Pe­que­ñas ce­re­mo­nias

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajo Relieve - POR CRISTINA BA­JO

Uno de los más gra­tos re­cuer­dos que guar­do de mi ni­ñez y mi ado­les­cen­cia son cier­tas cos­tum­bres con que mis pa­dres –es­pe­cial­men­te ma­má– mar­ca­ban al­gu­nas ho­ras del día: era una ma­ne­ra de or­ga­ni­zar­nos y tam­bién de edu­car­nos.

Aun­que en­ton­ces no lo en­ten­dié­ra­mos, des­pués de tan­tos años de traer a la me­mo­ria es­tas pe­que­ñas ce­re­mo­nias, co­men­cé a ver­las co­mo la ma­triz de una en­se­ñan­za dis­fra­za­da de bue­nos ra­tos, de co­sas in­tere­san­tes, de con­se­jos di­ver­ti­dos.

A “las chi­cas”, ma­má nos ini­ció en la cos­tu­ra, en­se­ñán­do­nos a ha­cer, con pren­das desecha­das o re­ta­zos so­bran­tes, ves­ti­dos pa­ra nues­tras mu­ñe­cas, sin ol­vi­dar en­se­ñar a los va­ro­nes a pe­gar­se un bo­tón y qui­zás a zur­cir­se una me­dia, pues eso es lo que ha­cían los cow-boys cuan­do se per­dían en las so­le­da­des de Mon­ta­na.

Con­si­guió que ar­má­ra­mos una huer­ta ha­cien­do hin­ca­pié en la ma­ra­vi­lla de ver bro­tar lo sem­bra­do, en la res­pon­sa­bi­li­dad de re­gar­la o cu­brir­la con dia­rios en tiem­pos de he­la­das, de no des­per­di­ciar ese re­ga­lo de la tie­rra: las fru­tas se co­mían fres­cas, lue­go en com­po­tas, des­pués en dul­ce. Sin des­de­ñar que era “ele­gan­te” ha­cer car­nes a la ca­ce­ro­la o al horno acom­pa­ña­das con ellas.

No siem­pre ama­sa­ba, pues, aun­que vi­vía le­jos de Un­qui­llo, so­lía ir una “jar­di­ne­ra” que nos lle­va­ba el pan en­car­ga­do el día an­te­rior. Pe­ro a ve­ces llo­vía o su­ce­día un per­can­ce, y ma­má pro­po­nía: “¿Va­mos a ha­cer pan?” Era co­mo una in­vi­ta­ción a ju­gar, así que de in­me­dia­to me ata­ba un de­lan­tal a la cin­tu­ra –has­ta hoy amo los de­lan­ta­les de co­ci­na–, y los más chi­cos pre­gun­ta­ban en qué po­dían ayu­dar: bus­car más le­ña en el mon­te si ha­cía fal­ta (mi her­mano Ca­ro­zo era quien de­bía ha­char­la), Eu­ge­nia pre­fe­ría po­ner la me­sa, otro aco­mo­dar las si­llas. Así, to­dos par­ti­ci­pa­ban en la ta­rea.

En­se­ñar a nues­tros hi­jos a ha­cer la­bo­res o ar­te­sa­nías no so­lo les se­rá útil en el fu­tu­ro, sino que les trans­mi­te lec­cio­nes de vi­da.

Si el me­nú del día se com­ple­men­ta­ba con un pu­ré, ma­má me con­ta­ba cuán­tas re­ce­tas di­fe­ren­tes po­dían ha­cer­se con él y me ins­ta­ba a que yo “in­ven­ta­ra al­go”, de ma­ne­ra que eso me lle­vó a leer li­bros de co­ci­na y co­piar re­ce­tas –de las re­vis­tas que se com­pra­ban en ca­sa– ,y guar­dar­las en car­pe­tas de car­tu­li­na que ella ar­ma­ba y co­sía a má­qui­na… co­sa que se­guí ha­cien­do has­ta mi ma­du­rez, pa­ra co­lec­cio­nar re­cor­tes de his­to­ria o de li­te­ra­tu­ra.

Una de las co­sas que más nos gus­ta­ba era ha­cer un al­to, a la sies­ta o a la tar­de, ya en la ga­le­ría, en la co­ci­na o en el par­que, y de­di­car­nos a co­ser, a zur­cir, a pe­gar bo­to­nes. Ca­da una de no­so­tras –y a ve­ces, in­clu­so, los va­ro­nes– ele­gía una ta­rea, y mien­tras otro ce­ba­ba ma­te, ella nos con­ta­ba his­to­rias. His­to­rias de ba­rrio de in­mi­gran­tes, de lu­cha con­tra las ad­ver­si­da­des, pe­ro siem­pre po­si­ti­vas.

A pe­sar de que su pa­dre mu­rió cuan­do era chi­ca, de­jan­do a mi abue­la con sie­te ni­ños, sus re­cuer­dos no eran amar­gos: un ve­cino los ha­bía ayu­da­do en tal tran­ce. Por suer­te, mi abue­la era una bue­na cos­tu­re­ra o le gus­ta­ba el te­ji­do y te­nía buen gus­to, o al­guien apa­re­cía ofre­cién­do­le un tra­ba­jo al ma­yor de sus hi­jos.

Ma­má era muy rea­lis­ta, pe­ro creo que cre­ció, co­mo mu­chas per­so­nas en­fren­ta­das con los im­pon­de­ra­bles del des­tino, in­tu­yen­do que siem­pre ha­bía una sa­li­da, y que era me­jor po­ner­se a pen­sar en có­mo so­lu­cio­nar las co­sas en vez de la­men­tar­se o de echar­le la cul­pa a otros.

Una bue­na lec­ción de vi­da que to­dos no­so­tros, sus hi­jos, con­ser­va­mos a tra­vés de tan­tos pro­ble­mas que, a ve­ces a unos a ve­ces a otros, nos han to­ca­do.

Su­ge­ren­cias: 1) En­se­ñe­mos a nues­tros hi­jos o nie­tos al­gu­na ar­te­sa­nía; si les gus­ta, qui­zás al­gún día pue­dan ga­nar­se la vi­da con ello; 2) No es so­lo uti­li­ta­rio: es trans­mi­tir una for­ma de vi­vir. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.