Me ex­tra­ño a mí mis­ma

Hi­jos, tra­ba­jo den­tro y fue­ra de ca­sa, trá­mi­tes, co­rri­das... En la vo­rá­gi­ne co­ti­dia­na, nos vol­ve­mos ex­per­tas en cu­brir va­rios fren­tes a la vez, pe­ro ¿a qué cos­to? ¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que te pre­gun­tas­te có­mo que­rías que fue­se tu vi­da? En es­ta nota, v

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR VIR­GI­NIA PO­BLET ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

ca­mi­na por su ca­sa, Mafalda ob­ser­va una ta­bla de plan­char con una pi­la de ro­pa im­pe­ca­ble­men­te do­bla­da, el pi­so re­lu­cien­te y la co­ci­na y los pla­tos lim­pios. Cuan­do al fin en­cuen­tra a su ma­dre li­dian­do con el la­va­rro­pas, le pre­gun­ta: “Ma­má, ¿qué te gus­ta­ría ser si vi­vie­ras?”. Más allá del sig­ni­fi­ca­do par­ti­cu­lar de la his­to­rie­ta, to­das nos he­mos to­pa­do al­gu­na vez, mien­tras nos apre­su­ra­mos a cum­plir con nues­tras la­bo­res co­ti­dia­nas, con la sen­sa­ción de que no es­ta­mos en el aquí y aho­ra, de que al­go nos fal­ta, de que nues­tra al­ma no es­tá den­tro de es­te cuer­po que ha­ce mil co­sas a la vez.

¿Dón­de es­toy? ¿Adón­de voy? ¿Qué quie­ro? ¿Quién soy? Es­tas son el ti­po de pre­gun­tas que nos aco­me­ten en esos mo­men­tos en que la an­gus­tia apa­re­ce y ya no po­de­mos ha­cer­la a un la­do; cues­tio­na­mien­tos que, en ri­gor, los hu­ma­nos nos ha­ce­mos des­de tiem­pos in­me­mo­ra­bles y que si­guen sien­do ob­je­to de de­ba­te en di­ver­sas dis­ci­pli­nas hu­ma­nís­ti­cas. Por ca­so, Au­gus­to Com­te, con­si­de­ra­do uno de los pa­dres de la so­cio­lo­gía, sos­te­nía que el hom­bre na­ce con una dis­cor­dan­cia tre­men­da en­tre lo que tie­ne que rea­li­zar, el mun­do que lo ro­dea y las fuer­zas con las que na­ce pa­ra con­cre­tar­lo. El fi­ló­so­fo Mar­tin Hei­deg­ger ma­ni­fes­ta­ba: “El ser es abu­rri­mien­to”; es de­cir, que el ser es en cuan­to es­tá in­mer­so en el mun­do; pe­ro cuan­do es­tá so­lo, se des­cu­bre a sí mis­mo va­cío, se abu­rre. Freud, por su par­te, des­cri­bía al yo co­mo un ji­ne­te que es­tá de­ter­mi­na­do tan­to por los im­pul­sos in­na­tos, sus ins­tin­tos, co­mo por lo que se le de­man­da des­de afue­ra.

“El ji­ne­te tra­ta de co­man­dar los man­da­tos in­ter­nos, las exi­gen­cias bio­ló­gi­cas ins­tin­ti­vas y los man­da­tos ex­te­rio­res. Lo ex­terno no es so­lo lo so­cial, sino tam­bién lo que in­cor­po­ra­mos en ca­sa a tra­vés de ma­má y pa­pá. En el me­dio es­tá el po­bre yo. En la ti­ra de Mafalda se ve a una maMien­tras dre tan so­bre­pa­sa­da por las exi­gen­cias in­ter­nas y los man­da­tos ex­ter­nos, que al­go que­da de la­do”, ex­pli­ca Mar­ce­lo Re­don­da, pro­se­cre­ta­rio cien­tí­fi­co de la Aso­cia­ción Psi­coa­na­lí­ti­ca de Bue­nos Ai­res.

IN­CÓ­MO­DA CO­MO­DI­DAD

“La vi­da co­ti­dia­na te atro­pe­lla”, de­fi­ne, un po­co en bro­ma y un po­co en se­rio, Ali­cia Ál­va­rez, asis­ten­te so­cial y ma­dre de tres va­ro­nes. Es cier­to: cui­dar de la fa­mi­lia y “bus­car el man­go que te ha­ga mor­far”, co­mo bien di­ce el tan­go, lle­va bas­tan­te tiem­po, pe­ro ¿por qué la gran ma­yo­ría de las ve­ces que­da pos­ter­ga­do el pro­pio ser?

