El hom­bre de Ari­ma­tea

La Voz del Interior - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRISTINA BA­JO

En­tre los li­bros que ma­má so­lía leer­nos cuan­do éra­mos chi­cos, es­ta­ba la His­to­ria sa­gra­da, que nos fas­ci­na­ba con sus re­la­tos: el de un jo­ven pastor que ven­cía a un gi­gan­te so­lo con un gol­pe de hon­da, el ge­ne­ral que de­rri­ba­ba los mu­ros de una ciu­dad-for­ta­le­za con un ejér­ci­to de trom­pe­tas, y esas mu­je­res que de­ca­pi­ta­ban guerreros, acon­se­ja­ban reyes o pe­dían en ban­de­ja la ca­be­za de un san­to.

Pe­ro la his­to­ria de Jo­sé de Ari­ma­tea la en­con­tré en aque­llas re­vis­tas que, para esas mis­mas fe­chas, so­lían ofre­cer lec­tu­ras de­vo­tas. En es­te ca­so, una Para ti en la que se de­cía que es­te per­so­na­je –co­mo Si­món de Ci­re­ne, que ayu­dó a Je­sús a car­gar el ma­de­ro; o Ve­ró­ni­ca, quien se­có la san­gre de su ros­tro– ron­da­ba a Je­sús co­mo una som­bra, pe­ro que so­lo se re­ve­ló en las úl­ti­mas ho­ras de su mar­ti­rio.

Los Evan­ge­lios no di­cen mu­cho más so­bre él, pe­ro por his­to­ria­do­res ro­ma­nos de la épo­ca se sa­be que Jo­sé de Ari­ma­tea era un hom­bre ri­co y des­ta­ca­do, se­na­dor de Is­rael y miem­bro del Sa­ne­drín, que per­te­ne­cía a la lla­ma­da “no­ble­za te­rri­to­rial” de su pue­blo.

No obs­tan­te, sus ac­tos in­di­can que de­bió sen­tir­se con­mo­vi­do –co­mo otros prín­ci­pes y doc­to­res que lue­go se le unie­ron– por las obras de bien y la pré­di­ca del Na­za­reno, aun­que no se atre­vie­se a ha­cer­lo pú­bli­co. Sin em­bar­go, cuan­do los jue­ces de Is­rael exi­gie­ron que es­te fue­ra con­de­na­do a muer­te, tan­to él co­mo su ami­go Ni­co­de­mo y unos po­cos más se opu­sie­ron a la sen­ten­cia.

A par­tir del via cru­cis, Jo­sé de Ari­ma­tea pa­re­ce per­der el te­mor a ser se­ña­la­do co­mo uno de los sim­pa­ti­zan­tes del nue­vo pro­fe­ta: si­gue a Je­sús ca­mino al Gól­go­ta, pre­sen­cia su mar­ti­rio, se arre­pien­te de su ti­bie­za o co­bar­día y ayu­da a des­cen­der el cuer­po de la cruz. Lue­go, se­gui­do por Ni­co­de­mo, se pre­sen­ta an­te las au­to­ri­da­des a pe­dir el cuer­po del

Jo­sé pi­dió a las au­to­ri­da­des el cuer­po del ajus­ti­cia­do para se­pul­tar­lo en su huer­to, lu­gar fa­mo­so por su her­mo­su­ra.

ajus­ti­cia­do para amor­ta­jar­lo y se­pul­tar­lo. Y no en cual­quier se­pul­cro, sino en el que ha­bía cons­trui­do para sí mis­mo en su huer­to, lu­gar fa­mo­so por su her­mo­su­ra.

Sus ac­cio­nes se mues­tran co­mo un ac­to de ca­ri­dad ejer­ci­do so­bre los res­tos de un paria que ha­bía su­fri­do una muer­te in­fa­man­te por de­fen­der a los po­bres, acu­sar a los po­de­ro­sos, re­par­tir has­ta sus ro­pas y com­par­tir la me­sa con los ham­brien­tos; sin ol­vi­dar que ha­bía si­do com­pa­si­vo con aque­llos que eran re­cha­za­dos por la so­cie­dad: un le­pro­so, una me­re­triz, lo­cos o en­de­mo­nia­dos y has­ta un sol­da­do ro­mano, enemi­go de su pue­blo.

Gio­van­ni Pa­pi­ni, en su His­to­ria de Cris­to, de­ni­gra las fi­gu­ras de Jo­sé de Ari­ma­tea y de Ni­co­de­mo, lla­mán­do­los hi­pó­cri­tas, ya que “dan la ca­ra cuan­do el pe­li­gro ha pa­sa­do”.

No con­cuer­do con Pa­pi­ni: creo que aque­lla ho­ra fue la más pe­li­gro­sa: al des­apa­re­cer el cuer­po de Cris­to, se acusó a sus se­gui­do­res de con­fa­bu­lar con­tra Ro­ma, y se per­si­guió, en­car­ce­ló y tor­tu­ró a sus adep­tos, sin con­tar que al­guien hi­zo sa­ber a los ro­ma­nos que tan­to Jo­sé co­mo Ni­co­de­mo se ha­bían ne­ga­do a que el ga­li­leo fue­ra sen­ten­cia­do a mo­rir.

Creo, para mí, que aque­lla fue la ho­ra de la ver­dad en una his­to­ria que se re­pi­te has­ta el día de hoy, a tra­vés de los si­glos, en dis­tin­tos pue­blos, en di­fe­ren­tes con­flic­tos. Y el ges­to de sin­ce­ra­mien­to de es­te hom­bre no por tar­dío me re­sul­ta me­nos va­lo­ra­ble.

Su­ge­ren­cias: 1) Para cre­yen­tes: re­ga­lar a los ni­ños La vi­da de Nues­tro Se­ñor, de Char­les Dic­kens, to­ma­do del Evan­ge­lio de Lu­cas. Es un li­bro que pue­de ser leído por to­do cris­tiano –no so­lo ca­tó­li­co– y her­mo­sa­men­te es­cri­to; 2) Aun­que no sea­mos cre­yen­tes, vi­si­te­mos al­gún tem­plo; no por ag­nós­ti­cos de­ja­rá de in­tere­sar­nos su ar­qui­tec­tu­ra, su his­to­ria y su be­lle­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.