“Es fuer­te pen­sar que no es­ta­rás más en es­te mun­do”

Cae­tano Ve­lo­so

La Voz del Interior - Rumbos - - ENTREVISTA - POR JAVIER FIR­PO FOTOS MA­RIA­NA ELIANO

En su re­cien­te vi­si­ta al país, Cae­tano Ve­lo­so char­ló con Rum­bos del pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro. El con­sa­gra­do mú­si­co cuen­ta que su­fre de cier­ta in­sa­tis­fac­ción ar­tís­ti­ca y que sue­ña con po­der ha­cer un pro­yec­to mu­si­cal con sus hi­jos. Ade­más, re­ve­la que sus co­le­gas pre­fe­ri­dos son Joao Gil­ber­to y Gal Cos­ta y, co­mo ar­tis­ta com­pro­me­ti­do que es, opi­na so­bre la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca de Bra­sil.

El bahiano Cae­tano Ve­lo­so es­tu­vo en Bue­nos Ai­res, don­de re­pa­só su be­llo re­per­to­rio, es­ta vez acom­pa­ña­do de Te­re­sa Cristina. La voz de es­ta sam­bis­ta ca­rio­ca de 48 años cau­ti­vó a Cae­tano, quien ter­mi­nó pro­po­nién­do­le ha­cer una gi­ra por Eu­ro­pa, Asia y Amé­ri­ca. “Te­re­sa Cristina es una per­fec­ta re­pre­sen­tan­te de la tra­di­ción del sam­ba ca­rio­ca. Ha­ce unos cin­co años, la in­vi­té a que can­ta­ra con­mi­go una can­ción, ‘Gema’, que ella ha­bía gra­ba­do ma­ra­vi­llo­sa­men­te. La fui co­no­cien­do más y ter­mi­nó en­can­tán­do­me su sa­bi­du­ría so­bre la mú­si­ca po­pu­lar bra­si­le­ña y to­do lo que sa­bía de mi his­to­ria mu­si­cal. Y es­ta gi­ra con ella fue co­mo un alum­bra­mien­to”, ex­pre­só el ar­tis­ta, que en su pa­so por Bue­nos Ai­res con­ver­só con Rum­bos. La úl­ti­ma vez que es­tu­vis­te en la Ar­gen­ti­na, en 2015, ac­tuas­te con Gil­ber­to Gil en un re­cor­da­do y ma­ra­vi­llo­so show. ¿Te es­tás acos­tum­bran­do a com­par­tir el es­ce­na­rio? He he­cho do­ce­nas de shows con co­le­gas míos: Chi­co Buar­que, Milton Nas­ci­men­to, Gil­ber­to Gil, Ma­ría Ga­dú... Me gus­ta ha­cer­lo, me gus­ta com­par­tir y dis­fru­tar de ar­tis­tas de ese re­lie­ve, con los que me sien­to iden­ti­fi­ca­do. ¡Cuán­ta his­to­ria con ellos! No es ni más ni me­nos con­for­ta­ble can­tar en con­cier­tos de a dos, so­lo ten­go la ne­ce­si­dad de sen­tir emo­ción y ale­gría en vi­vo, co­mo me su­ce­de aho­ra al con­tem­plar a Te­re­sa Cristina, o co­mo me ocu­rrió con Gil­ber­to un par de años atrás. Ojo, tam­bién me gus­ta ha­cer re­ci­ta­les so­lo con mi gui­ta­rra, y los ha­ré, pe­ro en el pre­sen­te, que es el que man­da, sien­to la ne­ce­si­dad de es­tar acom­pa­ña­do.

¿Qué te se­du­ce de Cristina Te­re­sa co­mo ar­tis­ta?

Ella es ele­gan­te, des­bor­da la cul­tu­ra po­pu­lar de Río de Ja­nei­ro y eso me en­can­ta, aun­que tie­ne un es­ti­lo dis­cre­to y aus­te­ro. Cristina es una ma­ni­fes­ta­ción ex­pre­si­va que man­tie­ne la tra­di­ción del sam­ba ca­rio­ca me­re­ce­do­ra de Noel Ro­sa, Car­to­la, Ary Ba­rro­so, Nel­son Ca­va­quin­ho, Ivo­ne La­ra, Cle­men­ti­na de Je­sus y tan­tos otros.

