“Si fue­ra un vie­jo ma­la on­da, no ha­bría lle­ga­do has­ta acá”

Car­li­tos Ba­lá

La Voz del Interior - Rumbos - - ENTREVISTA - TEX­TO JA­VIER FIRPO FOTOS JA­VIER HEINZMANN

¿Cuál es su fór­mu­la pa­ra se­guir di­vir­tien­do a chi­cos y gran­des, a sus 91 años? ¿Pa­ten­tó su fle­qui­llo? ¿Qué le es­cri­bió en una car­ta el Pa­pa Fran­cis­co? ¿Lo ve­re­mos pron­to en una pe­lí­cu­la? To­das las ver­da­des del in­men­so Car­li­tos Ba­lá, en una char­la rum­be­ra tan en­tra­ña­ble co­mo él.

“Car­li­tos soy yo. ¿Qué otro co­no­cés? Y no me va­yas a de­cir Te­vez, eh. Yo soy el Car­li­tos más fa­mo­so del país; y Chaplin, el Car­li­tos más po­pu­lar del mun­do”. Ha­ce el ges­ti­to de idea y rá­pi­da­men­te con­ce­de: “Okey, so­mos los dos: Te­vez y yo, aun­que tam­bién es­tá el fa­mo­so Car­li­tos de la ca­sa de ham­bur­gue­sas”. La chan­za vie­ne a cuen­to por­que, de fon­do, el te­le­vi­sor de­vuel­ve un ál­bum con imá­ge­nes del Apa­che en ac­ción.

Car­li­tos Ba­lá in­vi­ta a Rum­bos a su de­par­ta­men­to del pi­so 20 en el ba­rrio por­te­ño de Re­co­le­ta. “A las cin­co de la tar­de en pun­to, pa­ra to­mar el té”, ha­bía pe­di­do ex­pre­sa­men­te el ar­tis­ta del eterno fle­qui­llo. Y cum­pli­mos. Al ba­jar del as­cen­sor, en el pa­lier, un afi­che con su si­lue­ta da la bien­ve­ni­da a un ho­gar cá­li­do y clá­si­co, don­de Mart­ha, su mu­jer des­de ha­ce más de seis dé­ca­das, ofi­cia de an­fi­trio­na y “guía tu­rís­ti­ca” has­ta que ha­ce un al­to en la ofi­ci­na del gran hu­mo­ris­ta. Allí abra­za el mun­do Ba­lá, que se re­du­ce a 16 m2 de fotos, pre­mios, re­co­no­ci­mien­tos, mu­ñe­cos con su ca­ra y fle­qui­llo, y has­ta un mon­ta­je en el que le ha­ce sum­bu­dru­le a Chaplin, “el Car­li­tos más gran­de de la his­to­ria de la ac­tua­ción”, di­rá más tar­de. Hay es­ta­tui­llas, co­mo el Gar­del de Pla­ta y el Mar­tín Fie­rro de Oro, que go­bier­nan uno de los es­tan­tes

po­bla­dos. Tam­bién re­pro­duc­cio­nes de pre­mios Os­car con su nom­bre y, en otro rin­cón, es­tá el icó­ni­co chu­pe­tó­me­tro de los tiem­pos del vie­jo Ca­nal 7. Mien­tras Mart­ha se ocu­pa de las ex­pli­ca­cio­nes, Car­li­tos es­tá en su es­cri­to­rio, ho­jean­do uno de los cien bi­blio­ra­tos ta­ma­ño

king si­ze que ar­chi­va. Y mues­tra un pi­lón de car­tas y di­bu­jos de sus pe­que­ños gran­des se­gui­do­res: “Me es­cri­ben hom­bres y mu­je­res de cua­ren­ta y cin­cuen­ta años; me agre­gan la fe­cha de cum­plea­ños, el número de te­lé­fono y me pi­den que los lla­me. Yo los lla­mo, ten­go un ayu­da­me­mo­ria con los nom­bres de ca­da se­ma­na. Y cuan­do me es­cu­chan, pien­san que los es­toy car­gan­do”, sor­pren­de es­te ar­tis­ta de 91 años que lu­ce ágil elu­dien­do obs­tácu­los y se las re­bus­ca pa­ra man­te­ner una char­la flui­da, aun­que a ve­ces se in­te­rrum­pe por un oí­do que lo tie­ne a mal­traer.

