EL KA­MI­KA­ZE DEL ROCK

Re­cién sa­li­do de im­pren­ta, Dia­rios de Kurt Co­bain (19671994) nos trae el la­do más ín­ti­mo del lí­der de Nir­va­na, tam­bién co­no­ci­do co­mo “la voz de la Ge­ne­ra­ción X”.

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro - POR VÍC­TOR T. LAURENCENA

Kurt Do­nald Co­bain es, en mu­chos sen­ti­dos, un ver­da­de­ro mis­te­rio. Pa­ra los le­gos fue un mú­si­co que en el me­jor mo­men­to de su vi­da, cuan­do pa­re­cía ha­ber al­can­za­do lo que siem­pre ha­bía so­ña­do, de­ci­dió sui­ci­dar­se. Pe­ro co­mo uno pue­de su­po­ner, el “uni­ver­so Co­bain” era mu­cho más com­ple­jo. Re­ser­voir Books aca­ba de pu­bli­car la nue­va edi­ción de Dia­rios, una errá­ti­ca se­lec­ción de lo mu­cho que el lí­der de Nir­va­na es­cri­bió en sus cua­der­nos. ¿Qué hay? De to­do: opi­nio­nes so­bre mú­si­ca, re­la­tos au­to­bio­grá­fi­cos, car­tas que nun­ca man­dó, re­se­ñas de sus pro­pios shows, có­mics de su au­to­ría y opi­nio­nes de to­dos co­lo­res.

Sal­pi­ca­das en­tre sus pá­gi­nas, hay anéc­do­tas per­so­na­les que lo mar­ca­ron, co­mo su trau­má­ti­ca ini­cia­ción se­xual, el re­cha­zo de sus pa­dres y su pri­mer in­ten­to de sui­ci­dio cuan­do to­da­vía era un ado­les­cen­te y de­ci­dió acos­tar­se en las vías del tren.

Pa­ra los más fa­ná­ti­cos, lo me­jor es que la ma­yor par­te del ma­te­rial tra­du­ci­do va acom­pa­ña­do de los fac­sí­mi­les de los cua­der­nos, en los que se pue­de leer a Co­bain de pu­ño y le­tra (por suer­te era in­te­li­gi­ble en su apa­ren­te des­pro­li­ji­dad). Por otro la­do, re­sul­ta muy in­tere­san­te en­con­trar que men­cio­na a sus ban­das y dis­cos fa­vo­ri­tos, ade­más de mu­chos co­men­ta­rios y bo­rra­do­res de sus pro­pias can­cio­nes y las ideas que pen­sa­ba pa­ra sus vi­deo­clips.

Cour­ney Lo­ve, su viu­da, ven­dió los de­re­chos de es­te ma­te­rial en 2003 por cua­tro mi­llo­nes de dó­la­res. No por eso leer­los pro­du­ce me­nos cul­pa, ya que uno sien­te que es­tá hus­mean­do en la pri­va­ci­dad de un muer­to. Sin em­bar­go, tam­bién se adi­vi­na que Lo­ve de­jó bas­tan­te ma­te­rial afue­ra del tra­to. Por ejem­plo, no es­tá la no­ta de sui­ci­dio que él es­cri­bió an­tes de dar­se un es­co­pe­ta­zo el 5 de abril de 1994 en Seattle.

Pe­se a eso, quie­nes tra­ten de en­ten­der a Co­bain en­con­tra­rán tex­tos que re­ve­lan al­gu­nas ra­zo­nes de su tris­te­za. Prin­ci­pal­men­te, su do­lor de es­tó­ma­go cons­tan­te que nun­ca pu­do ser diag­nos­ti­ca­do. In­ten­tar cal­mar ese do­lor lo lle­vó al otro gran pro­ble­ma que men­cio­na, la adic­ción a la he­roí­na.

Co­mo sea, Dia­rios es la opor­tu­ni­dad de pis­pear un po­co la men­te de Co­bain, una per­so­na a la que ca­si na­die pu­do acer­car­se en vi­da.

Kurt Co­bain: En muy po­cos años, pa­só de dor­mir en un au­to a con­ver­tir­se en la es­tre­lla fa­vo­ri­ta de MTV y ser con­si­de­ra­do el “Rey del grun­ge”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.