¿En qué se pa­re­cen y en qué se di­fe­ren­cian us­te­des?

So­mos pa­re­ci­dos en el amor por la tra­di­ción de la can­ción po­pu­lar, en nues­tras ma­ne­ras cal­mas y desa­so­se­ga­das, y en la cu­rio­si­dad por lo que pa­sa en la vi­da. Char­la­mos mu­cho, pro­fun­di­za­mos, no nos da lo mis­mo que pa­se una co­sa u otra. ¿Di­fe­ren­cias? Mmm... ella es muy ca­rio­ca y yo muy bahiano, ella es muy Por­te­la y yo muy Man­guei­ra, je [se re­fie­re a es­cue­las de sam­ba de Río y Bahía, res­pec­ti­va­men­te].

¿Se­guís dis­fru­tan­do de es­tar de gi­ra, te re­nue­va el ai­re o ya te ago­ta?

Via­jar pu­de ser can­sa­dor, más a es­ta edad, en la que uno se po­ne más im­pa­cien­te e in­to­le­ran­te, ya no te da lo mis­mo una ho­ra más en el ae­ro­puer- to. Pe­ro en es­ta úl­ti­ma gi­ra hi­ci­mos Asia y Es­ta­dos Uni­dos con lar­gos tiem­pos de des­can­so, por lo que las ener­gías se re­no­va­ron. Can­tar en otros paí­ses, so­bre to­do de cul­tu­ras tan di­fe­ren­tes, me pa­re­ce mi­la­gro­so; me si­go sor­pren­dien­do co­mo ha­ce trein­ta o cua­ren­ta años de que un ruso, un chino o un aus­tra­liano ven­ga a ver­me a mí, que a pri­me­ra vis­ta po­co ten­go que ver con él.

Con un es­pa­ñol se­ño­rial, cons­truc­tor de jue­gos de pa­la­bras e ideas so­fis­ti­ca­dos, Cae­tano cuen­ta que lle­gó a la Ar­gen­ti­na des­de su Bahía na­tal, su pa­raí­so te­rre­nal, don­de es­tu­vo des­de las fies­tas has­ta fi­nes de fe­bre­ro, un pe­río­do ideal para car­gar las pi­las. “Pa­re­cía un tu­ris­ta más en mi pro­pia ciu­dad. Me sien­to muy có­mo­do allí, sal­go, dis­fru­to de los car­na­va­les, de los coloridos des­fi­les, tam­bién me gus­ta ir a es­cu­char mú­si­ca, des­cu­brir nue­vos ta­len­tos y ver ci­ne. Y por su­pues­to com­par­tir mo­men­tos con mis hi­jos, mis nie­tos, her­ma­nos y so­bri­nos. Hu­bo días en los que me que­da­ba lar­gas ho­ras con­tem­plan­do el mar, le­yen­do, es­cu­chan­do mú­si­ca, to­can­do la gui­ta­rra y con­ci­bien­do al­gu­nas ideas em­brio­na­rias para can­cio­nes que me sor­pren­den… To­do des­de un bal­cón pri­vi­le­gia­do.”

¿Qué se­rían “ideas em­brio­na­rias”?

Pien­so en le­tras de can­cio­nes para hi­po­té­ti­cos dis­cos, en pro­yec­tos y en lo­cu­ras, co­mo po­der can­tar con

to­dos mis hi­jos: Mo­reno, Ze­ca y Tom. Ve­re­mos a qué lle­ga­mos. Me da ilu­sión esa po­si­bi­li­dad.