“Es un tes­ta­ru­do, no quie­re usar el au­dí­fono por co­que­te­ría, ¡será po­si­ble!”, re­zon­ga ca­ri­ño­sa Mart­ha, quien, ade­más, es su agen­da vi­vien­te, su se­cre­ta­ria e in­ter­me­dia­ria. Vuel­ve Car­li­tos aho­ra con un por­ta­rre­tra­to que mi­ra con or­gu­llo. En la ima­gen se lo ve con el Pa­pa Fran­cis­co, quien le da un be­so ca­ri­ño­so. Es de 2015, cuan­do es­tu­vo en el Va­ti­cano, pa­ra sus 90 años. “Los ar­gen­ti­nos que es­ta­ban allá que­rían sa­car­se fotos con­mi­go, y me da­ba ver­güen­za”.

¿Qué te di­jo Fran­cis­co?

Que lo hi­ce reír du­ran­te mu­chos años de su vi­da. Que le en­can­ta­ba mi pe­rro An­gue­to y se ma­ta­ba de ri­sa con “El hom­bre de Bue­nos Ai­res”, el

sketch que ha­cía­mos con Juan Car­los Ca­la­bró en la dé­ca­da del 60. Y tam­bién que me veía muy bien. Yo le di­je que de­bía cam­biar­se los an­te­ojos.

¿Te emo­cio­nó ver­lo?

¡Qué te pa­re­ce! Uno de los hom­bres más im­por­tan­tes del planeta... Ha­ce po­co me man­dó una car­ta de pu­ño y le­tra. Ca­si me cai­go de tras­te.

¿Y qué de­cía?

La ten­go acá: “Gra­cias Car­li­tos por to­do el bien que has he­cho con tu bon­dad y sen­ti­do del hu­mor. A cuán­tos chi­cos hi­cis­te son­reír. Re­par­tis­te fe­li­ci­dad. Fuis­te y sos un ar­te­sano de la be­lle­za. Ce­le­bra­ré una mi­sa por vos pi­dien­do al Se­ñor que te re­tri­bu­ya tan­to bien he­cho con amor y bue­na vo­lun­tad”. Con es­ta car­ta me pue­do mo­rir tran­qui­lo…

Al con­tra­rio, la es­cri­bió pa­ra que si­gas ale­gran­do a la gen­te por mu­chos años más…

Ya son 91 pi­ru­los. Nun­ca lo ha­bría ima­gi­na­do. Soy un pri­vi­le­gia­do de ha­ber po­di­do lle­gar, con al­gu­nas nanas, pe­ro en­te­ro.

¿Es­tás can­sa­do?

Me can­so, pe­ro son­reír­le a un pi­be me es­ti­mu­la, me sa­ca años. El otro día me man­dé so­li­to. Shhh [di­ce pa­ra que no lo es­cu­che Mart­ha], me es­ca­pé al Hos­pi­tal Ga­rrahan. Lle­gué y pe­dí per­mi­so pa­ra ver a los chi­qui­tos en­fer­mos. Que­rían lla­mar a los ca­na­les y les pe­dí que no; lo hi­ce por ne­ce­si­dad.

Mart­ha: Se lar­ga so­lo y no me avi­sa [rea­pa­re­ce des­de la co­ci­na, con su oí­do bió­ni­co]. La úl­ti­ma vez de­ci­dí acom­pa­ñar­lo ¡y no sa­bés lo que pro­du­ce en la gen­te! ¡Una re­vo­lu­ción!

¿Y qué te ge­ne­ra a vos esa reac­ción, Car­li­tos?

