de la in­ti­mi­dad.

“Mi pa­re­ja se que­ja de que es­toy muy pen­dien­te del ce­lu­lar”, di­ce Ca­ro­li­na, community ma­na­ger de 26 años. “Soy muy ac­ti­va en las re­des so­cia­les, tan­to en el tra­ba­jo co­mo a ni­vel per­so­nal. Me gus­ta man­te­ner mis es­ta­dos y per­fi­les ac­tua­li­za­dos, así que voy su­bien­do fotos y con­tan­do lo que ha­go. Si no posteo un día, pier­do se­gui­do­res y me pa­san por arri­ba. Ade­más, ten­go que ser ori­gi­nal y es­tar al tan­to de las ten­den­cias. To­do cam­bia muy rá­pi­do; y no so­lo se tra­ta de postear, sino tam-

¿Aca­so lo úni­co que nos per­te­ne­ce es el in­cons­cien­te, ese no-lu­gar mis­te­rio­so del que no lo­gra­mos es­ca­par ni po­de­mos fo­to­gra­fiar?

bién de es­tar aten­ta a las ac­ti­vi­da­des de mis se­gui­do­res. Es un círcu­lo vicioso que se re­tro­ali­men­ta”.

To­dos so­mos par­te de es­te jue­go en el que hay que ex­hi­bir­se tan­to co­mo ser un au­tén­ti­co vo­ye­ris­ta: con­su­mi­mos la vi­da de los otros al mis­mo tiem­po que nos ras­ga­mos la piel pa­ra mos­trar qué opi­na­mos no­so­tros. “El Gran Her­mano se ha in­cor­po­ra­do a nues­tras vi­das y pro­ce­sos men­ta­les. Nos gra­ban elec­tró­ni­ca­men­te en dis­po­si­ti­vos que po­cos com­pren­de­mos”, di­ce Ge­rald Foos, el pro­ta­go­nis­ta del úl­ti­mo li­bro de Gay Ta­le­se, El mo­tel del voyeur.

“Las vi­das pri­va­das se ex­po­nen ca­si a dia­rio en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ellos son los mi­ro­nes de la ac­tua­li­dad; y el ma­yor mi­rón es el go­bierno, que con­tro­la nues­tras vi­das a tra­vés del uso de cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, in­ter­net, nues­tras tar­je­tas de cré­di­to, cuen­tas ban­ca­rias y ce­lu­la­res, la in­for­ma­ción del gps, es­cu­chas te­le­fó­ni­cas y to­do lo de­más”.

La in­ti­mi­dad es co­sa del pa­sa­do. ¿Dón­de es­ta­mos so­los? ¿Qué lu­gar per­ma­ne­ce vir­gen de la mi­ra­da de los otros? ¿Aca­so lo úni­co que nos per­te­ne­ce es el in­cons­cien­te, ese no-lu­gar mis­te­rio­so que ha­bi­ta­mos en la no­che y del que no po­de­mos es­ca­par ni lo­gra­mos fo­to­gra­fiar?

“Lo vir­tual crea mo­da­li­da­des de la­zos, nos arras­tra ha­cia una sub­je­ti­vi­dad más aso­cia­da al nar­ci­sis­mo del so­li­lo­quio que al in­ter­cam­bio del diá­lo­go, que no es nin­gu­na pa­na­cea, ya que el en­cuen­tro ge­nuino tie­ne com­pli­ca­cio­nes”, di­ce Adriana Mar­tí­nez, psi­coa­na­lis­ta y coor­di­na­do­ra asis­ten­cial de Fun­da­ción Tiem­po. “Ha­bría que pre­gun­tar­se si el mu­ro de Fa­ce­book de al­guien es un es­pa­cio pú­bli­co o pri­va­do: hay un due­ño de ca­sa, in­vi­ta­ción, so­li­ci­tud y acep­ta­ción o re­cha­zo de amis­tad. El pro­pie­ta­rio de la bio­gra­fía se re­ser­va el de­re­cho de ad­mi­sión, sin dis­cu­sión po­si­ble. Y, sin em­bar­go, con ma­yor o me­nor aper­tu­ra, se postean co­sas pa­ra ese pú­bli­co cu­ya res­pues­ta es im­pre­de­ci­ble. La lí­nea edi­to­rial pa­re­cie­ra ser la del en­ten­di­mien­to cons­tan­te y la in­ti­mi­dad com­par­ti­da. Cuan­do al­go no nos gus­ta, las op­cio­nes de eli­mi­na­do y blo­queo, im­po­si­bles en la vi­da real, po­nen fin a la con­fron­ta­ción vir­tual o cas­ti­gan a aque­llos de la vi­da real a quie­nes que­re­mos de­jar afue­ra”.

