“Co­rrer es mi for­ma de agra­de­cer a la vi­da”

Con­si­de­ra­da co­mo una de las me­jo­res y más po­pu­la­res run­ners del mun­do, Dian­ne van De­ren con­vi­vió 10 años con los sín­to­mas de una epi­lep­sia de­bi­li­tan­te. Su­fría cons­tan­tes con­vul­sio­nes has­ta que se so­me­tió a una ope­ra­ción de ce­re­bro que le de­jó una par­ti­cul

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR LAU­RA CE­DEI­RA

Dia­ne van De­ren es­tá sen­ta­da en el lobby de un ho­tel con vis­ta a las sie­rras de La Cum­bre­ci­ta. Se la ve fe­liz: ha­bla serena y pau­sa­da­men­te. Al es­cu­char­la, es di­fí­cil no ter­mi­nar cau­ti­va­do por su sen­ci­llez y sim­pa­tía. A pe­sar de un du­ro pa­sa­do de su­fri­mien­to fí­si­co y men­tal, esta co­rre­do­ra nor­te­ame­ri­ca­na de 57 años es ca­paz de re­la­tar los mo­men­tos más tris­tes de su vi­da con una mi­ra­da dul­ce y emo­ti­va.

Rum­bos la en­con­tró en las sie­rras de Cór­do­ba an­tes de su par­ti­ci­pa­ción en el The North Fa­ce En­du­ran­ce Cha­llen­ge 2017.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra vos co­rrer?

Co­rrer pa­ra mí es unas cuan­tas co­sas. Cuan­do co­rro me sien­to li­bre, vi­va y muy agra­de­ci­da. Es­te es un tra­ba­jo hermoso me per­mi­te via­jar por el mun­do y se­guir en­tre­nan­do. En­ton­ces co­rrer es man­te­ner­me en es­ta­do fí­si­co y cui­dar mi for­ma, pe­ro tam­bién es una ma­ne­ra de agra­de­cer. Me en­can­ta con­tem­plar el ama­ne­cer cuan­do me le­van­to a en­tre­nar muy tem­prano, al­re­de­dor de unas mon­ta­ñas ma­ra­vi­llo­sas. A ve­ces cuan­do co­rro es­cri­bo mú­si­ca en mi men­te, ya que to­co la gui­ta­rra y can­to. Voy pen­san­do una can­ción y cuan­do vuel­vo a ca­sa la es­cri­bo.

¿Có­mo es tu ru­ti­na?

