LOS LEC­TO­RES CON­SUL­TAN

Ricardo Cuer­vo, de Men­do­za, tie­ne unos agua­ri­bay muy gran­des, cen­te­na­rios, a los que sue­le ata­car una es­pe­cie de pul­gón que for­ma unas bo­li­tas al­go­do­no­sas. En el pa­sa­do, pu­do so­lu­cio­nar el pro­ble­ma apli­can­do Te­mik al sue­lo, pe­ro aho­ra el pro­duc­to es­tá pro

La Voz del Interior - Rumbos - - Gustos -

Ricardo, por un la­do, le re­co­mien­do no usar ni bus­car más ese in­sec­ti­ci­da de al­tí­si­ma to­xi­ci­dad, pues es­tá prohi­bi­do en la ma­yor par­te del mun­do y se em­plea so­lo en ca­sos ex­cep­cio­na­les y ba­jo su­per­vi­sión de un pro­fe­sio­nal idó­neo. Tam­bién le cuen­to que lo que afec­ta a su ár­bol no es un pul­gón, sino una co­chi­ni­lla se­ro­sa, una pla­ga tí­pi­ca en los agua­ri­bay y que con­vi­ve con ellos. Se pue­de con­tro­lar con el ro­cia­do se­ma­nal de un pre­pa­ra­do ca­se­ro ela­bo­ra­do con 10 cu­cha­ra­das so­pe­ras de ra­lla­du­ra de ja­bón blan­co di­lui­das en 10 li­tros de agua ti­bia. An­tes de ro­ciar, de­be sa­car la ma­yo­ría de las co­chi­ni­llas con un ce­pi- llo de cer­das ata­do en la pun­ta de una ca­ña y lue­go ro­ciar las ra­mas afec­ta­das en cuatro opor­tu­ni­da­des ca­da 7 días. Así lo­gra­rá con­tro­lar la pla­ga y no con­ta­mi­na­rá el am­bien­te, más allá de al­gu­nas pom­pas de ja­bón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.