Mi ami­ga, la vam­pi­ra

Te lla­ma a cual­quier ho­ra pa­ra con­tar­te ca­da sus­pi­ro, te bom­bar­dea por What­sapp y el día que de­cís “aho­ra no pue­do”, te ar­ma el es­cán­da­lo del si­glo. ¿Has­ta dón­de pue­de exi­gir un ser que­ri­do in­con­di­cio­na­li­dad? Tres te­ra­peu­tas nos en­se­ñan a plan­tear lí­mi­tes

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR LEILA SUCARI ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

La his­to­ria de los vam­pi­ros la co­no­ce­mos to­dos: un ser con­de­na­do a ali­men­tar­se de la san­gre aje­na deam­bu­la por las no­ches en bus­ca de una nue­va víc­ti­ma que le per­mi­ta sa­ciar sus de­seos. De­pen­de de la ener­gía vi­tal del otro pa­ra sub­sis­tir. Su pro­pia san­gre no le al­can­za, por eso cla­va sus col­mi­llos en el cue­llo del des­afor­tu­na­do y ab­sor­be sus gló­bu­los ro­jos has­ta de­jar­lo in­cons­cien­te o ma­tar­lo.

Nos di­vier­ten las pe­lí­cu­las de vam­pi­ros por­que sa­be­mos que no exis­ten. Na­die se ali­men­ta­rá de nues­tra san­gre; al me­nos, no li­te­ral­men­te. Pe­ro, ¿qué pa­sa cuan­do te­ne­mos ami­gos que nos con­su­men co­mo si fue­ran Drá­cu­la? ¿Por qué ca­da vez que te jun­tás a to­mar ma­te con esa ami­ga de to­da la vi­da, ter­mi­nás des­gas­ta­da y sin fuer­zas? Los lla­ma­dos ami­gos vam­pi­ros exis­ten y son eso: per­so­nas que se la pa­san de­man­dan­do nues­tra aten­ción, ener­gía y pa­cien­cia.

“Un ras­go tí­pi­co de es­ta cla­se de amis­ta­des es que siem­pre tie­nen pro­ble­mas y siem­pre pi­den ayu­da”, di­ce Ma­bel Iam, te­ra­peu­ta y au­to­ra del li­bro El vam­pi­ris­mo. “Te cuen­tan sus pro­ble­mas a to­da ho­ra. Pe­ro, cuan­do es tu turno, se van por­que es­tán muy apu­ra­das; nun­ca tie­nen tiempo pa­ra es­cu­char­te. Vi­ven en po­si­ción de víc­ti­mas, to­do les pa­sa a ellas. No es­cu­chan al otro; siem­pre es­tán pi­dien­do, re­cla­man­do. Son per­so­nas que to­man tu ener­gía sin dar­te na­da a cam­bio. Los vam­pi­ros emo­cio­na­les tien­den a ma­ni­pu­lar y a tra­tar de con­tro­lar a los otros pa­ra su be­ne­fi­cio, ya sea por in­te­rés eco­nó­mi­co, mie­do a es­tar so­los o por ne­ce­si­dad de ali­men­tar su ego. Son per­so­nas que tien­den a mal­tra­tar y me­nos­pre­cian al en­torno”.

LA DE­MAN­DA IN­FI­NI­TA

Cuan­do ter­mi­nó el se­cun­da­rio, Agustina, hoy una abo­ga­da de 30 años, se hi­zo muy ami­ga de una com­pa­ñe­ra del tra­ba­jo. “Nos vol­vi­mos in­se­pa­ra­bles. Ha­cía­mos to­do jun­tas y es­tá­ba­mos tan mi­me­ti­za­das que has­ta pa­re­cía­mos her­ma­nas”, cuen­ta.

“Al tiempo cam­bié de tra­ba­jo y em­pe­za­mos a ver­nos me­nos. Ella se pu­so muy in­va­si­va; me lla­ma­ba a cual­quier ho­ra pa­ra con­tar­me ca­da pro­ble­ma que te­nía en la ofi­ci­na, en la fa­cu y con su no­vio. Ha­bla­ba de ella, nun­ca me pre­gun­ta­ba có­mo es­ta­ba o si ne­ce­si­ta­ba al­go. Yo tra­ta­ba de te­ner­le pa­cien­cia, pe­ro me sen­tía el de­pó­si­to de to­dos sus ma­les. Un día le acon­se­jé que hi­cie­ra te­ra­pia y se ofen­dió. A par­tir de en­ton­ces nues­tra amis­tad se des­gas­tó; de­jé de aten­der­le el te­lé­fono por­que siem­pre era pa­ra con­tar al­go ne­ga­ti­vo. Sen­tí ali­vio; la ver­dad, pa­ra mí fue sa­car­me un pe­so de en­ci­ma”.

