HIS­TO­RIA SE­CRE­TA DE LAS ES­PE­CIAS

Hoy las con­se­gui­mos en cual­quier la­do, pe­ro por mu­chos si­glos las es­pe­cias fue­ron te­so­ros que mo­vie­ron el co­mer­cio, pro­vo­ca­ron gue­rras y mo­to­ri­za­ron epi­so­dios fun­da­men­ta­les de la his­to­ria hu­ma­na co­mo el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca.

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicologia -

a lo de­cía el fi­ló­so­fo ale­mán Lud­wig Feuer­bach: “So­mos los que co­me­mos”. Es­ta co­no­ci­da fra­se ex­pli­ca­ría en par­te el éxi­to que, du­ran­te mi­les de años, go­zó el co­mer­cio de es­pe­cias. Y es que des­de la An­ti­güe­dad, y has­ta el co­mien­zo de la Edad Mo­der­na, de la mano de un cam­bio de pa­ra­dig­ma cu­li­na­rio, los pla­tos con con­di­men­tos traí­dos ha­cia Eu­ro­pa des­de In­dia eran un lu­jo que só­lo los ri­cos es­ta­ban en con­di­cio­nes de dar­se.

En­tre es­tos ade­re­zos, la pi­mien­ta se con­vier­te muy rá­pi­do en la fa­vo­ri­ta. Ade­más de otras mer­can­cías ex­clu­si­vas, las fuen­tes de la épo­ca con­fir­man que la ca­rre­ra de­trás de es­te pe­que­ño dia­man­te negro no de­ja in­di­fe­ren­te a nin­gún co­mer­cian­te del Im­pe­rio Ro­mano. Un do­cu­men­to co­no­ci­do co­mo el “Pa­pi­ro de Mu­zi­ris”, que de­ta­lla el car­ga­men­to del Her­ma­po­lón, un bar­co que en el si­glo II D.C zar­pa de Ro­ma con des­tino a Orien­te, echa más luz so­bre el asun­to: la pi­mien­ta ocu­pa la por­ción más gran­de del na­vío, muy por en­ci­ma de aque­lla que que­da re­ser­va­da pa­ra las esen­cias aro­má­ti­cas y pie­dras pre­cio­sas. A di­fe­ren­cia de es­tos ob­je­tos de de­seo, la pi­mien­ta se con­si­gue fá­cil y un so­lo via­je les ase­gu­ra a aque­llos que em­pren­den la tra­ve­sía de ir a bus­car­la has­ta los con­fi­nes de la tie­rra una ga­nan­cia desor­bi­tan­te. Un ne­go­cio re­don­do, pe­ro no exen­to de ries­gos, que se dispu­tarán de aquí en ade­lan­te, su­ce­si­va­men­te, y ra­ra­men­te con des­can­so, ára­bes, es­pa­ño­les, por­tu­gue­ses, ho­lan­de­ses e in­gle­ses.

“La pi­mien­ta no tie­ne nin­gún va­lor nu­tri­ti­vo, cu­ra­ti­vo, ni con­ser­van­te”, ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor Fran­ces­co An­ti­nuc­ci en su li­bro Es­pe­cias. Una his­to­ria de des­cu­bri­mien­to, co­di­cia y lu­jo, de la edi­to­rial Ed­ha­sa. Pe­ro du­ran­te 1.500 años, y a pe­sar de to­das sus con­tras, la po­pu­la­ri­dad de es­te con­di­men­to se man­tu­vo ca­si inal­te­ra­ble. Pa­ra en­ten­der la ce­le­bri­dad de an­ta­ño de es­te in­gre­dien­te que hoy ha­bi­ta nor­mal­men-

te en nues­tras ala­ce­nas, hay que in­sis­tir en aque­llo que re­pre­sen­tó en el ima­gi­na­rio de la épo­ca de la que es­ta­mos ha­blan­do. Ade­más de los mi­tos que se cons­tru­ye­ron al­re­de­dor de las es­pe­cias en ge­ne­ral, y de la pi­mien­ta en par­ti­cu­lar, pa­ra jus­ti­fi­car y man­te­ner en la cres­ta de la ola su con­su­mo, los gour­mets de la épo­ca hi­cie­ron lo su­yo y de una ma­ne­ra ve­la­da con­tri­bu­ye­ron a pro­lon­gar es­te fe­nó­meno.