¿Ilu­sión? Lo di­ce al­guien más bien es­cép­ti­co y crí­ti­co con su obra…

[Son­ríe, mor­daz.] No sé si crí­ti­co. Soy un eterno in­sa­tis­fe­cho con mis can­cio­nes y mis dis­cos, aun­que eso no quie­re de­cir que no me gus­ten. Aho­ra mis­mo, para can­tar con Te­re­sa Cristina, de­ci­dí ele­gir can­cio­nes dis­tin­tas a las del show con Gil­ber­to Gil, por­que des­cu­brí y me sor­pren­dí con te­mas míos que me gus­tan más aho­ra más que cuan­do los es­tre­né. Sue­len su­ce­der es­te ti­po de al­ti­ba­jos y ci­clo­ti­mias en la ma­du­rez de un can­tau­tor…

¿Cuán di­fe­ren­te te sen­ti­rías aními­ca­men­te si te gus­ta­ran tus dis­cos?

No sé, calcu­lo que no se­ría yo. Pe­ro no he di­cho que no me gus­tan, sino que no me sa­tis­fa­cen.

¿Por qué no te sa­tis­fa­cen?

No es fá­cil para mí apro­bar una co­sa que yo mis­mo ha­go. Sue­na ló­gi­co, ¿no? Y lo que me ocu­rre es que sien­to que las can­cio­nes no ter­mi­nan de es­tar co­rre­gi­das, no es­tán com­ple­tas, al­go les fal­ta, ese mo­ño que me de­je en paz. Y eso que ten­go dis­cos que amo, co­mo Cê y Li­vro y

Fi­na Es­tam­pa, sin em­bar­go no ter­mi­nan de con­for­mar­me. Pe­ro no me re­signo, con­ti­núo en la bús­que­da, en la po­si­bi­li­dad de en­con­trar un ca­mino…

Con to­da tu ca­rre­ra, con to­do tu ta­len­to y re­co­no­ci­mien­to, pa­re­ce ex­tra­ño que “si­gas en la bús­que­da” o en “en­con­trar un ca­mino”. ¿Se pue­de bus­car du­ran­te tan­to tiem­po?

Así co­mo soy un eterno dis­con­for­me con mi ma­te­rial, tam­bién es­toy con­ven­ci­do de que se es­tá en la bús­que­da to­da la vi­da. Por lo me­nos yo sí pue­do. Qui­zás sue­ne qui­mé­ri­co, pe­ro esa bús­que­da no me de­ses­pe­ra, al con­tra­rio: me tran­qui­li­za, me es­ti­mu­la… Y al­go de ese cam­bio de rum­bo lo ex­pe­ri­men­té en 2012, cuan­do lan­cé el dis­co Abraçaço. ¿Por qué? Bueno, allí pro­fun­di­cé un cam­bio en la for­ma de tra­ba­jar que apli­ca­ba en los úl­ti­mos años. Hu­bo un cam­bio de so­ni­do y dic­ción cuan­do de­jé de tra­ba­jar con la mez­cla del che­lo de Ja­ques Mo­re­len­baum y la per­cu­sión del Car­na­val de Bahía para em­pe­zar a gra­bar con tres jó­ve­nes mú­si­cos, un po­co a la ma­ne­ra de los

power tríos de las ban­das de rock. Con ellos [Pe­dro Sá, Ri­car­do Dias Go­mes y Mar­ce­lo Ca­lla­do] hi­ce tres dis­cos, y Abraçaço fue el ter­ce­ro.

¿Los cam­bios te hacen va­ci­lar o te for­ta­le­cen?

Tra­ba­jo con mú­si­ca po­pu­lar des­de ha­ce más de cua­ren­ta años y mi mú­si­ca ha pa­sa­do por al­te­ra­cio­nes mu­chas ve­ces. El rock en­tró en mis in­tere­ses es­té­ti­cos en 1966. Es­tu­vo qui­zá más evi­den­te en dis­cos co­mo

Ve­lô, Uns y Tran­sa, pe­ro nun­ca más allá del ho­ri­zon­te. Con la ban­da Cê hi­ce un rock eco­nó­mi­co, lo que es muy di­fe­ren­te de las be­lle­zas or­ques­ta­les de Mo­re­len­baum en Li­vro,

A Fo­reign Sound o Fi­na es­tam­pa. Por eso te di­ría que no va­ci­lo ni me for­ta­lez­co con los cam­bios, sim­ple­men­te si­go ade­lan­te.

¿Su­fris­te al­gu­na vez de la fa­mo­sa “se­quía crea­ti­va”?

