Pa­ra la cua­res­ma

A es­te sa­bro­so po­ta­je flo­ren­tino del si­glo XI po­de­mos agre­gar­le cho­clo ama­ri­llo, un za­pa­lli­to y un na­bo cor­ta­dos en cu­bi­tos.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Es una cos­tum­bre cris­tia­na que se va per­dien­do, el ayuno y la abs­ti­nen­cia del Vier­nes San­to. Bus­can­do en mis li­bros en­con­tré al­gu­nas re­ce­tas po­co co­no­ci­das re­la­cio­na­das con la Se­ma­na San­ta. La que pa­sa­ré a con­ti­nua­ción es de una mon­ja del si­glo XI, de un mo­nas­te­rio en Flo­ren­cia –Ita­lia– de la Or­den de la Ca­mál­du­la. Es­ta mon­ja, cu­yo nom­bre no cons­ta, pre­pa­ra­ba un sa­bro­so po­ta­je, la “So­pa de pan del Vier­nes”, es­pe­cial pa­ra es­tos días de pe­ni­ten­cia, lla­ma­dos “de ma­gro”.

In­gre­dien­tes pa­ra 6 pla­tos: pa­ra el cal­do: 1 ata­do de acel­ga; 2 ce­bo­llas de ca­be­za; 2 to­ma­tes ma­du­ros; 3 za­naho­rias, ½ col (sue­lo usar in­dis­tin­ta­men­te co­li­flor, re­po­llo o bró­co­li; eso sí, her­vi­do apar­te y aña­di­do al fi­nal); 2 ta­llos de apio; ¼ de ar­ve­jas en vai­na, aun­que pue­den usar de la­ta.

Pa­ra la ba­se: va­rias tos­ta­das de pan blan­co; 200 g de que­so ra­lla­do –pre­fie­ro el de he­bras– sal, pi­mien­ta y to­mi­llo; 2 cu­cha­ra­das de acei­te de oli­va.

Pre­pa­ra­ción: cor­tar las ver­du­ras y des­gra­nar las ar­ve­jas. Echar­las en una olla con abun­dan­te agua; de­jar que hier­va has­ta que que­de un cal­do es­pe­so y las ver­du­ras des­he­chas; agre­gar la col des­me­nu­za­da. Cuan­do apa­ga­mos la hor­na­lla, sa­la­mos y echa­mos el acei­te de oli­va mez­cla­do con la pi­mien­ta y el to­mi­llo. Ta­par y de­jar des­can­sar al res­col­do.

Aco­mo­dar las tos­ta­das en el fon­do de una so­pe­ra, de un bol de ce­rá­mi­ca o pa­ra horno, que ten­ga una am­plia ba­se pa­ra que sea más fá­cil ser­vir­la. Es­pol­vo­rear el pan con to­mi­llo y que­so ra­lla­do, en he­bras o con re­ba­na­das de que­so fres­co.

Se vuel­ca la so­pa so­bre ellos, se la ta­pa y se la de­ja des­can­sar diez mi­nu­tos. De­be ser­vir­se muy ca­lien­te.

Si la que­re­mos más con­sis­ten­te, po­de­mos agre­gar al cal­do una cu­cha­ra­da de pas­ta de an­choas –en cu­yo ca­so, con­tro­lar la can­ti­dad de sal que le po­ne­mos–; al ser­vir­la, de­co­rar con una ra­mi­ta de al­baha­ca so­bre ella.

Es un plato sa­bro­so, que acep­ta otros agre­ga­dos: cho­clo ama­ri­llo des­gra­na­do, un za­pa­lli­to en cu­bos y, lo que nun­ca ol­vi­do, por­que me re­cuer­da mi abue­la Fi­de­la y mi ni­ñez, un na­bo pe­que­ño en da­di­tos.

Otra re­ce­ta de cua­res­ma que me en­can­ta pre­pa­rar son los fi­le­tes de pes­ca­do con to­ma­te y cre­ma, por­que que­da a mi elec­ción el pes­ca­do que con­si­ga: mer­lu­za, pe­je­rrey, tru­cha, atún, et­cé­te­ra.

In­gre­dien­tes pa­ra 8 pla­tos: 8 fi­le­tes de pes­ca­do; 8 ro­da­jas de to­ma­te; sal; oré­gano; un po­te de cre­ma de le­che se­mi­lí­qui­da; 3 cu­cha­ra­das de co­ñac, de cal­va­dos o de vino blan­co a gus­to.

Pre­pa­ra­ción: de­jar los fi­le­tes por un ra­to en jugo de li­món, lue­go se cor­tan en dos y se co­lo­ca la pri­me­ra mi­tad en una fuen­te de horno en­man­te­ca­da y, es op­ta­ti­vo, es­pol­vo­rea­da con chi­mi­chu­rri de so­bre; se sa­la, se co­lo­can las ro­da­jas de to­ma­te con el oré­gano; se po­ne so­bre ella el res­to del fi­le­te. Se ba­te le­ve­men­te la cre­ma con la be­bi­da y se cu­bre la fuen­te. Va al horno me­diano por me­dia ho­ra. Se pue­de ser­vir con re­po­lli­to de Bru­se­las her­vi­dos.

De pos­tre, uno muy sen­ci­llo y rá­pi­do de pre­pa­rar. Lle­va fru­tos se­cos.

In­gre­dien­tes pa­ra 8 por­cio­nes: 100 gra­mos de pa­sas sul­ta­na; 100 de arán­da­nos des­hi­dra­ta­dos, 100 de nueces pe­la­das o al­men­dras tri­tu­ra­das; 1 bo­te­lla de vino blan­co se­co, 200 gra­mos de ri­co­ta, ½ cu­cha­ra­di­ta de ca­ne­la en pol­vo.

Pre­pa­ra­ción: de­jar to­da la no­che las pa­sas y los arán­da­nos en vino. Es­cu­rrir y mez­clar con los otros in­gre­dien­tes. Ser­vir en bol de pos­tre es­pol­vo­rea­do con ca­ne­la.

Su­ge­ren­cias: 1) Si no so­le­mos ha­cer­lo, leer ese día una pá­gi­na de de­vo­ción o de con­se­jos de vi­da que me­jo­ren nues­tro áni­mo. 2) No es ma­la idea me­di­tar so­bre lo­gros y erro­res; ayu­da a su­pe­rar pro­ble­mas. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.