“Alie­nar­se tam­bién sir­ve pa­ra no en­fren­tar la vi­da. Mu­cha gen­te evi­ta de­ci­dir qué ha­cer con su vi­da por­que le da mie­do. Nos aco­mo­da­mos en la in­co­mo­di­dad; no nos atre­ve­mos a rom­per los man­da­tos por­que es­to tie­ne un cos­to que no que­re­mos pa­gar. Cree­mos es­tar cum­plien­do con las obli­ga­cio­nes cuan­do, en reali­dad, es­ta­mos res­pon­dien­do a nues­tra pro­pia in­ca­pa­ci­dad de ele­gir ser”, di­ce No­ra Sliw­ko­wicz, te­ra­peu­ta ges­tál­ti­ca y se­xó­lo­ga clí­ni­ca.

Es cier­to, el te­mor pa­ra­li­za; más aún cuan­do lo úni­co que se tie­ne en cla­ro es que hay una an­gus­tia in­ter­na, pe­ro po­ca o nu­la idea de ha­cia

dón­de ir. El tra­ba­jo, la ca­sa, los chi­cos, el om­ni­pre­sen­te ce­lu­lar… La arro­lla­do­ra ru­ti­na nos alie­na. Nos ta­pa­mos de ta­reas, nos fu­sio­na­mos con la tec­no­lo­gía al pun­to de que ca­si se trans­for­ma en una par­te de nues­tro cuer­po. Pe­ro, co­mo el agua, la con­go­ja se cue­la por rin­co­nes insospechados pa­ra ha­cer­se pre­sen­te en los mo­men­tos me­nos es­pe­ra­dos. BUS­CAN­DO TU PRO­PIA VOZ “De na­da sir­ve es­ca­par­se de uno mis­mo”, can­ta­ba Mo­ris en su ál­bum

30 mi­nu­tos de vi­da. Quien se atre­ve a bu­cear un po­co, nota, por ejem­plo, que ríe me­nos o que ya no can­ta de ma­ne­ra es­pon­tá­nea; sim­ple­men­te ya no le sa­le, y eso es lo que ex­tra­ña. ¿Có­mo re­to­mar ese ím­pe­tu de vi­da que aflo­ra­ba co­mo un to­rren­te im­pa­ra­ble? Des­de ya que no es fá­cil, pe­ro al me­nos es­te ca­vi­lar in­tros­pec­ti­vo pue­de ser el pun­ta­pié ini­cial.

“Fren­te al va­cío, lo pri­me­ro que hay que ha­cer es pa­rar; esa sen­sa­ción nos es­tá mos­tran­do que no es por ahí que de­be­mos se­guir. Si lo­gras­te dar­te cuen­ta de que es­tás in­có­mo­do o en un es­ta­do ca­la­mi­to­so, es pa­ra re­for­mu­lar­te có­mo res­pon­der a la de­man­da ex­ter­na y en qué me­di­da te vas a dar lu­gar”, su­gie­re la li­cen­cia­da en psi­co­lo­gía Clau­dia Pi­res, se­cre­ta­ria cien­tí­fi­ca de la Aso- cia­ción Ges­tál­ti­ca de Bue­nos Ai­res.

Más allá de lo bio­ló­gi­co y lo so­cial, los se­res hu­ma­nos te­ne­mos al­go pro­pio, que na­ce con no­so­tros y no se sa­be bien de dón­de sa­le. Al­gu­nos pue­den cons­truir al­go de la na­da, otros se pa­san la vi­da bus­can­do den­tro de sí y mu­chos es­pe­ran que les di­gan lo que de­ben ha­cer. A es­to lo lla­ma­mos per­so­na­li­dad.

“Co­mo sos­tu­vo Hei­deg­ger, el ser es abu­rri­mien­to; es­tá con­de­na­do a vin­cu­lar­se con el mun­do, pe­ro el ser tam­bién pue­de re­la­cio­nar­se con el res­to del pla­ne­ta des­de al­go per­so­nal. Los es­cri­to­res ha­blan de en­con­trar la voz; to­das las per­so­nas ne­ce­si­ta­mos en­con­trar la pro­pia voz”, re­fle­xio­na Re­don­da. Pa­ra ello es muy im­por­tan­te sa­ber de qué he­rra­mien­tas se dis­po­ne, ya que na­die lo pue­de to­do. Ca­da per­so­na tie­ne su lí­mi­te. A al­guien que le im­pre­sio­na la san­gre le re­sul­ta­rá muy di­fí­cil es­tu­diar Me­di­ci­na; una per­so­na muy so­cia­ble su­fre mu­cho si tra­ba­ja to­do el día so­la en su ca­sa. La cla­ve es sen­tir­se có­mo­do y en paz con uno mis­mo. Mien­tras no se sub­es­ti­me ni so­bres­ti­me, ca­da cual va a en­con­trar lo que pue­de den­tro de sus po­si­bi­li­da­des.

Un an­ti­guo afo­ris­mo grie­go di­ce: “Co­nó­ce­te a ti mis­mo”. Aquel mo­les­to va­cío in­terno pi­de ni más ni me­nos que in­tros­pec­ción, bus­car qué se quie­re y ha­cia dón­de que­re­mos ir. Ha­cer­se ca­so es el ca­mino. Más in­fo so­bre no­so­tros mis­mos en rum­bos­di­gi­tal.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.