Nun­ca me pa­só, tal vez por­que nun­ca me pu­se a pen­sar en que mi ca­be­za es­té blo­quea­da. Por suer­te, ca­da tan­to apa­re­ce al­gu­na idea.

¿A qué le te­nés mie­do?

Era muy mie­do­so de ni­ño… Des­pués cre­cí y me con­ver­tí en un hom­bre sin te­mo­res. No me asus­ta la so­le­dad ni lle­gar a ca­sa y es­tar en to­tal si­len­cio, ni tam­po­co ser asal­ta­do por la­dro­nes en la ca­lle. Te di­ría que mis mie­dos son más co­mu­nes: el do­lor, las en­fer­me­da­des, la in­fe­li­ci­dad, y re­co­noz­co que tam­bién la muer­te. Es fuer­te pen­sar que no es­ta­rás más en es­te mun­do.

¿Sos una per­so­na me­lan­có­li­ca, di­ver­ti­da, có­mo te de­fi­ni­rías?

Soy un ti­po más bien ale­gre, me gus­ta con­ver­sar, reír y ha­cer reír. Pe­ro des­de ni­ño ten­go una apa­rien­cia que tam­bién su­gie­re tris­te­za. Y mu­chas ve­ces creo que mi voz, al can­tar, pue­de ser dul­ce, pe­ro tam­bién un po­co tris­te.

¿El Cae­tano de hoy, de 74 años, mi­ra más el pre­sen­te, pien­sa en el fu­tu­ro, o re­cuer­da con me­lan­co­lía el pa­sa­do?

Las tres co­sas. En cuan­to al pa­sa­do, no siem­pre lo ob­ser­vo con me­lan­co­lía. Hay pla­ce­res que he vi­vi­do que jus­ti­fi­can mi vi­da, mi

“HE VI­VI­DO PLA­CE­RES QUE JUS­TI­FI­CAN TO­DA MI EXIS­TEN­CIA.”

