ES­PE­RAN­DO EL MILAGRO

¿EL DIOS DEL ROCK TAM­BIÉN ATIEN­DE SO­LO EN BUE­NOS AI­RES? Por Lau­ra Pia­sek Fotos Jo­se Nicolini

La Voz del Interior - Rumbos - - Nota De Tapa -

Es­tos que to­man te­re­ré en la fo­to son los in­te­gran­tes de Nin­guno, una ban­da de la pro­vin­cia de Mi­sio­nes que aca­ba de con­sa­grar­se en un con­cur­so pa­ra gru­pos del in­te­rior or­ga­ni­za­do por una mar­ca de cer­ve­za. El gol­pe de suer­te (gra­cias a eso to­ca­ron en un megafestival jun­to a gru­pos de la ta­lla de Las Pe­lo­tas y Mas­sa­cre) no lo­gra ocul­tar los en­tre­te­lo­nes de la su­per­vi­ven­cia de los gru­pos de rock au­to­ges­ti­vos de la Ar­gen­ti­na. Le­jos de la gla­mo­ro­sa y ca­si siem­pre inal­can­za­ble es­ce­na por­te­ña, las ban­das del in­te­rior man­tie­nen vi­vo el sue­ño gra­cias a re­des de so­li­da­ri­dad, es­fuer­zos com­par­ti­dos y mu­cho aguan­te.

EEs un sá­ba­do de ca­lor so­fo­can­te en la ciu­dad de Po­sa­das. Des­de ha­ce al­gu­nos días, Bahía del Bre­te –la pla­ya más po­pu­lar de la cos­ta­ne­ra po­sa­de­ña– ha co­men­za­do a trans­for­mar su fi­so­no­mía: ca­mio­nes, re­mol­ques y un cen­te­nar de tra­ba­ja­do­res go­lon­dri­na han in­va­di­do es­te pai­sa­je apa­ci­ble en el co­ra­zón de la ca­pi­tal mi­sio­ne­ra pa­ra mon­tar lo que se­rá el es­ce­na­rio del Ma­de for Mu­sic, un fes­ti­val iti­ne­ran­te or­ga­ni­za­do por la cer­ve­za Bud­wei­ser, en el que ban­das emer­gen­tes de dis­tin­tas ciu­da­des del in­te­rior com­par­ten es­ce­na­rio con otras con­sa­gra­das. En es­te ca­so, Las Pe­lo­tas y Mas­sa­cre son el pla­to fuer­te de un even­to que pro­me­te es­tán­da­res de ca­li­dad “co­mo los de afue­ra”.

To­da­vía las puer­tas del pre­dio es­tán ce­rra­das. Las prue­bas de so­ni­do se en­ca­de­nan ba­jo un sol que no da res­pi­ro. En la par­te de atrás del es­ce­na­rio, el cam­pa­men­to im­pro­vi­sa­do pa­ra aga­sa­jar a los ar­tis­tas e in­vi­ta­dos vip du­ran­te las ho­ras del show ter­mi­na de to­mar for­ma. Los mo­zos es­pe­ran sen­ta­dos a un cos­ta­do que lle­guen las es­tre­llas del es­pec­tácu­lo.

De re­pen­te, el por­tal tra­se­ro se abre y una van ele­gan­te se es­ta­cio­na en me­dio de las car­pas. “¡Wa­las!”, gri­ta en­tu­sias­ma­do el gui­ta­rris­ta de Star­se­lect, uno de los gru­pos ga­na­do­res del con­cur­so de la mar­ca de cer­ve­za. Pe­ro el que ba­ja pri­me­ro no es el lí­der de Mas­sa­cre. Una per­so­na del staff aga­cha la ca­be­za tí­mi­da­men­te fren­te a la erra­ta que lo con­vier­te, du­ran­te al­gu­nos se­gun­dos, en el pri­mer pro­ta­go­nis­ta de la no­che. El exa­brup­to ge­ne­ra ri­sas ge­ne­ra­li­za­das y dis­tien­de el am­bien­te. Más tar­de, Wa­las –el ver­da­de­ro– y dos de los in­te­gran­tes de Star­se­lect, ro­dea­dos de cá­ma­ras y flas­hes, se da­rán un cá­li­do y sen­ti­do abra­zo que cris­ta­li­za el es­pí­ri­tu del en­cuen­tro.

