El te­rri­to­rio y la no­ve­la

Aho­ra se pue­den ha­llar, en mu­chas pro­vin­cias, au­to­res que nos re­la­tan las vi­ven­cias de nues­tra tie­rra e iden­ti­dad.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Abrir una no­ve­la es co­mo to­mar­nos un res­pi­ro: en sus pá­gi­nas po­dre­mos ol­vi­dar, du­ran­te unas ho­ras, preo­cu­pa­cio­nes, tris­te­zas, qui­zás una de­cep­ción.

Si es una no­ve­la his­tó­ri­ca am­bien­ta­da en nues­tro país, la abri­mos con otras ex­pec­ta­ti­vas, pues bus­ca­mos en ella no so­lo co­no­cer el pa­sa­do, sino tam­bién des­en­tra­ñar nues­tra com­ple­ja iden­ti­dad.

Has­ta no ha­ce tan­tos años, de­bía­mos re­sig­nar­nos a leer su­ce­sos de otros paí­ses pe­ro, des­de ha­ce un tiem­po, te­ne­mos la sa­tis­fac­ción de en­con­trar, en mu­chas pro­vin­cias, au­to­res que nos re­la­tan las vi­ven­cias de nues­tra tie­rra.

Por ha­ber re­leí­do ha­ce unos días una no­ve­la que trans­cu­rre en Cór­do­ba, de­ci­dí ha­cer unas lí­neas so­bre ella; pues es de las po­cas na­rra­cio­nes am­bien­ta­das en el si­glo XVII en nues­tro país. El per­so­na­je cen­tral, que me atra­pó des­de las pri­me­ras lí­neas, es na­da me­nos que el fa­mo­so y ad­mi­ra­do don Luis de Te­je­da, nues­tro pri­mer poe­ta; bar­do in­sig­ne, gran pe­ca­dor, hom­bre de pa­sio­nes, de vio­len­cia y, al mis­mo tiem­po, lleno de mis­ti­cis­mo: el per­so­na­je ideal pa­ra un dra­ma de épo­ca.

No lo he com­pro­ba­do per­so­nal­men­te, pe­ro di­cen que su re­tra­to es una de las pri­me­ras co­sas que ve­mos al en­trar a la Aca­de­mia Ar­gen­ti­na de Letras, en Bue­nos Ai­res.

La no­ve­la se ti­tu­la La­be­rin­tos y es­cor­pio­nes y su escritor, Pru­den­cio Bus­tos Ar­ga­ña­raz, es un pensador y un his­to­ria­dor muy co­no­ci­do y leí­do en nues­tra ciu­dad. El au­tor ha con­se­gui­do que es­te per­so­na­je, que na­ció a prin­ci­pios del si­glo XVII y mu­rió al fi­nal de esa épo­ca, es­te hom­bre tan lleno de de­fec­tos co­mo de vir­tu­des, que ca­yó y se re­di­mió in­nu­me­ra­bles ve­ces, vi­va pa­ra no­so­tros en letras de im­pren­ta.

En don Luis de Te­je­da y los per­so­na­jes que lo acom­pa­ñan en su glo­rio­sa y ator­men­ta­da vi­da, Bus­tos Ar­ga­ña­raz ha re­fle­ja­do la di­ver­si­dad de una épo­ca y de aque­lla Cór­do­ba, cen­tro cul­tu­ral en­ton­ces de lo que lue­go se­ría la Ar­gen­ti­na.

La des­crip­ción es, a la vez, ví­vi­da, rea­lis­ta y ro­mán­ti­ca; en ella res­pi­ra la vi­da co­ti­dia­na y la men­ta­li­dad de un pue­blo tan con­tra­dic­to­rio co­mo su per­so­na­je. Ya lo ex­pre­sé en mi ale­ga­to “No es fá­cil ser cor­do­bés”, que pu­bli­qué ha­ce años en la re­vis­ta Ñ –me pi­die­ron que de­fi­nie­ra mi ciu­dad y su gen­te– y que, por al­gu­na equi­vo­ca­ción, sue­le ser ad­ju­di­ca­do a otras per­so­nas.

En La­be­rin­tos y es­cor­pio­nes me atra­pa­ron las in­tri­gas cor­te­sa­nas, los crí­me­nes pa­sio­na­les, los amo­res trá­gi­cos co­mo el del poe­ta y su ama­da, Ana Ber­nal, muer­ta pre­ma­tu­ra­men­te. Y, co­mo en to­da no­ve­la de ca­pa y es­pa­da, hay due­los, es­po­sos des­pe­cha­dos, víc­ti­mas inocen­tes y su­ce­sos mi­la­gro­sos. Es muy in­tere­san­te el en­cuen­tro del pro­ta­go­nis­ta con Mal­do­na­do Da Sil­va, el inol­vi­da­ble per­so­na­je de La ges­ta del Ma­rrano, de Mar­cos Agui­nis, que vi­vió por esa épo­ca en Cór­do­ba.

Me se­du­jo es­pe­cial­men­te ese mun­do pa­ra­le­lo, en­tre el Ca­lle­jón de las Áni­mas y el In­fier­ni­llo de la Sa­la­man­ca; con sus bru­jas, cu­ran­de­ras y he­chi­ce­ros que pro­te­gían del mal de ojo y pro­cu­ra­ban fil­tros de amor o ve­ne­nos mor­ta­les. Es la Cór­do­ba his­pa­na, pe­ro tam­bién mes­ti­za e in­dia, don­de el afri­cano aún no ha­bía de­ja­do su im­pron­ta.

Y sien­do tan di­fí­cil en­con­trar la obra de Te­je­da, se vuel­ve al­go así co­mo un re­ga­lo pa­ra quie­nes bu­cea­mos en los si­glos pa­sa­dos; pues al co­men­zar ca­da ca­pí­tu­lo se van des­gra­nan­do los ver­sos del pri­mer poe­ta de nues­tro país. Su­ge­ren­cias: Leer 1) de Lucy Camp­bell, Di­fun­ta Co­rrea; 2) de Gus­ta­vo Sán­chez Mariño, Be­rón de As­tra­da; 3) de Ju­lia Gar­cía Man­si­lla, Tie­rra de si­len­cios; 4) de Ana Glo­ria Mo­ya, Cie­lo de tam­bo­res. A ve­ces la tra­ma abar­ca va­rias pro­vin­cias. Aun­que di­fí­ci­les de con­se­guir, In­ter­net ayu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.