En De re co­qui­na­ria (en es­pa­ñol So­bre Ma­te­ria de Co­ci­na), un re­ce­ta­rio em­ble­má­ti­co de la co­ci­na im­pe­rial ro­ma­na, el gas­tró­no­mo Mar­co Ga­vio Api­cio enal­te­ce las pro­pie­da­des de la pi­mien­ta. No só­lo la in­cor­po­ra en una gran can­ti­dad de re­ce­tas, sino que en va­rias opor­tu­ni­da­des in­sis­te en su ca­rác­ter “esen­cial”. Tam­bién el li­quaem y el

lá­ser, dos in­gre­dien­tes hoy des­apa­re­ci­dos, apa­re­cen men­cio­na­dos en di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des.

La mis­ma suer­te co­rre­rá el aza­frán, la úni­ca es­pe­cia cu­yo pre­cio se man­tu­vo al­to in­clu­so has­ta nues­tros días. A pe­sar de ser el úni­co con­di­men­to que no pro­vie­ne de Orien­te, las di­fi­cul­ta­des que exis­ten pa­ra cul­ti­var­lo ha­cen que en aque­lla épo­ca su va­lor se ubi­ca­ra ca­be­za a ca­be­za con el de la pi­mien­ta. Só­lo pa­ra dar­se una idea: se ne­ce­si­tan cerca de 450 flo­res re­co­gi­das a mano pa­ra ob­te­ner tan só­lo un gra­mo de aza­frán. Pe­ro no só­lo se tra­ta de su rol cu­li­na­rio. Des­de que el co­mer­cio de es­pe­cias co­mien­za a ser ren­ta­ble, la pi­mien­ta se con­vier­te tam­bién en mo­ne­da cam­bio. Al igual que el oro, con sus gra­nos pue­den pa­gar­se al­qui­la­res e im­pues­tos. De he­cho, el fa­mo­so “pa­go en es­pe­cias” se ex­pli­ca a la luz del va­lor inusi­ta­do que la pi­mien­ta al­can­za en ese pe­río­do. Es­ta­mos fren­te a una se­rie de con­di­men­tos que re­pre­sen­tan mu­cho más de lo que se po­dría ha­ber pen­sa­do. Su con­su­mo den­tro del sis­te­ma de la co­ci­na es si­nó­ni­mo de status so­cial, y eso, en to­das las épo­cas, se pa­ga ca­ro. La his­to­ria da­rá la ra­zón. Po­co im­por­ta cuál sea el puer­to del cual zar­pan los na­víos en bús­que­da de las mer­can­cías de lu­jo pro­ve­nien­tes de la In­dia Orien­tal, o di­cho de otro mo­do, el país que re­co­ja los be­ne­fi­cios de es­ta ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. El co­mer­cio de es­pe­cias es una ma­qui­na­ria acei­ta­da que sa­brá in­ge­niár­se­las pa­ra pro­veer, mien­tras exis­tan, a sus ávi­dos con­su­mi­do­res.

“Por lo ge­ne­ral los pro­duc­tos de lu­jo (co­mo las pie­dras pre­cio­sas, por ejem­plo) son es­ca­sos, y co­mo con­se­cuen­cia su co­mer­cio es­tá es­tric­ta­men­te li­mi­ta­do por la dis­po­ni­bi­li­dad. En el ca­so de las es­pe­cias, en cam­bio, la es­ca­sez se ex­pli­ca por la dis­tan­cia y la di­fi­cul­tad de trans­por­tar­las” afir­ma An­ti­nuc­ci. Pe­ro co­mo de­ja­rá cla­ro el in­ves­ti­ga­dor, es­tas com­pli­ca­cio­nes pue­den ser su­pe­ra­das gra­cias al co­ra­je e in­te­li­gen­cia que pon­drán en prác­ti­ca los di­fe­ren­tes ex­plo­ra­do­res a lo lar­go de es­te gran ar­co tem­po­ral. “La pi­mien­ta es un bien pre­cia­do, pe­ro tam­bién ili­mi­ta­do si lo­gras lle­gar al lu­gar de su pro­duc­ción y ase­gu­rar­te un via­je de vuel­ta se­gu­ro”, agre­ga.

