Un Da Vin­ci del si­glo XXI

Co­noz­ca­mos a Elon Musk, el ti­po que pla­nea sal­var al pla­ne­ta Tie­rra con sus in­ven­tos.

La Voz del Interior - Rumbos - - Futuro Imperfecto - POR DIE­GO MA­RI­NE­LLI

Abrí Goo­gle y en la ba­rra ti­peá el nom­bre de Elon Musk. “Elon Musk pue­de leer el ma­ña­na”, “Elon Musk re­sol­ve­rá la cri­sis ener­gé­ti­ca aus­tra­lia­na”, “Elon Musk nos lle­va­rá a Mar­te”. Pue­de que te pa­rez­ca que es­tán ha­blan­do de un su­per­hé­roe, pe­ro no. Se tra­ta de un ti­po real, de car­ne y hue­so, que no tie­ne po­de­res pa­ra­nor­mar­les de nin­gu­na cla­se, aun­que es con­si­de­ra­do co­mo la men­te más po­de­ro­sa de nues­tra épo­ca (ups, eso sue­na más a un su­per­vi­llano en po­ten­cia). In­no­va­dor, he­cho a sí mis­mo, vi­sio­na­rio, in­ven­tor, eco­lo­gis­ta, em­pre­sa­rio de éxi­to... Elon Musk es al­go así co­mo el Leo­nar­do Da Vin­ci del si­glo XXI.

An­tes de cum­plir los 27 años, Musk se con­vir­tió en mi­llo­na­rio al crear Pay­Pal, el sis­te­ma de pa­gos y trans­fe­ren­cias que re­vo­lu­cio­nó la ma­ne­ra de com­prar por la web. Con ese va­gón de di­ne­ro no so­lo se com­pró una ca­si­ta fren­te al mar y un plas­ma gi­gan­te, sino que co­men­zó a in­ver­tir en pro­yec­tos de cien­cia y tec­no­lo­gía de avan­za­da. Has­ta acá, no di­fie­re mu­cho de otras tan­tas his­to­rias de ge­nie­ci­llos que se vol­vie­ron ri­cos gra­cias a la web. Lo que di­fe­ren­cia a Musk, lo que lo con­vier­te en el Da Vin­ci de la era di­gi­tal, es que to­dos y ca­da uno de los pro­yec­tos que en­ca­ra tie­nen co­mo ob­je­ti­vo la pre­ser­va­ción de la es­pe­cie hu­ma­na, ya sea a tra­vés del cui­da­do del pla­ne­ta en que vi­vi­mos, co­mo de la bús­que­da de la cura de en­fer­me­da­des y una lon­ge­vi­dad ca­da vez ma­yor, y –por so­bre to­do– de la po­si­bi­li­dad co­lo­ni­zar otros pla­ne­tas pa­ra cuan­do lle­gue el mo­men­to de mar­char­nos.

Una de las pri­me­ras co­sas que hi­zo el bueno de Elon tras re­ci­bir su che­que de 150 mi­llo­nes de dó­la­res por la ven­ta de Pay­Pal fue fun­dar Spa­ceX (co­no­ci­da co­mo la NASA pri­va­da), que desa­rro­lló Falcon 9, la nue­va ge­ne­ra­ción de trans­bor­da­do­res es­pa­cia­les y ac­tual­men­te se en­cuen­tra di­se­ñan­do los pla­nes de la pri­me­ra co­lo­nia hu­ma­na en Mar­te. Aque­llo fue por 2002 y, ape­nas un año más tar­de, lan­zó Tes­la Mo­tors, una com­pa­ñía que fa­bri­ca au­tos eléc­tri­cos que, ade­más, se con­du­cen so­los y cu­yas po­de­ro­sas y re­vo­lu­cio­na­rias ba­te­rías de li­tio es­tán re­sol­vien­do la cri­sis ener­gé­ti­ca del sur de Aus­tra­lia . Tras eso, abrió So­la­rCity, una com­pa­ñía sin fi­nes de lu­cro que fa­bri­ca e ins­ta­la pa­ne­les de ener­gía so­lar en ho­ga­res y em­pre­sas, e in­vir­tió fuer­te en Halc­yon Mo­le­cu­lar, un la­bo­ra­to­rio de bio­tec­no­lo­gía que se pro­po­ne en el cor­to pla­zo ex­ten­der el pro­me­dio de vi­da hu­ma­na por en­ci­ma de los 100 años. Su úl­ti­mo arre­ba­to es Hy­pe­rLoop un tren ca­paz de via­jar a una ve­lo­ci­dad de 1.200 ki­ló­me­tros por ho­ra.

La fra­se de él que más me gus­ta: “Yo pre­gun­ta­ba to­do, y eso enoja­ba a mis pa­dres; y so­lo acep­ta­ba las res­pues­tas si te­nían sen­ti­do” .

MI­LLO­NA­RIO, IN­VEN­TOR, ECO­LO­GIS­TA Y VI­SIO­NA­RIO: CA­SI UN SU­PER­HÉ­ROE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.