No es fá­cil ha­cer­se car­go

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicologia - POR LIC. DA­NIEL A. FER­NÁN­DEZ Psi­có­lo­go y au­tor del li­bro La men­te en equi­li­brio (Edi­cio­nes B). Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Con fre­cuen­cia, los pa­cien­tes acu­den a la con­sul­ta psi­co­ló­gi­ca con un dis­cur­so que de­no­ta una po­si­ción pa­si­va fren­te a los otros y la reali­dad. Es co­mún es­cu­char­los que­ján­do­se de un mi­llón de co­sas que pa­re­cen su­ce­der­les so­lo a ellos; co­mo si no exis­tie­ra otro rol po­si­ble en es­te mun­do que el de la víc­ti­ma que no me­re­ce tan­ta in­jus­ti­cia y cruel­dad.

La mal­dad, la trai­ción y el en­ga­ño so­bre­vue­lan a es­tas per­so­nas pa­ra fi­nal­men­te caer so­bre sus ca­be­zas, de­jan­do en el lu­gar de cul­pa­bles a los otros: pa­re­jas, pa­dres, her­ma­nos, amis­ta­des o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo...

No es di­fí­cil ad­ver­tir que es­tas per­so­nas en­cuen­tran, al me­nos in­cons­cien­te­men­te, una cuo­ta de be­ne­fi­cio en la que­ja re­cu­rren­te; aun­que esa re­com­pen­sa no sea más que re­ci­bir la com­pa­sión aje­na o mos­trar­se an­te los otros co­mo már­ti­res. Sin em­bar­go, la an­gus­tia que sien­ten es real y desean des­po­jar­se de ella.

¿Qué ocu­rre cuan­do al­guien que se sien­te así con­sul­ta a un psi­coa­na­lis­ta? Pri­me­ro ven­drá una ca­tar­sis con nue­vas que­jas so­bre su ma­la for­tu­na y acu­sa­cio­nes pa­ra unos cuan­tos. Lue­go, el psi­coa­na­lis­ta pro­cu­ra­rá lo­grar en el con­sul­tan­te cier­to gra­do de im­pli­ca­ción. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Ni más ni me­nos que el pa­cien­te de­je de cues­tio­nar a los otros pa­ra co­men­zar a cues­tio­nar­se a sí mis­mo. En otras pa­la­bras, que se pre­gun­te qué tie­ne que ver él con es­to que pa­de­ce, qué cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad tie­ne, por qué es­tá per­mi­tien­do que tal co­sa su­ce­da, et­cé­te­ra. En re­su­mi­das cuen­tas, el psi­coa­na­lis­ta le pre­gun­ta­rá: “¿Qué te­nés que ver vos con eso que te pa­sa?”.

No hay aná­li­sis po­si­ble si no lo­gra­mos que el pa­cien­te se im­pli­que en aque­llo que le acon­te­ce. El úni­co cam­bio que pue­de tra­ba­jar­se en una te­ra­pia es el de la per­so­na que con­sul­ta. Si el pa­cien­te es de esos se­res que es­pe­ran que el cam­bio ven­ga de afue­ra y de los de­más, po­si­ble­men­te mal­gas­te su tiem­po y ener­gía en la con­sul­ta. Es ca­da pa­cien­te quien de­be cam­biar. No obs­tan­te, es vá­li­do pre­gun­tar­se: ¿Los otros, en­ton­ces, no lo ha­rán? ¿No mo­di­fi­ca­rán las con­duc­tas que mo­les­tan a los de­más? No lo sa­be­mos. Tal vez va­ríen su ac­cio­nar a par­tir del pro­pio cam­bio. Tal vez no. Tal vez de­ba el pa­cien­te de­jar de re­la­cio­nar­se con ellos y pa­gar el pre­cio de per­der cier­tos víncu­los, lo que a ve­ces re­sul­ta sa­lu­da­ble. Pe­ro más allá de es­tas po­si­bi­li­da­des, hay al­go in­dis­cu­ti­ble: el cam­bio pro­pio es el ca­mino; no se tra­ta de cam­biar a los otros, sino de cam­biar uno fren­te a esos otros que no cam­bian.

Co­mo in­di­vi­duo, el úni­co cam­bio al que pue­do as­pi­rar es aquel que tie­ne que ver con­mi­go mis­mo. Y siem­pre se­ré res­pon­sa­ble de lo que me pa­se, aun­que más no sea por se­guir per­mi­tien­do lo que ya no to­le­ro. Ha­cer­se car­go es la cues­tión; y mo­ver­se... ¡no so­mos ár­bo­les!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.