Esta po­dría ser la es­ce­na fi­nal de una pe­lí­cu­la do­cu­men­tal so­bre Star­se­lect: una ban­da de rock elec­tró­ni­co que es­te año cum­ple su pri­me­ra dé­ca­da y que ha te­ni­do, du­ran­te su errá­ti­ca exis­ten­cia, for­ma­cio­nes va­rio­pin­tas. Jun­to a Nin­guno, un gru­po de grun­ge al­ter­na­ti­vo que le­van­ta la ban­de­ra con­tra el mal­tra­to ani­mal, han lo­gra­do al­can­zar el sue­ño del pi­be: con­ver­tir­se en los te­lo­ne­ros de dos de las ban­das de cul­to del rock ar­gen­tino.

Pa­ra lle­var­se el pre­mio ma­yor, los dos gru­pos de­bie­ron pa­sar una au­di­ción –for­ma­to te­le­vi­si­vo me­dian­te– y con­ven­cer a un ju­ra­do de se­lec­tos com­pues­to por Ze­ta Bo­sio, Éri­ca Gar­cía y el pro­pio Wa­las. Más tar­de, lle­ga­ría el desafío de su­mar vo­tos a ro­le­te pa­ra que­dar­se en­tre los fa­vo­ri­tos. Una ta­rea re­ñi­da, te­nien­do en cuen­ta que las ban­das del un­der po­sa­de­ño son po­cas y se co­no­cen mu­cho. “Hu­bo com­pe­ten­cia, pe­ro sa­na por­que so­mos to­dos ami­gos”, ex­pli­ca Gus­ta­vo Lap­hitz, el fla­man­te ba­jis­ta de Star­se­lect y qui­zás la per­so­na más an­ge­la­da de to­da esta his­to­ria. Su in­cor­po­ra­ción al gru­po les tra­jo suer­te: la pri­me­ra pre­sen­ta­ción que hi­zo con la ban­da fue la del show que les abrió las puer­tas pa­ra so­ñar en gran­de.

An­tes de lle­gar a la cres­ta de la

ola, tan­to Star­se­lect co­mo Nin­guno tu­vie­ron que ha­cer­le fren­te a las com­pli­ca­cio­nes que com­ba­ten a dia­rio los gru­pos de la es­ce­na in­de­pen­dien­te en una ciu­dad don­de las po­si­bi­li­da­des no vie­nen ser­vi­das en ban­de­ja.

“To­do es muy di­fí­cil pa­ra una ban­da en Po­sa­das”, ex­pli­ca Paul De­bat, co­ris­ta lí­ri­co y lí­der de Star­se­lect. “Hay un so­lo lu­gar que pa­ga o de­ja un por­cen­ta­je de la en­tra­da. No hay otro que ten­ga buen so­ni­do pro­pio y don­de te tra­ten co­mo un ar­tis­ta.” Ahí pa­re­ce­ría es­tar una de las cla­ves pa­ra en­ten­der las li­mi­ta­cio­nes que en­cuen­tran en es­te con­tex­to aque­llos que quie­ren vi­vir de la mú­si­ca o, en el me­jor de los ca­sos, no ter­mi­nar en ro­jo des­pués de una pre­sen­ta­ción en vi­vo. “Acá uno pue­de en­con­trar gru­pos de heavy me­tal, mú­si­ca clá­si­ca, in­die, y has­ta una ban­da grun­ge al­ter­na­ti­va, co- mo la nues­tra. Sin em­bar­go, los es­pa­cios pa­ra to­car son po­cos. En una pro­vin­cia cum­bie­ra co­mo Mi­sio­nes, la gen­te no tie­ne el há­bi­to de con­su­mir re­ci­ta­les”, opi­na Fer­nan­do Agui­rre, ba­jis­ta de Nin­guno.

Pe­ro en la tie­rra de Ra­món Aya­la, no so­lo la cum­bia ocu­pa un lu­gar pre­pon­de­ran­te en la cul­tu­ra po­pu­lar. El fol­klo­re y el cha­ma­mé, jun­to con la mú­si­ca ser­ta­ne­ja –un es­ti­lo bra­si­le­ro na­ci­do a prin­ci­pios

del si­glo XX–, son otros de los gé­ne­ros que tie­nen ca­bi­da y que lo­gran lle­var­se, en la ma­yo­ría de los ca­sos, el apo­yo es­ta­tal y pri­va­do del que el rock si­gue es­tan­do des­pro­vis­to. “Po­sa­das tie­ne una cul­tu­ra roc­ke­ra muy jo­ven. Si en la dé­ca­da de los 90 exis­tían vein­te ban­das de rock, hoy hay cua­tro mil”, cal­cu­la un mú­si­co y pro­duc­tor cul­tu­ral de la zo­na.

