“El es­ce­na­rio me tie­ne de rehén”

Nos en­con­tra­mos con una Eleonora Cas­sano com­ba­ti­va, con ca­rác­ter, ba­rrio y pa­sión, que po­co tie­ne que ver con lo que su­gie­re en el es­ce­na­rio, don­de siem­pre lu­ció frá­gil y de­li­ca­da. A los 52 años cuen­ta por qué no pue­de de­jar los es­ce­na­rios, ad­mi­te que suf

La Voz del Interior - Rumbos - - Entrevista - TEX­TO JA­VIER FIRPO FO­TOS PAU­LA TE­LLER

De en­tra­da no­más Eleonora Cas­sano, fi­gu­ra de la dan­za mun­dial, mues­tra sin pre­ten­der­lo su hu­mil­dad. Quien ha es­ta­do en los ca­ma­ri­nes de los tea­tros de ba­llet más gla­mo­ro­sos de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos no tie­ne dra­ma en ocu­par es­te cuar­to con un tris­te ven­ti­la­dor­ci­to en el tea­tro Broad­way. Eleonora en­tien­de que Fla­vio Men­do­za hi­zo un gran es­fuer­zo por te­ner­la en el elen­co de Stra­va­gan­za y que, en es­te ca­so, el ca­ma­rín es un as­pec­to se­cun­da­rio. “Yo no soy que­jo­sa, nun­ca lo fui. En una fun­ción días atrás salí al es­ce­na­rio con un ves­ti­do que no te­nía ter­mi­na­dos los arre­glos, pe­ro yo salí igual. Otra per­so­na no sa­le a es­ce­na o no es­tre­na o no bai­la, qué sé yo…”, ex­pre­sa Eleonora, mien­tras se ma­qui­lla pa­ra la fun­ción que es­tá por em­pe­zar. “El es­ce­na­rio es más fuer­te, no pue­do en­ca­pri­char­me y sus­pen­der la fun­ción”, re­fle­xio­na con cier­to ai­re de au­to­crí­ti­ca. Pro­ba­ble­men­te Na­cha Guevara, que es­tá en el ca­ma­rín de al la­do, no hu­bie­ra he­cho la fun­ción sin el ves­tua­rio ter­mi­na­do… No lo sé, ha­bría que pre­gun­tár­se­lo a Na­cha. De to­das for­mas, ella tie­ne las co­sas su­per­cla­ras y se ha­ce res­pe­tar im­po­nien­do su ex­pe­rien­cia, su tra­yec­to­ria y sus ne­ce­si­da­des. Yo pue­do te­ner una ca­rre­ra más

"SU­FRÍ MU­CHO MÁS EL RE­TI­RO DE JU­LIO BOCCA DEL

BA­LLET QUE EL MÍO".

o me­nos pres­ti­gio­sa que Na­cha, pe­ro no po­dría ha­cer un des­plan­te de ese ti­po. No me sa­le, no for­ma par­te de mi ADN.

Un ra­to an­tes, en la se­sión de fo­tos con Rum­bos, Cas­sano mos­tró sus ga­rras, un ca­rác­ter fir­me que, a

