Pa­dres an­cia­nos: cuan­do la vi­da pe­ga la vuel­ta

Los años pa­san y, en al­gún mo­men­to, son nues­tros pa­dres, ya gran­des, los que de­man­dan ma­yor acom­pa­ña­mien­to y ca­ri­ño para afron­tar una ve­jez con más acha­ques y di­fi­cul­ta­des. Dos ex­per­tas apor­tan bue­nas ideas para en­ri­que­cer es­ta eta­pa y ten­der puen­tes en l

La Voz del Interior - Rumbos - - VIDA COTIDIANA - POR VIR­GI­NIA PO­BLET ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GA­NEM

Ma­má ca­mi­na des­pa­ci­to, pa­pá pue­de re­la­tar con lujo de de­ta­lles un par­ti­do con­sa­gra­to­rio de su equi­po en los años 60, pe­ro no re­cuer­da dón­de de­jó las lla­ves. A los dos hay que ha­blar­les en voz muy al­ta para que es­cu­chen. Lle­ga un mo­men­to en que es inevi­ta­ble asu­mir que nues­tros pa­dres ya no tie­nen las fuer­zas ni las ca­pa­ci­da­des de an­ta­ño. Es ho­ra de re­fle­xio­nar en fa­mi­lia có­mo quie­re y pue­de pa­pá o ma­má en­ca­rar es­ta nue­va eta­pa de adul­to ma­yor, que tie­ne sus in­con­ve­nien­tes y acha­ques, pe­ro tam­bién brin­da mu­cha vi­da para dis­fru­tar.

El fe­nó­meno de la lon­ge­vi­dad es bas­tan­te re­cien­te. Unas cuan­tas dé­ca­das atrás eran po­cas las per­so­nas que lle­ga­ban a cum­plir 80 años; aho­ra son ca­da vez más, y sus ló­gi­cas di­fi­cul­ta­des co­rren pa­re­jas con las de sus hi­jos, en­fren­ta­dos a sus pro­pias an­gus­tias. “Es­tos son pro­ble­mas nue­vos para las per­so­nas de me­dia­na edad. La ima­gen de los pa­dres co­mo sos­tén va de­cli­nan­do y les mues­tra que el tiem­po pa­sa para to­dos. Hoy se con­si­de­ra que la me­dia­na edad abar­ca des­de los 45 has­ta los 65 años; una eta­pa de la vi­da en la que es­tas per­so­nas se ven atra­ve­sa­das por una se­rie de cam­bios que re­ve­lan su pro­pio en­ve­je­ci­mien­to: por un la­do, ob­ser­van la ve­jez de sus pa­dres; por el otro, ven que sus hi­jos pron­to se in­de­pen­di­za­rán y que la ju­bi­la­ción es­tá ca­da vez más cer­ca”, di­ce la doc­to­ra Gra­cie­la Za­rebs­ki, di­rec­to­ra de ca­rre­ras de gra­do y pos­gra­do en Ge­ron­to­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Mai­mó­ni­des.

¿Có­mo ayu­dar a nues­tros pa­dres en­ve­je­ci­dos sin de­jar de la­do la pro­pia vi­da? “Hay un an­ti­guo pa­ra­dig­ma que di­ce que a los pa­dres se les de­be ab­ne­ga­ción, pe­ro na­die nos di­ce has­ta dón­de. Los pa­dres tam­po­co sa­ben bien qué pa­sa du­ran­te el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to y re­cu­rren a los hi­jos para que los au­xi­lien sin dar­se cuen­ta de que ellos tam­bién tie­nen que re­sol­ver sus pro­pias cues­tio­nes. De­be ha­ber un equi­li­brio: ha­cer­se car­go sin de­jar de res­pe­tar los es­pa­cios pro­pios. Hay que ol­vi­dar­se de la cul­pa por­que lo úni­co que ge­ne­ra es ener­gía ne­ga­ti­va. En to­do ca­so, se de­ben asu­mir los cui­da­dos con au­to­no­mía y ex­pli­car a los pa­dres que de­man­dan, con tran­qui­li­dad, que uno tam­bién tie­ne otras ocu­pa­cio­nes e in­tere­ses”, re­fle­xio­na Elia Top­pel­berg, psi­có­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en lon­ge­vi­dad, au­to­ra de los li­bros Mi ma­dre en­ve­je­ce, ¿qué ha­go? y Mi pa­dre en­ve­je­ce, ¿qué ha­go?

TE­JER BUE­NAS TE­LA­RA­ÑAS

Una bue­na ve­jez de­pen­de de lo que se hi­zo y se ha­ce en la vi­da. Para ello la re­ce­ta es sim­ple, aun­que no siem­pre se cum­pla: rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca, co­mer sano, ha­cer cur­sos, re­crear­se. En es­te pun­to son los hom­bres quie­nes, por cues­tio­nes so­cio­cul­tu­ra­les, lle­van las de per­der. Edu­ca­dos para tra­ba­jar, cuan­do lle­ga la ju­bi­la­ción no sa­ben qué ha­cer con su tiem­po libre, y mu­chos se en­cie­rran y se de­pri­men, ace­le­ran­do un de­te­rio­ro que po­drían evi­tar.

“Uno de los fac­to­res pro­tec­to­res para un buen en­ve­je­ci­mien­to es que des­de jó­ve­nes va­ya­mos di­ver­si­fi­can­do nues­tras redes de apo­yo y ac­ti­vi­da­des. Si apren­de­mos que el tra-

tos ca­sos exis­ten te­ra­peu­tas ocu­pa­cio­na­les a do­mi­ci­lio, que pro­cu­ran ofre­cer­les ac­ti­vi­da­des in­tere­san­tes.

“Hay que ser crea­ti­vos en la bús­que­da de so­lu­cio­nes, pro­bar di­fe­ren­tes alternativas. Y si na­da de es­to fun­cio­na, ha­brá que res­pe­tar la de­ci­sión de ese adul­to, pe­ro ha­blán­do­le con ho­nes­ti­dad; ex­pli­car­le que es­ta de­ter­mi­na­ción su­ya hará que su si­tua­ción em­peo­re irre­me­dia­ble­men­te”, su­gie­re Top­pel­berg. SOY VIE­JI­TO, PE­RO SOY Aun­que ten­ga que atra­ve­sar trans­for­ma­cio­nes, la cla­ve de to­da per­so­na para man­te­ner­se sa­na es la con­ti­nui­dad de su per­so­na­li­dad. Por eso, im­po­ner a los pa­dres un cam­bio abrup­to, co­mo des­ha­cer­se de to­dos sus mue­bles, mu­dar­se a un ge­riá­tri­co o que deam­bu­le pe­rió­di­ca­men­te por las ca­sas de dis­tin­tos hi­jos, fa­vo­re­ce el quie­bre de su iden­ti­dad. Co­mo con­se­cuen­cia, apa­re­cen las pa­to­lo­gías. Za­rebs­ki ad­vier­te: “Es­to es lo peor que po­de­mos ha­cer: uno si­gue sien­do hi­jo, aun­que sea de un pa­dre en­ve­je­ci­do. Siem­pre hay que es­cu­char­lo, pre­gun­tar­le, mientras man­ten­ga cier­to gra­do de lu­ci­dez. Hay que apos­tar a que con­ser­ve su au­to­no­mía, a que la elec­ción la ha­ga la pro­pia per­so­na, y ad­ver­tir­le cuan­do se po­ne en una si­tua­ción de ries­go, ayu­dán­do­lo, sin pre­ten­der di­ri­gir su vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.