La Ar­gen­ti­na trá­gi­ca

Ol­guín re­in­ter­pre­ta el mi­to de Fe­dra en una no­ve­la de amor y po­lí­ti­ca am­bien­ta­da en los úl­ti­mos tiem­pos de la dic­ta­du­ra.

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro - POR XI­ME­NA PASCUTTI

Los li­bros, a me­nu­do, dia­lo­gan con la his­to­ria; y ca­si siem­pre con otros li­bros. La re­cien­te no­ve­la de Ser­gio Ol­guín, 1982, re­sue­na des­de su nom­bre a la fa­mo­sa dis­to­pía de Geor­ge Or­well –1984–; aun­que, en es­te ca­so, el tiem­po abo­mi­na­ble en que trans­cu­rre el re­la­to es el de la úl­ti­ma dic­ta­du­ra cí­vi­co­mi­li­tar ar­gen­ti­na y la Gue­rra de Mal­vi­nas; y el ám­bi­to don­de se ha­ce sen­tir la vio­len­cia del Es­ta­do y del ser hu­mano, el pro­pio ho­gar de un tor­tu­ra­dor. Tan opre­si­vo es el mar­co, que va­le acla­rar al­go: 1982 cuen­ta una his­to­ria de amor. Ol­guín mol­dea un víncu­lo pleno de go­ce y de­seos en­tre Fá­ti­ma y Pe­dro; mien­tras deam­bu­la con sus per­so­na­jes por el sen­ti­do de la vi­da y tien­de puen­tes con la tra­ge­dia de Fe­dra, aque­lla prin­ce­sa grie­ga que se ha­bía enamo­ra­do de su hi­jas­tro Te­seo, desatan­do la fa­ta­li­dad. Fá­ti­ma es es­po­sa de un in­flu­yen­te mi­li­tar re­pre­sor; Pe­dro es su hi­jas­tro e hi­jo de es­te vio­len­to co­ro­nel que re­gre­sa de Mal­vi­nas co­mo un hé­roe, ocul­tan­do su de­ser­ción. ¿Exis­te de ver­dad el des­tino? ¿Se pue­de sor­tear el sino trá­gi­co y la vio­len­cia de un Es­ta­do to­ta­li­ta­rio, que un día es eje­cu­ta­da por la mano más in­sos­pe­cha­da, la de un fa­mi­liar? Pe­se a su con­tex­to his­tó­ri­co, la no­ve­la es­tá le­jos de ser in­so­por­ta­ble. La carga eró­ti­ca que de­fi­ne el ro­man­ce con­vo­ca a la lec­tu­ra de esos tiem­pos ín­ti­mos de Fá­ti­ma y Pe­dro, en los que la fuer­za de la vi­da le ga­na a to­dos los odios.

1982 Ser­gio Ol­guín Al­fa­gua­ra $ 329

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.