Si pri­me­ro es Ale­jan­dría, has­ta ese en­ton­ces el puer­to más pro­te­gi­do de la cuen­ca del Me­di­te­rrá­neo, la que se en­car­ga­rá de al­ber­gar los con­di­men­tos pro­ve­nien­tes de Orien­te pa­ra lue­go re­dis­tri­buir­los por to­da Eu­ro­pa, más tar­de se­rá Ve­ne­cia la que to­me la pos­ta. Le se­gui­rá Por­tu­gal, que des­de ha­ce tiem­po ha com­pren­di­do que do­mi­nar el mar es cla­ve pa­ra su eco­no­mía. El prín­ci­pe “En­ri­que el Na­ve­gan­te” es el que pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo el pri­me­ro en in­ten­tar lle­gar a In­dia bor­dean­do la cos­ta afri­ca­na. Sus es­fuer­zos no se­rán en vano, y mu­cho tiem­po des­pués su em­pre­sa da­rá sus fru­tos.

Pe­ro mien­tras que Por­tu­gal avan­za a pa­so fir­me ca­mino a la aper­tu­ra de es­ta nue­va vía que le ga­ran­ti­za­rá el ma­ne­jo del trá­fi­co de es­pe­cias du­ran­te los si­glos XV y XVI, Es­pa­ña se con­cen­tra en el Oes­te. A pe­di­do del rey Fer­nan­do el Ca­tó­li­co, que no pien­sa re­sig­nar su par­te de la tor­ta en el co­mer­cio de pro­duc­tos de al­ta ga­ma, Cris­tó­bal Co­lón par­te en 1942 en es­ta di­rec­ción. El fi­nal es co­no­ci­do: el ge­no­vés no lle­ga­rá nun­ca a des­tino, pe­ro ter­mi­na­rá tro­pe­zan­do con el Nue­vo mun­do. Otro ac­ci­den­tan­do des­cu­bri­mien­to en la ca­rre­ra por ex­pan­dir las ru­tas es­pe­cie­ras.

Cuan­do unos años más tar­de Vas­co de Ga­ma lo­gra­ra fi­nal­men­te co­nec­tar a Eu­ro­pa con el sub­con­ti­nen­te In­dio por mar, vol­ve­rá de su via­je con un na­da des­de­ña­ble bo­tín de con­di­men­tos. Pe­ro con es­te fla­man­te des­cu­bri­mien­to, el na­ve­gan­te le ase­gu­ra­rá a la co­ro­na por­tu­gue­sa al­go to­da­vía más im­por­tan­te: su pri­ma­cía du­ran­te años en el to­da­vía co­di­cia­dí­si­mo mer­ca­do de es­pe­cias.

Na­da du­ra pa­ra siem­pre, y la pi­mien­ta tam­bién va a de­jar de ser la pre­fe­ri­da. A par­tir del si­glo XVII, los na­víos por­tu­gue­ses no se­rán más los úni­cos en via­jar al Le­jano Orien­te en bús­que­da de in­gre­dien­tes. Con nue­vas ru­tas des­pe­ja­das, ho­lan­de­ses, fran­ce­ses e in­gle­ses em­pe­za­rán tam­bién a ir tras sus pa­sos. La en­tra­da de un flu­jo ma­yor de con­di­men­tos al mer­ca­do eu­ro­peo ha­rá que su pre­cio dis­mi­nu­ya drás­ti­ca­men­te, y por lo tan­to que su uso de­je de es­tar re­ser­va­do a los más pu­dien­tes: un pro­ble­ma que ter­mi­na­rá por des­ar­ti­cu­lar el trá­fi­co de es­pe­cias. Si los ri­cos con­su­mie­ron vo­raz­men­te es­tas mer­can­cías exó­ti­cas du­ran­te mi­les de años, bas­ta­rá con que su uso se pro­pa­gue a las cla­ses ba­jas pa­ra que rá- pi­da­men­te de­jen de ad­qui­rir­los. •

AN­TES QUE EL PETROLEO, LA PI­MIEN­TA FUE EL PRI­MER "ORO NEGRO".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.