prio­ri, no con­di­ce con su ima­gen frá­gil y an­ge­li­cal. An­te ca­da pro­pues­ta de la fo­tó­gra­fa, ella pe­día ver la ima­gen y, si no le gustaba, pe­día que se bo­rra­ra. “Es que son mu­chos años que lle­vo po­san­do, al­go en­tien­do... y si no me cui­do yo, ¿quién lo va a ha­cer? Ojo, no soy nin­gu­na di­va, ni me creo mil… Los que me conocen sa­ben que soy una mi­na que se arre­man­ga y que si hay que pa­sar el tra­po, lo pa­so. Pe­ro se ve que ge­ne­ro en el com­pa­ñe­ro o com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo tal con­fian­za que, a ve­ces, so­bre­pa­san los lí­mi­tes. ¿En­ton­ces? Ten­go que me­ter­les un brus­co freno de ma­nos. Me sa­le la ta­na de aden­tro. Sé po­ner los pun­tos. Sor­pren­de lo que de­cís… Uno no te ima­gi­na en esa si­tua­ción. Es que a mí se me ve así, to­da chi­qui­ti­ta, me­nu­di­ta, su­mi­sa, que va a to­dos la­dos en pun­ti­tas de pie, pe­ro eso es so­lo en el es­ce­na­rio. Esa ima­gen de po­lli­to mo­ja­do no tie­ne na­da que ver con­mi­go. Soy lo opues­to. Te­naz, man­da­da y muy apa­sio­na­da… pa­ra to­do [son­ríe pí­ca­ra]. Ju­lio Bocca, tu par­te­nai­re du­ran­te vein­te años, se re­ti­ró ha­ce una dé­ca­da y nun­ca vol­vió a bai­lar. ¿Por qué vos se­guís en ac­ti­vi­dad? Por­que amo el es­ce­na­rio, amo bai­lar, es mi vi­da, y el es­ce­na­rio me tie­ne me­dio de rehén… y no me re­sis­to, eh. Me gus­ta rein­ven­tar­me, co­rrer ries­gos… ¿Quién se hu­bie­ra ima­gi­na­do que yo iba a es­tar col­ga­da de ar­ne­ses y bai­lan­do a diez me­tros de al­tu­ra en un es­pec­tácu­lo de Fla­vio Men­do­za? La ver­dad que po­cos lo ima­gi­na­ban… ¿Con qué te se­du­jo Fla­vio? Con for­mar par­te de es­te gran es­pec­tácu­lo, al­go to­tal­men­te dis­tin­to a lo que yo hi­ce. Co­no­cía Stra­va­gan­za des­de sus ini­cios y me pa­re­ció im­po­nen­te. Por eso cuan­do Fla­vio me con­vo­có, y me dio li­ber­tad pa­ra crear, que me dis­fru­ta en­tu­sias­mé…mu­cho el Soy tra­ba­jo,una mi­na no ma­dre­me ima­gi­noy es­po­sa, es­tar­que no en es ca­sa, na­da ser sen­ci­llo, y en­ci­ma es­tar ju­bi­la­da del es­ce­na­rio. Ten­go tem­ple, me gus­ta sa­lir de la zo­na de con­fort… ¿De dón­de sa­le ese tem­ple? Es per­so­nal, lo fui cons­tru­yen­do; pe­ro ade­más ten­go la con­ten­ción de Ser­gio [Al­ber­to­ni], mi ma­ri­do y mi ma­na­ger, que es más frío, ce­re­bral. Por eso se­gui­mos jun­tos, por­que nos com­ple­men­ta­mos a la per­fec­ción. Creo que sin su apo­yo no hu­bie­ra lo­gra­do mi ca­rre­ra. ¿A qué se de­di­ca­ba tu ma­ri­do? Es quí­mi­co, tra­ba­jó va­rios años en un la­bo­ra­to­rio has­ta que de­jó to­do pa­ra acom­pa­ñar­me en mis ac­ti­vi­da­des. Se enamo­ró de mi pro­fe­sión. Ex­pli­ca­me có­mo se cru­zan una bai­la­ri­na con un quí­mi­co… En el úni­co lu­gar po­si­ble: una playa. Fue en San­ta Te­re­si­ta, yo te­nía 18 años cuan­do nos pu­si­mos de no­vios y nos ca­sa­mos a mis vein­te. Y des­de en­ton­ces no nos se­pa­ra­mos. Tus pa­dres se se­pa­ra­ron cuan­do vos eras muy chi­ca. ¿Hi­cis­te un es­fuer­zo ex­tra pa­ra que tus hi­jos vie­ran tu mo­de­lo de ma­tri­mo­nio? No creo que sea un mo­de­lo, no lo pre­ten­de­mos así, se dio na­tu­ral­men­te. Co­mo ar­tis­ta siem­pre tu­ve en cuen­ta a la fa­mi­lia co­mo ins­ti­tu­ción y nun­ca me in­tere­só des­vin­cu­lar­me. Al con­tra­rio, mi ma­ri­do y mis hi­jos fue­ron mi sos­tén co­mo bai­la­ri­na, y lo si­guen sien­do. ¿Có­mo te ven tus hi­jos? Co­mo¿No co­mo una una­flor de ar­tis­ta, hin­cha una pe­lo­tas. fi­gu­ra del Ce­ro. ba­llet? Sa­ben lo que hi­ce, pe­ro su­pon­go puer­ta que pa­ra es­tán afue­ra. or­gu­llo­so­sPuer­tas aden­tro­de la soy “la vie­ja plo­ma”. Ha­blá­ba­mos de Ju­lio Bocca… ¿Lo se­guís vien­do, có­mo es el víncu­lo? Vi­ve en Montevideo, es­tá al fren­te del ba­llet uru­gua­yo, por lo que nos ve­mos po­co, pe­ro igual nos men­sa­jea­mos. Con Ju­lio ya cons­trui­mos una amis­tad pa­ra to­da la vi­da, el ca­ri­ño es­tá in­tac­to. He­mos vi­vi­do co­sas muy im­por­tan­tes jun­tos. ¿Creés que él se har­tó del es­ce­na­rio y por eso no vol­vió a bai­lar? No, no se har­tó. El te­ma de Ju­lio es que siem­pre tu­vo que li­diar con su cuer­po, ya que él te­nía cier­ta ten­den­cia a en­gor­dar, y otra co­sa im­por­tan­te fue­ron sus le­sio­nes; él pa­de­ció mu­chas. En­ton­ces vol­ver al es­ce­na­rio re­sul­ta­ba pa­ra Ju­lio un tras­torno, no era pla­cen­te­ro… ¿Su­fris­te su re­ti­ro en 2007? Ho­rro­res, mu­cho más que el mío, que fue en 2012 con la obra Cha­peau. Ín­ti­ma­men­te yo sa­bía que con Ju­lio no iba a bai­lar nun­ca más, en cam­bio, yo me re­ti­ré del ba­llet clá­si­co te­nien­do cla­ro que del es­ce­na­rio no me iba to­da­vía. Ni si­quie­ra lo­gras­te que vol­vie­ra un ra­ti­to en 2014, cuan­do vos par­ti­ci­pas­te del “Bai­lan­do”. ¡Ay, no, qué gua­cho! Le ro­gué tan­to… Cuan­do lo in­vi­té a que me acom­pa­ña­ra, lo lla­mé, le es­cri­bí un mon­tón de men­sa­jes y so­lo me de­vol­vía por Whatsapp la ca­ri­ta de las car­ca­ja­das. Un mal­va­do… Pe­ro lo en­tien­do, él allá es­tá en su pa­raí­so. ¿Te mo­les­ta que siem­pre te pre­gun­ten por él? Pa­ra na­da, ¿¡có­mo me va a mo­les­tar!? Si no me pre­gun­tan, yo so­li­ta sa­co el te­ma… Bai­lar con Ju­lio me cam­bió la vi­da, él me dio ar­tís­ti­ca­men­te un vue­lo im­pen­sa­do, de no ha­ber si­do su pa­re­ja de ba­llet no ha­bría vi­vi­do ni la cuar­ta par­te de las co­sas que lo­gré. Y po­de­mos de­cir que “Ju­lio y Eleonora” que­da­ron se­lla­dos co­mo una mar­ca re­gis­tra­da del ba­llet mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.