Bueno, ha­ce 15 años que tra­ba­jo co­mo atle­ta pro­fe­sio­nal. Du­ran­te es­te

tiem­po desa­rro­llé un es­que­ma de en­tre­na­mien­to que em­pie­za a las 4 am. A las 4.30 me voy a la mon­ta­ña con una lin­ter­na y co­rro 32 km. Me en­can­ta em­pe­zar a en­tre­nar cuan­do to­da­vía es de no­che, así pue­do ver la sa­li­da del sol, sen­tir el nue­vo día. ¿Y qué pa­sa con tu fa­mi­lia? ¿Có­mo ha­cés pa­ra com­bi­nar la vi­da fa­mi­liar con tu ca­rre­ra co­mo atle­ta pro­fe­sio­nal? Bueno, soy una ma­dre, pe­ro con hi­jos de 24, 26 y 30 años. Em­pe­cé a co­rrer ha­ce trein­ta años, por ese en­ton­ces me acom­pa­ña­ban, me es­pe­ra­ban en la me­ta jun­to con mi ma­ri­do. Aho­ra pre­fie­ren ver­me al re­gre­so, en ca­sa (ri­sas). ¿Ha­cés al­gu­na die­ta especial? Ten­go que co­mer si­guien­do mi ru­ti­na de en­tre­na­mien­to. Des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do por tan­tos años pro­fe­sio­nal­men­te, en­tien­do que hay que cui­dar el cuer­po, o de otro mo­do se rom­pe­rá. En­ton­ces, cuan­do co­mo pres­to aten­ción, cui­do que mi die­ta sea ba­lan­cea­da. No co­mo car­ne ro­ja, por­que no me gus­ta. Sí co­mo po­llo, pes­ca­dos y mon­to­nes de car­bohi­dra­tos. Siem­pre en ba­lan­ce... ¡has­ta he­la­do! Igual, an­tes de una ca­rre­ra me cui­do, to­mo mu­chos lí­qui­dos, co­mo bien. Pe­ro pien­so que hay mu­cha gen­te que se ob­se­sio­na con la co­mi­da. Se es­tre­san de más. Yo, en cam­bio, si via­jo a una ca­rre­ra, co­mo lo que ha­ya en la me­sa. Si hay una ham­bur­gue­sa, me la co­mo. ¿Có­mo­leex­pli­ca­ría­saal­guien­queno co­rre­lo­que­vos­sen­tís­cuan­do­co­rrés? Por ejem­plo a mí, que no co­rro. ¡Po­des acom­pa­ñar­me al­gu­nos ki­ló­me­tros en esta ca­rre­ra y te mues­tro! (ri­sas). Cuan­do es­toy co­rrien­do una ca­rre­ra me to­mo ese mo­men­to co­mo si fue­se la pri­me­ra vez. In­clu­so, lue­go de 15 años ha­cien­do es­to, siem­pre me di­go “es­to va a ser fá­cil, es­to va a ser fá­cil” pe­ro des­pués eso no pa­sa: a ve­ces llue­ve, a ve­ces cae nie­ve o yo es­toy len­ta... Y es lo que me en­can­ta del de­por­te, que es una mez­cla, no es siem­pre lo mis­mo. Por eso en­fren­to ca­da ca­rre­ra con mu­cha se­rie­dad y pre­pa­ra­ción. No pien­so en los otros. Soy yo con­mi­go mis­ma. Lo man­ten­go sen­ci­llo, me preo­cu­po por el pre­sen­te. ¿Cuál fue la dis­tan­cia más lar­ga que co­rris­te? En Ca­ro­li­na del Nor­te, 1.600 km. Soy la úni­ca per­so­na que lo hi­zo. Es­tu­ve 22 días, dur­mien­do una ho­ra a la no­che, cru­zan­do to­do el Es­ta­do. Lo su­frí, sí, pe­ro siem­pre hu­bo al­guien acom­pa­ñán­do­me, co­rre­do­res y gen­te de The North Fa­ce. Ca­ma­ra­de­ría, dis­ci­pli­na, ha­bía to­do lo que im­por­ta en un de­por­te, y por eso ten­go el ré­cord. ¿Dón­de en­con­trás mo­ti­va­ción pa­ra se­guir des­pués de to­das las ca­rre­ras que hi­cis­te? Yo vi­vía el sue­ño ame­ri­cano, te­nía un es­po­so amo­ro­so, tres hi­jos her­mo­sos. Y vi­nie­ron las con­vul­sio­nes. Yo in­ten­ta­ba dis­fru­tar de ser ma­má, es­po­sa y atle­ta, y de pron­to to­do em­pe­zó a ser real­men­te di­fí­cil. Es­ta­ba asus­ta­da. Siem­pre es­ta­ba preo­cu­pa­da, por­que sa­bía que en cual­quier mo­men­to po­día te­ner una con­vul­sión. Sin em­bar­go, nun­ca per­dí la fe, siem­pre sen­tí que Dios te­nía un plan. Me sen­tía tris­te por mis hi­jos, pe­ro no por mí. Tu­ve que en­fren­tar a los mé­di­cos y que me sa­ca­ran un pe­da­zo de ce­re­bro... Des­de ahí me con­cen­tro siem­pre en las co­sas que pue­do ha­cer y no en las que no pue­do ha­cer. ¿Cuál­fue­tu­me­jory­tu­peor­díae­nu­na ca­rre­ra? El me­jor día es cuan­do ter­mi­nás (ri­sas). El peor, mmm... hay al­gu­nos días muy du­ros. De­ja­me pen­sar. Hu­bo mu­chos mo­men­tos en los que su­fría. Pro­ba­ble­men­te, en 2009, en el Yu­kon Ar­ctic Ul­tra (una ca­rre­ra de 700 ki­ló­me­tros a tra­vés de un de­sier­to con­ge­la­do). Es­ta­ba so­la, in­ten­tan­do avan­zar, por­que si caía sa­bía que iba a mo­rir. ¿Te­nés al­gu­na téc­ni­ca pa­ra so­bre­pa­sa­re­sos­mo­men­tos­de­su­fri­mien­toen las ca­rre­ras? Hay gen­te que di­ce que no su­fre cuan­do co­rre. Yo sí. Y lo di­go por­que el peor su­fri­mien­to que tu­ve fue jus­to des­pués de la ope­ra­ción ce­re­bral, cuan­do los mé­di­cos tu­vie­ron que atar­me a la ca­ma, por­que no po­día con­tro­lar el do­lor. Así que cuan­do es­toy su­frien­do en una ca­rre­ra, se vie­ne a mi men­te ese mo­men­to don­de es­toy gri­tan­do de do­lor du­ran­te cua­tro días. Al pen­sar en eso, me doy cuen­ta de que el su­fri­mien­to de ese mo­men­to no es tan ma­lo co­mo el del po­so­pe­ra­to­rio. Y así si­go ade­lan­te. ¿ Al­gu­na me­ta o sue­ño por fue­ra del run­ning que te fal­te con­cre­tar? Quie­ro es­cri­bir un li­bro so­bre có­mo vi­vir la vi­da, có­mo ba­lan­cear, có­mo es ser una atle­ta femenina. ¿Fue di­fí­cil la com­pe­ten­cia sien­do mu­jer? A me­di­da que el de­por­te cre­ce, es ca­da vez más fá­cil. Hay mu­chas mu­je­res que son gran­des atle­tas y es­tán a la mis­ma al­tu­ra que los hom­bres. Mien­tras co­rría, nun­ca sen­tí dis­cri­mi­na­ción. Con­ta­no­su­naa­néc­do­ta­di­ver­ti­da­que re­cuer­des de tus ca­rre­ras Cuan­do hi­ce los 1.600 km en Ca­ro­li­na del Nor­te, siem­pre te­nía al­guien que me acom­pa­ña­ba. Sa­bían que me po­día per­der, en­ton­ces siem­pre ha­bía al­guien al la­do mío; la gen­te me cui­da­ba, pre­pa­ra­ba el pa­so. Y en un mo­men­to, du­ran­te el re­co­rri­do, un hom­bre sa­le del me­dio de las mon­ta­ñas y me di­ce: “Se­ño­ra Dia­ne van De­ren, mi nom­bre es John Day­le", y me da un mon­tón de go­lo­si­nas. Des­pués agre­ga: “Se­ño­ra, yo sé que us­ted tie­ne un pro­ble­ma en el ce­re­bro y que a ve­ces se des­orien­ta. Por eso mar­qué to­do el ca­mino de mi cam­po con ro­cas pa­ra que us­ted no se pier­da”.

SU RÉ­CORD ES RE­CO­RRER 1.600 KM EN 22 DÍAS. DOR­MÍA UNA HO­RA CA­DA NO­CHE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.