Es im­por­tan­te dis­tin­guir al ser que­ri­do que ne­ce­si­ta una mano ex­tra por­que es­tá atra­ve­san­do un mal mo­men­to, de aque­lla per­so­na que ne­ce­si­ta una mano, las dos ore­jas, pa­la­bras y consejos las 24 ho­ras los sie­te días de la se­ma­na. Por mu­cho ca­ri­ño que les ten­ga­mos, no es sa­lu­da­ble trans­for­mar­nos en el ser­vi­cio de au­xi­lio de un ami­go que vi­ve gi­ran­do en torno a su om­bli­go. Si no hay re­ci­pro­ci­dad, la ba­lan­za se des­ni­ve­la y el víncu­lo se quie­bra. Hay que apren­der a po­ner el lí­mi­te a tiempo y a de­cir que no sin cul­pa.

“La per­so­na neu­ró­ti­ca vi­vi­rá es­pe­ran­do es­cu­char lo que quie­re es­cu­char; de lo con­tra­rio di­rá: tú no me quie­res. De una for­ma u otra, da­rá la vuel­ta to­da la in­for­ma­ción y la adap­ta­rá a lo que pien­sa; vi­vi­rá dis­cu­tien­do, pe­ro nun­ca ha­rá na­da pa­ra sa­lir de ese círcu­lo de be­ne­fi­cios que le pro­por­cio­nan la que­ja y la frus­tra­ción”, di­ce Ber­nan­do Sta­ma­teas en su li­bro Gen­te tó­xi­ca.

“Mu­chas ve­ces per­mi­ti­mos en­trar en nues­tro círcu­lo más ín­ti­mo a los en­vi­dio­sos, a gen­te au­to­ri­ta­ria, a los psi­có­pa­tas, a los or­gu­llo­sos, a per­so­nas que per­ma­nen­te­men­te eva­lúan lo que de­ci­mos y lo que ha­ce­mos; o lo que no de­ci­mos y no ha­ce­mos. De es­ta ma­ne­ra no so­mos fe­li­ces, por­que es­ta­mos ocu­pa­dos tra­tan­do de agra­dar a los otros y car­gan­do res­pon­sa­bi­li­da­des que no nos per­te­ne­cen”.

DA­ME UN PO­QUI­TO DE AMOR

El ami­go vam­pi­ro es el que in­va­de los es­pa­cios per­so­na­les, el que no acep­ta ja­más un “no” co­mo res­pues­ta, el que pre­ten­de de­di­ca­ción y pro­ta­go­nis­mo ab­so­lu­tos. En el fon­do, se tra­ta de per­so­nas in­se­gu­ras que exi­gen aten­ción por­que no sa­ben có­mo pe­dir y dar amor. “Lue­go de es­tar con ellos te sen­tís can­sa­do, mu­chas ve­ces por­que ne­ce­si­tan de vos pa­ra vi­vir o por­que te ha­cen creer que son im­pres­cin­di­bles”, di­ce Ma­bel Iam. “Es una re­la­ción tan tó­xi­ca co­mo una dro­ga. Crean una de­pen­den­cia ne­ga­ti­va; in­clu­so se pue­de ge­ne­rar un sín­dro­me de abs­ti­nen­cia cuan­do el víncu­lo se rom­pe”.

Cuen­ta Ema­nuel, de 26 años: “De­jé de ver­me con uno de mis me­jo­res ami­gos por­que no so­por­tó que me pu­sie­ra de no­vio. Se sen­tía trai­cio­na­do si yo me que­da­ba vien­do una pe­lí­cu­la con ella. Me man­da­ba men­sa­jes a cual­quier ho­ra y fo­tos del bo­li­che pa­ra ha­cer ac­to de pre­sen­cia; me ha­cía es­ce­nas de ce­los y me cau­sa­ba pro­ble­mas to­do el tiempo”.

¿Pue­de un ami­go vam­pi­ro arrui­nar tu re­la­ción amo­ro­sa? ¿Có­mo se po­ne el lí­mi­te? “La de­ci­sión de cuán­to tiempo de­di­car­le a los ami­gos y cuán­to a la pa­re­ja es al­go sub­je­ti­vo. No hay re­glas ge­ne­ra­les por­que ca­da re­la­ción es di­fe­ren­te y ca­da per­so­na tie­ne ne­ce­si­da­des úni­cas. La idea es que to­dos nos sin­ta­mos con­for­mes. No es bueno ce­der y de­jar de la­do lo que uno quie­re por ha­cer fe­liz al otro, sea tu pa­re­ja o tu ami­go. A lar­go pla­zo eso ter­mi­na arrui­nan­do los víncu­los”, ex­pli­ca el psi­coa­na­lis­ta Raúl Car­mo­na.

Si te sen­tís ago­bia­do y tu ami­go te de­man­da más de lo que es­tás dis­pues­to o po­dés dar­le, lo me­jor es que te to­mes un res­pi­ro. Na­die pue­de ser el sal­va­vi­das del otro y, si la re­la­ción de amis­tad no sir­ve pa­ra cons­truir y cre­cer a la par, con­vie­ne de­jar­la a un la­do y se­guir ha­cia ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.