exis­ten­cia aho­ra mis­mo. El pa­sa­do tie­ne co­sas que me ilu­mi­nan el pre­sen­te y co­sas que, es cier­to, me de­jan nos­tál­gi­co. Hay tam­bién co­sas de las que me arre­pien­to. El pre­sen­te es­tá lleno de cam­bios de un mo­men­to a otro. Hay mu­chas di­fi­cul­ta­des, pe­ro así es la vi­da en nues­tro con­ti­nen­te. ¿A qué ti­po de di­fi­cul­ta­des te re­fe­rís? Ten­go preo­cu­pa­cio­nes sociales e in­di­vi­dua­les, po­lí­ti­cas y mo­ra­les, de or­ga­ni­za­ción de las co­sas prác­ti­cas, de co­sas no di­chas, co­sas que no se hi­cie­ron en tiem­po y for­ma. .ese a la di­fí­cil si­tua­ción en Bra­sil, sue­ño con al­gu­nas co­sas para mi fu­tu­ro per­so­nal. Y tam­bién sue­ño con mu­chas más co­sas para el fu­tu­ro co­lec­ti­vo, para el mun­do don­de vi­vi­rán mis hi­jos y nie­tos. .ero es to­do muy com­ple­jo, qui­zá de­ma­sia­do para es­te ti­po de char­la. Lit­to Neb­bia, un his­tó­ri­co rockero ar­gen­tino, que tal vez co­noz­cas, di­ce que to­das las ma­ña­nas se des­pier­ta, se di­ri­ge al piano y sue­ña con crear la me­jor can­ción de su vi­da. ¿A vos te su­ce­de? No, no me pa­sa. Tam­po­co lo de­seo. Yo me con­for­mo con pe­que­ñas co­sas, co­mo sa­car la gui­ta­rra y can­tar al­go que me gus­te mi­ran­do el mar. A ve­ces pien­so en es­cri­bir una can­ción más, una can­ción que sea be­lla, sin gran­des or­na­men­tos, sim­ple­men­te que me ar­mo­ni­ce, que no me per­tur­be. ¿Se pue­de des­cri­bir el sen­ti­mien­to a la ho­ra de crear una can­ción? El sen­ti­mien­to in­me­dia­ta­men­te co­nec­ta­do a la in­ven­ción de una can­ción es la eu­fo­ria. La ale­gría de en­con­trar el co­lor, el tim­bre, la ri­ma, el rit­mo jus­to para la obra es una luz que bri­lla más allá del po­si­ble do­lor que se quie­re evo­car. Uno te ve en un es­ce­na­rio con Gil­ber­to Gil e ima­gi­na que son her­ma­nos... ¿Pu­dis­te ha­cer ami­gos den­tro de la mú­si­ca? ¿Los egos y la com­pe­ten­cia que­dan de la­do? Si de al­go pue­do enor­gu­lle­cer­me es de que no soy una per­so­na com­pe­ti­ti­va. Y por suer­te en­con­tré una ge­ne­ra­ción de mú­si­cos que se­guían los pa­sos de la bos­sa no­va con res­pe­to y re­ve­ren­cia. Los ge­nios de la bos­sa, João Gil­ber­to, Tom Jo­bim, Car­los Ly­ra y Ro­nal­do Bôs­co­li sur­gie­ron en las pá­gi­nas de la re­vis­ta más leí­da de fi­nes de los años 50, cuan­do apa­re­ció la bos­sa, en fotos al la­do de Ary Ba­rro­so y Do­ri­val Caym­mi, los más ta­len­to­sos y res­pe­ta­dos au­to­res de la ge­ne­ra­ción pre­ce­den­te. Así nos sen­ti­mos con re­la­ción a ellos y en­tre no­so­tros –Gil, Edu Lobo, Do­ri Caym­mi, Fran­cis Hi­me, Chi­co Buar­que– nun­ca hu­bo at­mós­fe­ra de com­pe­ten­cia. Soy ami­go y ten­go amor pro­fun­do por mis co­le­gas. Me sien­to ama­do por ellos más de lo que creo me­re­cer. ¿Y si te pre­gun­to por tu can­tan­te bra­si­le­ño pre­fe­ri­do? Joao Gil­ber­to, un pró­cer, un hé­roe de la mú­si­ca, uno de los fun­da­do­res de la bos­sa no­va con An­to­nio Car­los Jo­bim. Cuan­do ve­nís a la Ar­gen­ti­na, ¿te sen­tís mo­vi­li­za­do por al­gu­na mú­si­ca? Cla­ro, por mu­chas. Soy un fre­cuen­te es­cu­cha de dis­tin­tos gé­ne­ros. .ien­so en el tan­go, y Gar­del me pro­du­ce ad­mi­ra­ción. El bandoneón de As­tor .iaz­zo­lla me conmueve y, más acá en el tiem­po, mi que­ri­da Mer­ce­des So­sa, una voz mun­dial­men­te inol­vi­da­ble. Des­cu­brí a los Ill­ya Kur­ya­ki y me sor­pren­die­ron por su fuer­za y esa po­ten­cia de ban­da po­pu­lar… Y no me quie­ro ol­vi­dar de Fi­to .áez, otro re­fe­ren­te de la mú­si­ca ar­gen­ti­na. Mu­chos ar­tis­tas di­cen que del es­ce­na­rio se ju­bi­la­rán con “los pies para ade­lan­te”. ¿Qué pa­sa por la ca­be­za de Cae­tano? ¿Al­go si­mi­lar o el re­ti­ro re­sul­ta po­si­ble en al­gún mo­men­to? En es­te mo­men­to no ten­go la me­nor idea. Si­go vi­vo y con­ten­to en un es­ce­na­rio. Me si­gue pro­du­cien­do fe­li­ci­dad lle­nar tea­tros, no me acos­tum­bro… .ero en­tien­do que ten­go una edad para que me ha­gas esa pre­gun­ta, y te di­ría que pue­de que me in­cli­ne a ac­tuar has­ta mo­rir, y tam­bién pue­de que sien­ta ga­nas de re­ti­rar­me en unos años. .or aho­ra, no las sien­to. Co­mo de­cía an­tes, es­cri­bo, ten­go pro­yec­tos co­mo vol­ver al ci­ne y mu­chas co­sas por de­lan­te. qe­ro so­lo por hoy. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.