To­do es cues­tión de on­da

El No­bel de Ma­te­má­ti­ca fue para el ti­po que nos per­mi­tió te­ner Net­flix, en­tre otras co­sas.

La Voz del Interior - Rumbos - - FUTURO IMPERFECTO - POR DIE­GO MA­RI­NE­LLI

¿Te gus­ta ti­rar­te en el so­fá y dis­fru­tar de tu se­rie fa­vo­ri­ta en Net­flix? ¿Te sube la bi­li­rru­bi­na ca­da vez que te sa­cás una sel­fie y la ha­cés gi­rar por las redes? ¿Te tran­qui­li­za mu­cho vi­vir en una épo­ca en la que cual­quier hi­jo de ve­cino se pue­de ha­cer eco­gra­fías y es­tu­dios mé­di­cos por ima­gen? Pues le ten­drías que man­dar un mail de agra­de­ci­mien­to al bueno de Yves Me­yer, el cien­tí­fi­co fran­cés-ju­dío-tu­ne­cino cu­yas in­ves­ti­ga­cio­nes alla­na­ron la exis­ten­cia de co­sas inima­gi­na­bles ha­ce al­gu­nos años y que hoy to­dos da­mos por sen­ta­das, co­mo el ci­ne di­gi­tal, las fotos en for­ma­to jpeg y mu­chos de los sis­te­mas de diag­nós­ti­co por imá­ge­nes.

Me­yer aca­ba de re­ci­bir el pre­mio Abe, que lo dan los no­rue­gos y es con­si­de­ra­do el No­bel de las Ma­te­má­ti­cas (po­bres no­rue­gos, es la úni­ca ca­te­go­ría que les que­dó, las de­más las aca­pa­ra­ron los sue­cos) por su teo­ría de las on­dí­cu­las, que ju­gó un rol fun­da­men­tal en el pro­ce­so de trans­for­ma­ción de imá­ge­nes y so­ni­dos en nú­me­ros. Sus des­cu­bri­mien­tos tie­nen in­fi­ni­dad de apli­ca­cio­nes, tan­to en nues­tra vi­da co­ti­dia­na co­mo en el ám­bi­to cien­tí­fi­co y sin ellos es al­ta­men­te pro­ba­ble que la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca del si­glo XXI no hu­bie­ra ocu­rri­do en la for­ma e in­ten­si­dad en que en que lo hi­zo.

La le­yen­da di­ce que la lam­pa­ri­ta se le pren­dió a Me­yer me­dio de ca­sua­li­dad

LAS TEO­RÍAS DE ME­YER ALLA­NA­RON EL CI­NE Y LA FO­TO­GRA­FÍA DI­GI­TAL.

(co­mo cuan­do a New­ton le ca­yó la man­za­na), al en­con­trar ol­vi­da­do en una fo­to­co­pia­do­ra un es­tu­dio de unos co­le­gas so­bre una nue­va téc­ni­ca para des­com­po­ner las se­ña­les sís­mi­cas re­gis­tra­das du­ran­te los te­rre­mo­tos. Me­yer in­tu­yó que ha­bía un hi­lo con­duc­tor en­tre sus pro­pios es­tu­dios en la teo­ría de los nú­me­ros, la in­ves­ti­ga­ción so­bre las on­das de los te­rre­mo­tos y los tra­ba­jos so­bre aná­li­sis ar­mó­ni­co del men­do­cino Alberto Pe­dro Cal­de­rón (pró­cer ol­vi­da­do de la cien­cia ar­gen­ti­na, un mi­to mun­dial de las ma­te­má­ti­cas que me­re­ce una de es­tas pá­gi­nas para él so­li­to). Y des­de ese mag­ma –allá por la dé­ca­da de 1980–, na­ció la teo­ría de las on­dí­cu­las que pro­vo­có sal­tos in­creí­bles en ám­bi­tos co­mo la in­for­má­ti­ca, la fí­si­ca, la ma­te­má­ti­ca y un sin­fín de te­rri­to­rios cien­tí­fi­cos ve­ci­nos a ellas. Ade­más de ser el pro­pi­cia­dor (in­vo­lun­ta­rio, pe­ro in­dis­pen­sa­ble) de que po­da­mos ver Hou­se of Cards en el si­llón o via­jan­do en co­lec­ti­vo, Me­yer lo­gró trans­for­mar la vi­da co­ti­dia­na co­mo po­cos cien­tí­fi­cos de nues­tra era. Y tam­bién a la cien­cia en ge­ne­ral y la as­tro­no­mía en par­ti­cu­lar: gra­cias a sus on­dí­cu­las el pro­ce­sa­mien­to de las imá­ge­nes del te­les­co­pio Hub­ble se ha vuel­to mu­chí­si­mo más ve­loz y se ha po­di­do con­fir­mar la exis­ten­cia de las on­das gra­vi­ta­cio­na­les pri­mi­ge­nias del Big Bang, pre­di­chas por un tal Al­bert Eins­tein.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.