QUIÉRANME (TO­DOS) MU­CHO Los mi­llen­nials, tam­bién apo­da­dos “ge­ne­ra­ción del yo”, ma­ne­jan los smartp­ho­nes y las no­te­books co­mo si fue­ran ex­ten­sio­nes de su cuer­po. Ca­da uno se cons­tru­ye una iden­ti­dad a ima­gen y se­me­jan­za de su de­seo. No im­por­ta si las fotos y pen­sa­mien­tos que postean son o no reales: la cla­ve es que sean com­par­ti­dos pa­ra sa­ciar el de­seo vo­raz de ser acep­ta­do. De es­ta ma­ne­ra, abun­dan las sel­fies y se borran los lí­mi­tes en­tre lo ín­ti­mo y lo pú­bli­co, trans­for­man­do a la per­so­na en un per­so­na­je. “Es­ta­mos atra­pa­dos en una com­pe­ten­cia mal­sa­na, una red ab­sur­da de com­pa­ra­cio­nes con los de­más. No pres­ta­mos aten­ción a lo que nos ha­ce sen­tir bien por­que es­ta­mos ob­se­sio­na­dos mi­dien­do si te­ne­mos más o me­nos pla­cer que el res­to”, di­ce el filósofo Sla­voj Zi­zek.

Hoy, ser y mos­trar son si­nó­ni­mos: así es co­mo mi­llo­nes de usua­rios de in­ter­net de­jan sus da­tos, en­tre­gan sus fo­to­gra­fías más ín­ti­mas y re­gis­tran ca­da pa­so que dan. ¿El re­sul­ta­do? Ser fun­cio­nal al sis­te­ma. “La tec­no­lo­gía y su apa­ren­te trans­pa­ren­cia im­pi­den ser ple­na­men­te cons­cien­tes de que nues­tra pri­va­ci­dad ha si­do in­va­di­da con nues­tro con­sen­ti­mien­to”, di­ce Juan Ma­nuel Lu­ce­ro, con­sul­tor en es­tra­te­gia de mar­ke­ting di­gi­tal y re­des so­cia­les. “Los da­tos de vi­si­tas a webs, men­sa­jes y mails son fá­cil­men­te cap­tu­ra­dos y lue­go ven­di­dos; y los anun­cian­tes me­jo­ran así sus es­tra­te­gias co­mer­cia­les”

La doc­to­ra en fi­lo­so­fía y le­tras Ge­na­ra Cas­ti­llo ex­pli­ca que de­trás de es­te fe­nó­meno se es­con­de la des­va­lo­ri­za­ción de lo pro­pio. “En el fon­do se tra­ta de un ex­hi­bi­cio­nis­mo que re­ve­la un des­co­no­ci­mien­to del ser per­so­nal, que es muy va­lio­so por­que ca­da ser hu­mano es úni­co e in­sus­ti­tui­ble”. Cuan­do el efec­to es­tá por so­bre el con­te­ni­do y se so­bre­va­lo­ra la su­per­fi­cie, cae­mos en la tram­pa. Bas­ta con mi­rar el ca­pí­tu­lo de la se­rie Black Mi­rror “Caí­da en pi­ca­da”, que na­rra un fu­tu­ro cer­cano en el que el es­ta­tus so­cial, las amis­ta­des, el ac­ce­so a la sa­lud y la vi­da mis­ma de­pen­den de la can­ti­dad de li­kes que re­ci­bís a dia­rio. Sin em­bar­go, aun en una épo­ca en que se ha­ce con­ti­nuo elo­gio al ex­hi­bi­cio­nis­mo, exis­te cier­to gra­do de in­ti­mi­dad, que no es otra co­sa que un ac­to de re­sis­ten­cia. Ese mis­te­rio que ca­da uno es­con­de y al que no se pue­de ac­ce­der con nin­gu­na tec­no­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.