LA BE­LLA (Y AU­DAZ) EM­MA WATSON

Fa­mo­sa por su pa­pel de Her­mio­ne en la sa­ga Harry Pot­ter y tam­bién por su com­pro­mi­so so­cial, vuel­ve a la pan­ta­lla gran­de con un fil­me que, pa­ra bien o pa­ra mal, es­ta­rá en bo­ca de to­dos.

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro - POR VÍCTOR T. LAURENCENA

To­dos la co­no­ce­mos por ha­ber si­do la me­jor ami­ga de Harry Pot­ter y eso es al­go por lo que siem­pre se­rá re­cor­da­da. Sin em­bar­go, su abun­dan­te, re­pen­ti­na y pre­coz fa­ma no le im­pi­dió a Em­ma Watson so­bre­vi­vir a la pot­ter­ma­nía y se­guir pi­san­do fuer­te, com­pro­me­ti­da con cau­sas co­mo el fe­mi­nis­mo (fue nom­bra­da Em­ba­ja­do­ra de bue­na vo­lun­tad de ONU Mu­je­res) y, aho­ra, pro­ta­go­ni­zan­do la es­pe­ra­da nue­va ver­sión de La Be­lla y la Bes­tia, tal vez la pe­lí­cu­la más ama­da de la his­to­ria de Dis­ney.

Des­de Nue­va York y en conversación con la pren­sa, la in­gle­sa de 26 años nos hi­zo re­fle­xio­nar: ¿Hu­bo al­go que te hi­zo du­dar a la ho­ra de acep­tar es­te pa­pel? Te­ner que can­tar, sin du­das; ha­cer­lo por pri­me­ra vez en la vi­da, y en uno de los mu­si­ca­les más que­ri­dos... Me sen­tí un po­co pre­sio­na­da. ¿Qué pue­de en­se­ñar Be­lla a los jó­ve­nes de hoy? Lo ma­ra­vi­llo­so de Be­lla es que no juz­ga a na­die an­tes de co­no­cer

la his­to­ria com­ple­ta, y sa­be que to­dos te­ne­mos una. Y eso es im­por­tan­te hoy en día, por­que a me­di­da que el mun­do se vuel­ve más pe­que­ño y glo­bal, te­ne­mos que en­con­trar for­mas de ser más co­mo Be­lla y no te­mer lo que no co­no­ce­mos. ¿Y en el ca­so de la Bes­tia? Es un error pen­sar que es una pe­lí­cu­la pa­ra ni­ñas, ya que tam­bién ex­plo­ra la mas­cu­li­ni­dad. Lo que ha­ce hu­ma­na a la Bes­tia es su com­pa­sión y su pie­dad. Y, fi­nal­men­te, su ha­bi­li­dad pa­ra amar, por­que se tra­ta de po­ner a la otra per­so­na en pri­mer lu­gar. Es un ac­to de­sin­te­re­sa­do. ¿Por qué acep­tas­te es­te pa­pel? La Be­lla y la Bes­tia pue­den ser vis­tos co­mo las dos fuer­zas que ha­bi­tan en ca­da per­so­na; una me­tá­fo­ra de có­mo ca­da uno de no­so­tros se com­ple­ta co­mo ser hu­mano; y eso so­lo es po­si­ble si se abra­zan esas dos fuer­zas. Por eso me pa­re­ció tan in­tere­san­te. Be­lla es una chi­ca que no en­ca­ja, ¿al­gu­na vez te sen­tis­te así? Aho­ra sien­to que no en­ca­jo [ri­sas]. A ve­ces es­tá bien no en­ca­jar; que una opi­nión ema­ne de la ma­yo­ría no sig­ni­fi­ca que sea la co­rrec­ta. Pa­re­ce que tus mo­men­tos de más ale­gría son cuan­do de­fen­dés tus ideas. ¿Es así? Te­ner un ob­je­ti­vo re­la­cio­na­do con un mun­do más gran­de que yo, me dio un pro­pó­si­to. Y cam­bió mi opi­nión y sen­ti­mien­tos so­bre mi pro­pia fa­ma y có­mo li­diar con ella. Te­ner un lu­gar en el que pro­yec­tar esa aten­ción es muy gra­ti­fi­can­te. ¿Es­tán vol­vien­do los mu­si­ca­les? Sí. Pien­so que hay mu­cha in­cer­ti­dum­bre en el cli­ma po­lí­ti­co y la gen­te es­tá que­rien­do ver pe­lí­cu­las que le den es­pe­ran­za y le re­cuer­den lo que hay de be­llo en el mun­do. Ne­ce­si­ta­mos con­ten­ción, y los mu­si­ca­les lo­gran eso muy bien. ¿Qué cam­bia­rías de la pe­lí­cu­la? He pen­sa­do so­bre qué ha­ría Be­lla cuan­do ter­mi­na la pe­lí­cu­la: me gus­ta­ría que con­vir­tie­ra la bi­blio­te­ca del cas­ti­llo en una es­cue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.