El ne­ne no “me” co­me

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR NA­TA­LIA FE­RRE­RO Lic. Prof. en Psi­co­lo­gía, On­ca­ti­vo, Cór­do­ba. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Ca­da vez que me con­vo­ca al­gún asun­to so­bre in­fan­cia, re­cuer­do las pa­la­bras de Bea­triz Ja­nin, gran psi­có­lo­ga ar­gen­ti­na: “Ha­blar de ni­ños es ha­blar de cons­ti­tu­ción, de de­sa­rro­llo, de es­truc­tu­ra­ción sub­je­ti­va”. Es­truc­tu­ra­ción sig­na­da por otros, en un de­ve­nir en el que se van te­jien­do ex­pe­rien­cias con­jun­tas. Des­de que el ni­ño na­ce, ha­brá que ir crean­do es­pa­cios pa­ra la vi­ven­cia de de­seos y tam­bién pa­ra los inevi­ta­bles “no”.

La ali­men­ta­ción no es­ca­pa a esta mi­ra­da; y los adul­tos ju­ga­mos un rol de su­ma im­por­tan­cia al in­vo­lu­crar­nos en un pro­ce­so que es bio­ló­gi­co y afec­ti­vo. Cuan­do el ni­ño se ali­men­ta, no so­lo es­tá in­cor­po­ran­do nu­trien­tes: es­tá in­mer­so en un víncu­lo con el adul­to. Mi­ra a quien lo ali­men­ta, sien­te su amor o su re­cha­zo, su cal­ma o su ner­vio­sis­mo, es­tá en con­tac­to con su piel, es­cu­cha las pa­la­bras que acom­pa­ñan es­te mo­men­to vi­tal.

En esta tra­ma, el mo­men­to de la co­mi­da pue­de pre­sen­tar­se co­mo con­flic­ti­vo: ni­ños que se nie­gan a co­mer, adul­tos que in­sis­ten has­ta el can­san­cio (aun­que fi­nal­men­te eso im­pli­que ha­cer un me­nú di­fe­ren­te pa­ra el ni­ño). Y así se va des­gas­tan­do un víncu­lo pri­mor­dial. ¿Có­mo po­de­mos abor­dar es­to?

Los ni­ños ne­ce­si­tan sen­tir su cuer­po, ani­mar­se a ex­plo­rar sus de­seos, pro­bar di­fe­ren­tes sa­bo­res y te­ner la po­si­bi­li­dad de ele­gir en­tre las co­mi­das sa­lu­da­bles que les ofrez­ca­mos. Y allí es­tá la cla­ve: no es lo mis­mo ofre­cer que obli­gar. Ofre­cer sig­ni­fi­ca po­ner a dis­po­si­ción, pro­po­ner gen­til­men­te. Tam­po­co es lo mis­mo ofre­cer que “dar al­go a cam­bio” pa­ra que co­man lo que que­re­mos, al es­ti­lo de “si te co­més las ver­du­ras, des­pués te doy el pos­tre”. Es­te ti­po de pre­mios en­vuel­ve la re­la­ción en un círcu­lo vi­cio­so: el ni­ño en­ten­de­rá que pa­ra po­der lle­gar a “lo ri­co” de­be pa­sar por al­go des­agra­da­ble. En­ton­ces, el gus­to por la co­mi­da, la ex­plo­ra­ción de sa­bo­res y la re­gu­la­ción del ham­bre que­da­rán en se­gun­do plano.

Co­mo adul­tos de­be­mos ga­ran­ti­zar que nues­tro hi­jo pue­da dis­fru­tar la co­mi­da. Sin pre­sio­nes ni es­te­reo­ti­pos. Cui­da­do por un adul­to to­le­ran­te y res­pe­tuo­so que pre­ser­ve el mo­men­to de la co­mi­da y edu­que so­bre lo sano. Que pue­da se­ña­lar­le a tra­vés de ac­cio­nes lo im­por­tan­te de desa­rro­llar há­bi­tos de ali­men­ta­ción, pe­ro que tam­bién lo de­je co­mer so­lo cuan­do em­pie­ce a ex­pe­ri­men­tar con el te­ne­dor, que le per­mi­ta en­su­ciar­se, si eso es re­sul­ta­do de apren­der al­go nue­vo, que lo es­pe­re cuan­do vi­ven­cie el tra­yec­to de lle­var­se un va­so a la bo­ca. Que no lo apu­re ni lo obli­gue.

Las ex­pe­rien­cias tem­pra­nas del ni­ño con la co­mi­da y la co­mu­ni­ca­ción

nu­tri­cia que desa­rro­lle con sus pa­dres se­rán fun­da­men­ta­les pa­ra su de­sa­rro­llo. Esta es la ba­se pa­ra cons­truir una re­la­ción res­pe­tuo­sa y de afec­to, e im­pli­ca que co­mo adul­tos ha­ga­mos una pau­sa y nos re­plan­tee­mos nues­tra pos­tu­ra fren­te a un ni­ño que “co­me po­co” o ha­ce be­rrin­ches pa­ra co­mer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.