Mien­tras que las ban­das de ga­ra­ge pro­li­fe­ran a una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa, y ya hay quie­nes ha­blan de una “fuer­te” es­ce­na lo­cal, el en­torno si­gue sin acom­pa­ñar el cam­bio. No sor­pren­de, en­ton­ces, que los gru­pos del un­der bus­quen de ma­ne­ra in­ce­san­te me­ca­nis­mos que les per­mi­tan se­guir to­can­do, man­te­ner­se a flo­te. En­tre los más efec­ti­vos fi­gu­ran aque­llos que in­clu­yen in­ter­cam­bios co­la­bo­ra­ti­vos. Por ejem­plo, La Bar­ba Jo­ven –oriun­da de San Javier, un pue­blo a 130 ki­ló­me­tros de Po­sa­das– e Im­pun­tua­les, las dos ga­na­do­ras de la edición an­te­rior del mis­mo cer­ta­men, han pues­to en prác­ti­ca un sis­te­ma que les per­mi­te vi­si­tar­se re­gu­lar­men­te pa­ra com­par­tir fe­chas y evi­tar pér­di­das.

Cuan­do quie­nes le po­nen el pe­cho a las com­pli­ca­cio­nes de ha­cer rock en esta pro­vin­cia me­so­po­tá­mi­ca dis­cu­ten so­bre la si­tua­ción que los atra­vie­sa, la com­pa­ra­ción con Bue­nos Ai­res, tar­de o tem­prano, inun­da to­dos los aná­li­sis. “Allá hay más con­cur­sos, más opor­tu­ni­da­des pa­ra ex­pre­sar lo que uno ha­ce in­de­pen­dien­te­men­te del es­ti­lo de mú­si­ca que ha­gas”, di­ce re­sig­na­do Lap­hitz, quien tie­ne ex­pe­rien­cia en la ma­te­ria: des­de ha­ce años, y mien­tras se man­tie­ne ha­cien­do tra­ba­jos de in­for­má­ti­ca, lu­cha pa­ra que su otra ban­da –de heavy me­tal– si­ga en ca­rre­ra.

Pe­ro en el ca­mino por pro­fe­sio­na­li­zar sus pro­pues­tas, los mú­si­cos no so­lo en­cuen­tran in­con­ve­nien­tes a la ho­ra de con­se­guir lu­ga­res don­de to­car. La gra­ba­ción de sus dis­cos o de­mos, una vez más, se lo­gran gra­cias a la so­li­da­ri­dad que abun­da en es­te mi­cro­cos­mos mu­si­cal y esen­cial­men­te mas­cu­lino. “Acá hay más que na­da ami­gos que se de­di­can al te­ma, pe­ro que no son in­ge­nie­ros de so­ni­do. Son es­tu­dios di­gi­ta­les ca­se­ros”, ex­pli­ca “el nue­vo” de Star­se­lect. Pa­ra lo­grar un re­sul­ta­do fi­nal óp­ti­mo, la ma­yo­ría coin­ci­de: hay que via­jar a la ca­pi­tal del país.

La pro­mo­ción de los es­pec­tácu­los –po­co im­por­ta si son pa­ra 100 o 500 per­so­nas, en una fies­ta pri­va­da o en la uni­ver­si­dad– co­rren la mis­ma suer­te. Se ha­cen a pul­món y sin in­ter­me­dia­rios. “Los shows los pu­bli­ci­ta­mos a la vie­ja es­cue­la. Sa­li­mos con pe­ga­ti­na y afi­ches, y apos­te­mos por el bo­ca en bo­ca. Tam­bién por me­dio de re­des so­cia­les y ca­de­nas de mails”, cuen­ta Jo­se­lo Fai­fer, ba­te­ris­ta de Nin­guno. Los mú­si­cos den­tro de es­te nue­vo pa­ra­dig­ma mar­ca­do a fue­go por la ho­ri­zon­ta­li­dad ya no se li­mi­tan a to­car y po­sar pa­ra la fo­to. Aho­ra tam­bién son pro­duc­to­res, con­ta­do­res, com­mu­nity ma­na­gers y su pro­pia pren­sa.