Me ha­ce sen­tir va­lo­ra­do, que a es­ta edad es mu­chí­si­mo. Pe­ro pa­ra mí es una obli­ga­ción dar ca­ri­ño. Lo ha­go en mis es­pec­tácu­los, ca­da vez más es­po­rá­di­cos, y cuan­do acom­pa­ño a Lau­ra Fran­co en “Pa­nam y Cir­co”, don­de ha­go cua­tro can­cio­nes.

¿Sen­tís que lle­gás a los chi­cos de hoy, que tie­nen otros es­tí­mu­los?

Las co­sas han cam­bia­do, la evo­lu­ción de la tec­no­lo­gía tie­ne muy atra­pa­dos a los ne­nes. Cuan­do pre­gun­to “¿qué gus­to tie­ne la sal?”, el tea­tro ex­plo­ta. Pe­ro re­co­noz­co que son los pa­dres quie­nes res­pon­den, por­que los pi­ni­nos la mi­ran a Pa­nam. La com­bi­na­ción per­fec­ta.

¿Ser así te alar­ga la vi­da?

No ten­go du­das. Si fue­ra un vie­jo ma­la on­da, que se ca­brea por to­do, ya me ha­bría ido con San Pe­dro. Me pa­sé la vi­da jo­dien­do, pe­ro siem­pre jo­das lim­pias.

¿Por qué ele­gis­te el fle­qui­llo co­mo as­pec­to dis­tin­ti­vo?

Que­ría ser lo más feo po­si­ble. El có­mi­co tien­de a afear­se.

¿Ves te­le­vi­sión?

To­do el día. Pe­ro hay tan­ta fal­ta de res­pe­to que eli­jo do­cu­men­ta­les: me gus­ta sa­ber qué co­men las ji­ra­fas o có­mo duer­me una tor­tu­ga ma­ri­na.

¿Pro­gra­mas po­lí­ti­cos, no­ti­cie­ros?

A La­na­ta lo mi­ra­ba… ¿Sa­bés por qué Cristina Kirch­ner no to­ma­ba le­che? Por­que odia­ba la na­ta [se ma­ta de ri­sa]. Los no­ti­cie­ros me amar­gan. Los ar­gen­ti­nos nos la pa­sa­mos pe­lean­do.

¿Nun­ca te ima­gi­nas­te ha­cien­do te­le­vi­sión en es­tos tiem­pos?

Sí, mu­chas ve­ces so­ñé con ha­cer un pro­gra­ma en el que yo to­co un tim­bre cual­quie­ra, sa­le el due­ño de ca­sa y, sor­pren­di­do por ver­me, nos po­ne­mos a ha­blar de al­gu­na co­sa.

¿Y a na­die le in­tere­só?

¿¡Quién me lo va a pro­du­cir!?

Adrián Suar, Se­bas­tián Or­te­ga…

¡Avi­sa­les!

¿Al­gún sue­ño pen­dien­te?

Sí. Me gus­ta­ría ha­cer un pa­pel dra­má­ti­co; in­ter­pre­tar a un loquito o un psi­có­pa­ta. Se­ría una lin­da ma­ne­ra de des­pe­dir­me de la ac­tua­ción.

Vol­ve­mos a pe­dir por Suar y Or­te­ga, pa­ra que to­men no­ta…

Se­ría un cie­rre per­fec­to.

¿Quién fue el hu­mo­ris­ta que más te hi­zo reír?

El Car­li­tos más gran­de: Chaplin.

¿Có­mo te ima­gi­nás el cum­plea­ños número 100? Será en 2025.

No sé si lle­go, el trá­fi­co es­tá pe­sa­do. Quie­ro vi­vir bien, no sobrevivir.

¿Qué pen­sás de la muer­te?

Me in­quie­ta, me da cu­rio­si­dad.

¿Le te­nés mie­do?

Un po­co sí.

"¿UN SUE­ÑO? ME GUS­TA­RÍA HA­CER DE LOQUITO EN MI ÚL­TI­MA AC­TUA­CIÓN".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.