Des­pe­di­te de tu tra­ba­jo

Mien­tras leés es­to, hay ro­bots pre­pa­rán­do­se pa­ra ha­cer lo que vos ha­cés (y nun­ca se en­fer­man).

La Voz del Interior - Rumbos - - Futuro Imperfecto - POR DIE­GO MA­RI­NE­LLI

Voy a em­pe­zar por lo que me to­ca: ca­da año, en al­guno de los con­gre­sos in­ter­na­cio­na­les que des­me­nu­zan el fu­tu­ro del pe­rio­dis­mo, los gu­rúes anun­cian que hay un ro­bot a pun­to de lo­grar ha­cer lo que ha­go yo. Y eso no re­sul­ta muy tran­qui­li­za­dor. Ha­ce po­co su­pe que en la web de Los An­ge­les Ti­mes ha­bía una “má­qui­na-periodista” que cu­bría los te­rre­mo­tos (en Ca­li­for­nia pa­re­ce que hay uno día por me­dio) de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, in­de­pen­dien­te y, lo más im­por­tan­te, an­tes de que lo ha­ga la com­pe­ten­cia. En mu­chas re­dac­cio­nes, ya son má­qui­nas las que car­gan los re­sul­ta­dos de­por­ti­vos y las es­ta­dís­ti­cas eco­nó­mi­cas, y pa­re­ce que pron­to es­ta­rán en con­di­cio­nes de re­dac­tar co­lum­nas tan tier­na­men­te hu­ma­nas co­mo es­ta. Di­go to­do es­to pa­ra que no te sien­tas ata­ca­do cuan­do te re­ve­le que es muy pro­ba­ble que tu tra­ba­jo se ha­lle en vías de ex­tin­ción. Com­par­ti­mos ca­ma­ro­te en el Ti­ta­nic, no sé si eso sir­ve de con­sue­lo.

Un in­for­me de los pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford Carl Be­ne­dikt Frey y Mi­chael Os­bor­ne pre­sen­tó una lis­ta de más de 700 pro­fe­sio­nes que se en­cuen­tran en ries­go in­mi­nen­te de­bi­do a la au­to­ma­ti­za­ción de pro­ce­sos que ocu­rri­rá en los pró­xi­mos años. En el rán­king se des­ta­can los re­par­ti­do­res de mer­can­cías (ja­quea­dos tan­to por los dro­nes co­mo por los au­tos que se con­du­ci­rán so­los), los em­plea­dos que se de­di­can a la aten­ción al pú­bli­co (que ya vie­nen des­apa­re­cien­do en ci­nes, ban­cos, es­ta­cio­nes de com­bus­ti­ble y pron­to lo ha­rán tam­bién en lo­ca­les de co­mi­da), los obre­ros in­dus­tria­les, las se­cre­ta­rias, los bi­blio­te­ca­rios y los ofi­ci­nis­tas en ge­ne­ral. Es una lis­ta am­plia, ¿no?, en la que muy pro­ba­ble­men­te en­con­trás tu pro­fe­sión ac­tual. No in­ten­tes rom­per la re­vis­ta, ella no tie­ne na­da que ver.

El in­for­me ase­gu­ra que los em­pleos que tie­nen me­jo­res chan­ces de so­bre­vi­vir se­rán los crea­ti­vos, aque­llos en los que el fac­tor hu­mano –y no la me­ra re­pe­ti­ción de pro­ce­sos– jue­gue un rol más re­le­van­te. Pe­ro tam­po­co es que es­tén com­ple­ta­men­te a sal­vo: un ro­bot pre­sen­ta­do ha­ce po­co por To­yo­ta to­ca el vio­lín co­mo los dio­ses, con una pre­ci­sión ca­si inal­can­za­ble pa­ra un ser hu­mano. In­clu­so, se le pue­den pro­gra­mar di­fe­ren­tes ex­pre­si­vi­da­des pa­ra to­car una mis­ma pie­za.

Es inú­til re­sis­tir­se: de la au­to­ma­ti­za­ción ni si­quie­ra se sal­va­rá el tra­ba­jo más an­ti­guo del mun­do. En Ja­pón, el si­tio don­de to­do lo que sue­na a de­li­rio fu­tu­ris­ta se con­vier­te en reali­dad, ya hay en fun­cio­nes bur­de­les de pros­ti­tu­tas ro­bó­ti­cas que se pa­re­cen mu­cho a per­so­na­jes de man­ga y que se di­se­ñan al gus­to de ca­da clien­te.

Me gus­ta­ría de­cir­te que es cien­cia fic­ción, pe­ro no, de fic­ción no tie­ne na­da.

HAY 700 PRO­FE­SIO­NES EN RIES­GO DE EX­TIN­CIÓN. UNA PUE­DE SER LA TU­YA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.