Re­tra­tar a un pue­blo II

La Voz del Interior - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRIS­TI­NA BA­JO

En la no­ta an­te­rior les ha­bla­ba de las fotografías de va­cas y ca­ba­llos que me trans­por­ta­ron a mi ni­ñez, que trans­cu­rrió en las lo­ca­li­da­des cer­ca­nas a La Gran­ja. Pe­ro en­tre las fo­tos de es­te libro que re­tra­ta esa vi­lla, con su gen­te y sus his­to­rias (Soy La Gran­ja, de Ig­na­cio Co­ne­se), hay otros ani­ma­les que me en­can­ta­ron: un gato ne­gro –idén­ti­co al pri­mer gato que tu­ve en mi in­fan­cia–, que me mi­ra, re­cos­ta­do so­bre una gui­ta­rra. Pá­gi­nas des­pués, en­cuen­tro otro, con tra­zas de abu­rri­do, co­mo es­pe­ran­do ser re­tra­ta­do pa­ra vol­ver a dor­mir­se.

Me atra­pan los pe­rros que acom­pa­ñan a sus amos, sin ra­za de­fi­ni­da, pe­ro con ese ai­re oron­do del ani­mal que­ri­do; o un can aler­ta, con la pres­tan­cia de su ra­za, mien­tras el due­ño de ma­nos en­guan­ta­das lo con­tie­ne con un fuer­te co­llar y una ca­de­na.

En­tre un tú­nel de plan­tas, unos pi­la­res sos­tie­nen una her­mo­sa re­ja de hie­rro; y de­trás, los gan­sos que mi­ran pa­sar los co­lec­ti­vos o los sul­kis. Esa fo­to me tra­jo el re­cuer­do del co­le­gio de las mon­jas de Un­qui­llo, don­de mis her­ma­nos y yo íba­mos me­dio-pu­pi­los: an­tes de al­mor­zar, la co­ci­ne­ra nos da­ba una ca­nas­ta y nos me­tía­mos en el ga­lli­ne­ro a re­co­ger, se­pa­ra­da­men­te, hue­vos de pa­tos, de gan­sos y de ga­lli­nas.

Los autos me traen re­mi­nis­cen­cias de otros tiem­pos; al­gu­nos lu­cen des­trui­dos, in­ca­pa­ces de re­co­rrer ni un me­tro, pe­ro con su pro­pie­ta­rio or­gu­llo­so jun­to a ellos; al igual que un ca­ba­llo vie­jo, pe­ro que ha ren­di­do mu­chos le­guas, que es man­te­ni­do –por el agra­de­ci­do due­ño– en los fon­dos de la casa. O ese co­che im­pe­ca­ble, aun­que de es­ti­lo, cui­da­do co­mo si fue­ra de co­lec­ción.

Pa­ra mí son muy atractivos los pai­sa­jes, pues es­tas sie­rras y arro­yos, va­lle­ci­tos cos­tea­dos por el mon­te na­tu­ral de nues­tra pro­vin­cia, to­da­vía me lla­man a re­gre­sar a ellos.

Qué bueno se­ría dar cla­ses de fo­to­gra­fía a es­tu­dian­tes y ju­bi­la­dos en las bi­blio­te­cas y ex­po­ner fo­tos con los ve­ci­nos.

Nun­ca me­jor em­plea­do el blan­co y ne­gro pa­ra dar su­ges­tión a los ár­bo­les que bor­dean el río, mien­tras in­ten­to re­cor­dar sus nom­bres: sau­ce, mo­lle, ta­la, es­pi­ni­llo, al­ga­rro­bo…

Hay mu­cho que de­cir so­bre Co­ne­se y su tra­ba­jo, in­va­lua­ble por la ca­li­dad al­can­za­da, por la poe­sía de al­gu­nas to­mas y la pro­fun­di­dad de la com­pren­sión de lo que lo ro­dea: he vis­to an­tes her­mo­sas fotografías que, en su fría be­lle­za, son ári­da­men­te pro­fe­sio­na­les, qui­zá por­que quien apun­tó el len­te so­bre el ob­je­ti­vo fue in­ca­paz de cap­tar eso trans­pa­ren­te y elu­si­vo que so­lo un crea­dor, co­mo es­te au­tor, pue­de aprehen­der: ca­da ima­gen se con­vier­te en un re­cuer­do dis­tin­to pa­ra quien la mi­ra. Pues en las pá­gi­nas de es­te libro po­de­mos dis­fru­tar­las y, se­gu­ra­men­te, re­cor­dar mu­chas co­sas de nues­tras vi­das: lo que dis­tin­gue a un crea­dor, a un ar­tis­ta, de un buen pro­fe­sio­nal es la uni­ver­sa­li­dad de los sen­ti­mien­tos que des­pier­ta en aquel que mi­ra su obra.

Pe­ro no so­lo ten­go que elo­giar la ex­ce­len­te idea de Ig­na­cio Co­ne­se de em­pren­der la aven­tu­ra del libro, sino que quie­ro des­ta­car tam­bién la ac­ti­tud de las au­to­ri­da­des y de la gen­te de cul­tu­ra, y otros que con bue­na vo­lun­tad apo­ya­ron el pro­yec­to por­que su­pie­ron ver su im­por­tan­cia y sos­te­ner­lo pa­ra que fue­se lle­va­do ade­lan­te. Lo men­ciono con la es­pe­ran­za de que en otros pue­blos y ciu­da­des de mi país, ideas co­mo es­ta sean te­ni­das en cuen­ta: se­rán un re­cor­da­to­rio de nues­tras his­to­rias de vi­da.

Per­mí­ta­se­me ha­cer lle­gar al au­tor, a la gen­te de La Gran­ja, mi res­pe­to y mi ad­mi­ra­ción. Es­te libro, y lo que con­lle­va en sí, es me­re­ce­dor de es­tos elo­gios.

Su­ge­ren­cias: 1) Pro­po­ner a las mu­ni­ci­pa­li­da­des ideas co­mo es­ta, o de dar cla­ses de fo­to­gra­fía en las bi­blio­te­cas: es­tu­dian­tes y ju­bi­la­dos es­ta­rán en­can­ta­dos; 2) Ar­mar una ex­po­si­ción de fo­tos fa­mi­lia­res de los ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.