En­tre las bam­ba­li­nas del rock in­de­pen­dien­te mi­sio­ne­ro no hay lu­gar pa­ra el caos ni el des­con­trol. Más bien to­do lo con­tra­rio. En la ba­ta­lla por se­guir to­can­do, la or­ga­ni­za­ción ase­gu­ra la su­per­vi­ven­cia. Una re­sis­ten­cia con tin­tes he­roi­cos.

Un fi­nal fe­liz

Se hi­zo tar­de y el río Pa­ra­ná que­dó tra­ga­do por la os­cu­ri­dad de la no­che. Des­pués de una lar­ga es­pe­ra, Star­se­lect sa­le a la can­cha. Un pre­dio que co­mien­za tí­mi­da­men­te a lle­nar­se los es­pe­ra. En la pan­ta­lla gi­gan­te del es­ce­na­rio re­pro­du­cen una de sus in­ter­pre­ta­cio­nes de “Ci­ga­ret­tes”, el hit con el que se han lu­ci­do en la eta­pa de se­lec­ción y que les ha va­li­do el pa­se a esta es­ca­le­ra a la fa­ma re­pen­ti­na. De­ba­jo de las ta­blas, ma­dres, abue­las, so­bri­nos y ami­gos de la ban­da aren­gan des­de el área pre­fe­ren­cial. Los te­mas pro­pios se al­ter­nan con los co­vers. To­dos en in­glés, por­que can­tar en cas­te­llano no ter­mi­na de con­ven­cer al lí­der de la ban­da. Me­dia ho­ra des­pués, el gru­po se da un abra­zo co­lec­ti­vo y co­mien­za a des­pe­dir­se de un pú­bli­co que re­cién em­pie­za a ca­len­tar mo­to­res.

Si an­tes los in­te­gran­tes de Star­se­lect se mo­vían con cier­to re­cau­do en el de­trás de es­ce­na, des­pués del show ha­cen su en­tra­da triun­fal a la car­pa prin­ci­pal, re­ser­va­da pa­ra los in­vi­ta­dos vip, con una na­tu­ra­li­dad ava­sa­llan­te. Aho­ra sí, se sien­ten lo­ca­les y eso se no­ta. En­tre sánd­wi­ches, cer­ve­zas, fa­mi­lia­res y ami­gos, el gru­po da en­tre­vis­tas, se ríe, dis­fru­ta de los be­ne­fi­cios de ser tra­ta­dos co­mo es­tre­llas por un ra­to. Los plas­mas di­se­mi­na­dos a lo lar­go de es­te bún­ker pro­yec­tan el show de Nin­guno, que tie­ne lu­gar a unos po­cos me­tros.

Afue­ra, en el te­rreno cui­da­do­sa­men­te de­li­mi­ta­do de la cos­ta­ne­ra que ha que­da­do re­ser­va­do pa­ra el es­pec­tácu­lo, no en­tra más na­die. Los es­pec­ta­do­res que no han con­se­gui­do can­jear cin­co ta­pi­tas por una en­tra­da, o que han lle­ga­do de­ma­sia­do tar­de co­mo pa­ra ha­cer va­ler su de­re­cho, se ins­ta­lan de­trás de las va­llas y mon­tan pic­nics noc­tur­nos so­bre la tie­rra co­lo­ra­da.

Des­pués del show de Mas­sa­cre, la adre­na­li­na va en au­men­to. Uno de los de se­gu­ri­dad con­ver­sa con un co­le­ga y se que­ja por­que Wa­las de­jó al pú­bli­co “muy arri­ba”. “Es­tá to­do muy sen­si­ble por lo del re­ci­tal del In­dio”, se la­men­ta el otro.

Pe­ro la no­che trans­cu­rri­rá en paz. Los in­te­gran­tes de Star­se­lect y Nin­guno dis­fru­tan del show de Las Pe­lo­tas mez­cla­dos en­tre la mul­ti­tud. Es una ver­da­de­ra fies­ta po­pu­lar que pa­ra las ban­das emer­gen­tes tie­ne sa­bor a mi­sión cum­pli­da. •

Ade­más de mú­si­cos, son pro­duc­to­res, con­ta­do­res y com­mu­nity ma­na­gers.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.